Edición mensual - Diciembre 2010 - Puertollano

No hay cabida para la resignación

Salir cuanto antes de la “espiral perversa” de recortes sociales y laborales en los que han entrado los estados de la Unión Europea (UE), presionados por los mercados financieros, y en el caso del gobierno español tener valentía para articular otras políticas basadas en la lucha contra el fraude fiscal y la economía sumergida, recuperar los impuestos de patrimonio, sucesiones y donaciones, mantener la ayuda de 426 € a los parados de larga duración más allá de febrero de 2011, exigir al tejido empresarial un mayor tributo a la Seguridad Social, así como la necesidad urgente de alcanzar un pacto energético para reconducir el modelo productivo del país. Estas son algunas de la recetas que propugna Fernández Toxo, el líder de CC.OO. que aprovechó su visita a Puertollano para cuestionar las políticas de ajuste que está llevando a cabo el gobierno central, ante la presión que dictan los mercados financieros.

J. Carlos Sanz

Nº 230 - Puertollano

Imprimir

J. Carlos Sanz: Después de la huelga general pareciera que nada ha cambiado. El gobierno central sigue empecinado en acometer reformas estructurales. El nuevo ministro de Trabajo asegura que en relación a la reforma de pensiones, ésta no se hará por Real Decreto, abre la vía del diálogo social. Sin embargo, Zapatero anunció que se aprobará el 28 de enero haya o no acuerdo ¿No son desde la óptica de CC.OO. mensajes contradictorios?

Ignacio Fernández Toxo: El gobierno debería aclararse. Sabemos que hay cosas que hacer en materia de pensiones, esto no es nuevo, y el gobierno debería salir del cepo donde se ha atrapado así mismo, el que le ha llevado a mezclar pensiones con crisis económica. Afortunadamente, como consecuencia de las reformas acometidas en materia de Seguridad Social, ésta goza de buena salud lo cual no quiere decir que no haya que hacer nada. Tenemos que pagar más pensiones, por más tiempo y pagarlas mejor porque este país se lo puede permitir.

A partir de ahí, no hay que actuar en el cortoplazismo de la crisis sino con una perspectiva más amplia que permite acomodar las medidas a un ritmo asumible por la sociedad. Hay que actuar sobre ingresos y sobre gastos; si se trabaja con esas premias no veo difícil que haya un acuerdo y para esto el gobierno es el primero que debería impulsar el pacto de Toledo y el conjunto de partidos parlamentarios suscribir un nuevo acuerdo que dé continuidad a un pacto que finaliza este año; además, enmarcar en dicho pacto una negociación entre empresarios, sindicatos y gobierno para ver qué medidas hay que tomar para dar sostenibilidad al sistema de Seguridad Social.

Apunto las que no hay que tomar porque lesionarían muchos intereses. Por una parte, el retraso obligatorio de la prejubilación o cómo plantean ahora, para acceder a derechos máximos, pasar de 35 a 40 años; sin embargo, creemos que se pueden hacer otras cosas en el terreno del gasto retirando cargas que hoy tiene la Seguridad Social que corresponde pagar con impuestos, con lo que nos ahorraríamos unos 7.000 millones de € o por ejemplo buscar la manera de mejorar los ingresos a la Seguridad Social. En CC.OO. abogamos por incrementar el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) que determina la base mínima de cotización en un período asumible por las empresas, o buscar la manera de activar más el empleo femenino, trabajar para mejorar la calidad del empleo, no hay una sola medida para arreglar problemas a futuro en la Seguridad Social, hay que actuar con una batería de medidas en los gastos e ingresos, que funcione razonablemente bien como ahora.

J. C. S.: Su sindicato se decanta porque se acometa una reforma fiscal profunda, algo que se lleva diciendo desde el inicio de la crisis, al igual que otras formaciones políticas como IU ¿Por qué el gobierno central desecha esta opción?

Toxo: Desgraciadamente, en España, la derecha y la izquierda se han dedicado a competir durante años por ver quien bajaba más los impuestos. Entiendo que un partido que concurre a las elecciones desea no enfrentarse con el electorado pero más que nunca hay que hacer pedagogía política, explicar a la ciudadanía que si quiere tener carreteras y hospitales, universidades, líneas de ferrocarril y otras infraestructuras básicas hay que pagar impuestos y en este país se ha deseducado profundamente pensando que del maná de la vivienda iban a llegar recursos de forma infinita. Hay que volver a una disciplina fiscal, y desde unas posiciones como las que dice sostener este gobierno supuestamente de izquierdas, llevar a cabo un debate fiscal desde posiciones progresistas porque si no la única dinámica que queda es la del ajuste permanente que retrasa la salida de la crisis e incentiva la destrucción de empleo. Nuestra apuesta es por ir modificar elementos de política fiscal, al menos perseguir el fraude, la economía sumergida, gravar más las rentas del capital, equilibrar las cargas fiscales para dotarnos de los recursos que son imprescindibles para enfrentar esta situación.

J. C. S.: Menciona esa espiral perversa de ajustes que parecen no tener fin. En países como Francia y Reino Unido parece estar habiendo una respuesta social de rechazo ante los recortes anunciados. Sin embargo, en España con 4,5 millones de parados ¿Por qué cuesta tanto coordinar una respuesta movilizadora de la clase trabajadora?

Toxo: No es el caso de Reino Unido porque hasta el momento no ha habido movilizaciones de peso. Hay una cierta resignación de la sociedad a esta situación, en España también; nos ha costado un tiempo sacar adelante una huelga general que muchos siguen discutiendo sus resultados, en Francia ha habido movilizaciones que no han sido tan importantes como las de aquí pero que en cambio han tenido más repercusión mediática. Soy consciente de la necesidad de contraponer un discurso alternativo desde la izquierda y las organizaciones sindicales al discurso que mana de esa suerte de pensamiento único, de que las cosas sólo se pueden hacer de una manera y no es cierto.

Desde la Confederación Europea de Sindicatos estamos convocando una movilización a todos los trabajadores europeos para el próximo 15 de diciembre, con formas y expresiones diversas como paros, manifestaciones o concentraciones. Hay que empezar a mover más el patio a este nivel porque sino el camino es inevitable, reducción del peso de políticas sociales, retroceso en materia de pensiones, menos protección frente al desempleo, políticas sanitarias, educativas; ese es el panorama al que quieren llevarnos. Es visible que la derecha gobierna en Europa y que lo hace al dictado de los mercados financieros.

J. C. S.: A su juicio ¿Peligra el mantenimiento del estado del Bienestar? ¿Hasta qué punto se modificarán las democracias tal como las conocemos?

Toxo: Tampoco se trata de ser alarmistas pero en Europa está empezando a calar una idea que ha tomado fuerza, a impulso del sistema financiero. En un mundo de economía globalizada, Europa no puede competir manteniendo sus sistemas de protección social. Esto es un disparate, una barbaridad porque Europa se ha configurado como el espacio democrático más avanzado del mundo por la calidad de sus sistemas de cohesión social, del derecho del trabajo por encima del mercantil.

Resulta paradójico que quienes más reclaman la libertad pongan la vista en China, un país con un sistema de capitalismo de estado gobernado por un único partido que prohíbe los derechos más elementales a la ciudadanía. Y ese es el horizonte que reservan para Europa, es tiempo de que la sociedad europea reaccione de una vez por todas.

J. C. S.: ¿Contempla la posibilidad de que España pueda salirse del euro como se está poniendo de relieve desde algunos colectivos?

Toxo: Hay gente que lo plantea, no sé si a partir de análisis serios y rigurosos. No veo un horizonte mejor para España fuera del euro. Si tuviéramos que enfrentar esta situación con una peseta devaluada lo estaríamos pasando bastante peor.