Edición mensual - Noviembre 2010 - Puertollano

Los presupuestos más duros de la democracia

Resignación ante la implacabilidad que dictan los mercados financieros y mantenimiento del Estado del Bienestar. Complicada ecuación cuyo resultado sigue siendo enigmático. La grave crisis económica que atraviesa España, Europa y el resto del mundo, ha obligado a los gobiernos a acometer reformas hasta hace poco impensables en la democracia. Inmersa como está la economía del país en una cirugía de ajuste financiero tremenda, llegan unos Presupuestos Generales del Estado que son el fiel reflejo de ese viraje draconiano hacia la austeridad que inició el gobierno de Zapatero desde el mes de mayo. Un cambio de rumbo donde no queda otra que priorizar, aplazar inversiones para tiempos de bonanza, cumplir a rajatabla con el compromiso de estabilidad presupuestaria que exige la UE a España. El puertollanense Hilario Caballero, Senador del PSOE por la provincia de Ciudad Real, realiza en la siguiente entrevista una biopsia de la situación actual y de cuáles serán las principales inversiones para nuestra provincia. Pese a todo, mantiene el optimismo pues cree que las medidas de ajuste en España darán resultados.

J. Carlos Sanz

Nº 229 - Puertollano

Imprimir

J. Carlos Sanz: ¿Por qué nos encontramos ante los Presupuestos Generales del Estado (PGE en adelante) más difíciles de la democracia? ¿Se garantizan en este diseño presupuestario mantener políticas sociales y lograr una reducción del déficit público?

Hilario Caballero: Los PGE para 2011 hay que enmarcarlos en su contexto; dentro de una tesitura que viene sucediéndose desde mayo y como son las medidas de ajuste puestas en marcha por el gobierno central para paliar el déficit público. Enmarcados en este escenario de ajuste, se abordaron los PGE del 2011 y si no hubieran salido adelante se tendría que haber convocado elecciones anticipadas. Es cierto, los PGE han sido definidos como los más complicados de la historia democrática de España porque traen aparejada una doble exigencia: contentar a los mercados financieros en un contexto de grave crisis fiscal y preservar la paz social en nuestro país.

J. C. S.: ¿Y cómo se ha llegado a esta situación de endeudamiento?

H. C.: La grave crisis económica ha tenido consecuencias nefastas para todas las administraciones públicas; por ejemplo, entre los años 2007 y 2009 los ingresos públicos han caído un 6,5% con relación al PIB en tanto que los gastos han aumentado un 6,6%. Esto provoca que en vez de haber un superávit se registre un déficit público importante por lo que se toma la medida de acometer una estabilidad económica a través de ajustes.

J. C. S.: Sin embargo, desde que se inició la crisis el gobierno inyectó dinero público para estimular la economía y ahora priman los recortes ¿A qué se debe?

H. C.: Durante la época de bonanza económica muchas empresas y familias se endeudaron notablemente haciendo que el total de la deuda pública y privada fuera superior al 170%. Claro, llega la crisis y la necesidad de tomar dos opciones: buscar la paz social cumpliendo con las exigencias presupuestarias de la UE o se continúan con unas obras donde no tenemos dinero.

J. C. S.: Este binomio que es paz social y contentar a los mercados financieros conllevan al diseño de unos PGE claramente condicionados ¿Con qué objetivos se han elaborado?

H. C.: Los PGE del 2011 poseen tres características: son austeros debido al Plan de Ajuste necesario para cumplir con lo que dictan los mercados financieros, mantienen la cohesión social y son la continuación de las reformas contenidas en la Ley de Economía Sostenible.

Sobre todo prima la austeridad porque hay que reducir un 6% de déficit público. España es uno de los países de la UE que necesita reducir de forma drástica su déficit para cumplir con los compromisos de estabilidad presupuestaria adoptados por la UE. Llamará la atención el hecho de que el apartado de infraestructuras sufre un importante recorte pero a pesar de ello hay que tener en cuenta que en 2011 habrá un 53% más de gasto en infraestructuras que lo que hizo el gobierno del PP en su última legislatura. Es preferible aplazar en el tiempo el inicio de la construcción de infraestructuras que no sean estrictamente necesarias y centrarse en los desempleados y reducción del déficit. Es importante señalar que estas obras no desaparecen, sencillamente se aminora el ritmo.

J. C. S.: Algunos sectores han criticado duramente el giro que está experimentando los gobiernos europeos, aplicar recortes en el sector público, cuando hay otros países como Estados Unidos o Japón donde se sigue estimulando la actividad económica con inyección de dinero público ¿Qué puede decir?

H. C.: Existe un debate que aún no está resuelto. Europa ha optado por reducir el déficit público y lo que sucede, a mi juicio, es que las políticas keynesianas de estímulo de la demanda se aplican en un primer momento –recordemos que en España tuvimos el plan E) hasta que los gobiernos detectan que el déficit es grande y los mercados financieros no lo van a respetar. Entonces fue cuando cayó Grecia, se iniciaron los ataques especulativos contra Irlanda, Portugal y también en España que si hubiera caído habría sido un cataclismo para la Unión Europea. En estos momentos hay economistas que pronostican que estas medidas de ajuste pueden provocar un retraso en la salida de la crisis pero son opiniones.

J. C. S.: Centrándonos en lo que los PGE destinarán a la provincia de Ciudad Real llama la atención que sean unos 179 millones de €, casi un 50% menos que el año anterior ¿No es una reducción presupuestaria excesiva? ¿Cree que se ha aplicado el criterio de la geometría variable según las regiones?

H. C.: Es verdad que se reducen las inversiones pero es un error de bulto comparar la inversión estatal en una comunidad autónoma con relación a otra. Cada región posee un territorio distinto en superficie, un número de población determinado y además estas inversiones no desaparecen tan sólo se retrasan. Por tanto, no obedecen al criterio de la geometría variable; por ejemplo, áreas como Fomento lo que ha hecho es plantearse cuáles son las inversiones que están lo suficientemente avanzadas para no rescindir contratos.

En cuanto a la distribución de los PGE en nuestra provincia, decir que la inversión per cápita es de 338,73 € por ciudadano y la inversión total contempla lo que corresponde al sector estado (100,8 M€), empresas y entidades públicas (75 M€) y también al subsector de la Seguridad Social (3,2 M€).

J. C. S.: ¿Cuáles serán las principales inversiones que se acometerán en la provincia? Detállemelas por áreas.

H. C.: En Justicia destaca la creación del nuevo juzgado de Almagro y de la Audiencia Provincial; en Defensa hay una partida de más de 2 millones de € para mejorar las instalaciones de la base de Almagro; en Fomento se invertirán un total de 68,9 millones de € que se dividirán en capítulos como el desarrollo de la A-4 (16,1 millones), la conservación de vías (9,7 millones), seguridad vial (7,4 millones), convenios con Adif para explotación de servicios ferroviarios (13,6 millones) o los 16,8 millones de € para desarrollar la vía de de alta velocidad entre Madrid, Alcázar de San Juan y Jaén. Aunque no hay una consignación presupuestaria determinada, Fomento mantiene el proyecto de variante para enlazar la A-41 con el polígono La Nava de Puertollano, así como el estudio informativo de la A-43 entre Puertollano y Almadén.

Otra gran partida estatal corresponde al Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino (MARM) donde la inversión principal servirá para reforzar la seguridad de algunas presas, 11,6 millones de € para la tubería de abastecimiento a la llanura manchega, otra partida para adecuación de caminos rurales y casi 3 millones de € que irán destinados a la conservación de Parques Nacionales.

Las inversiones de empresas públicas en nuestra provincia irán principalmente a actuaciones hidráulicas. Será una partida de 52 millones de € para diversas obras como en el pantano de la Torre de Abraham, mejora de la conducción a Ciudad Real, abastecimiento al Campo de Montiel, nueva EDAR de Ciudad Real, saneamiento y depuración de las redes entre Almagro y Bolaños así como Argamasilla de Alba y Tomelloso, actuaciones en Las Tablas de Daimiel y 5,3 millones de € para la mejora del Ciclo Integral del agua de Puertollano. También, se contemplan otras obras hidráulicas entre varias provincias, como los 631.000 € para la conducción de la presa de La Colada a Almadén y 462.000 € para el saneamiento y depuración en las Lagunas de Ruidera. Asimismo, se consignan en los PGE otras partidas como 496.000 euros para el parque empresarial de Almadén, 400.000 para el almacén temporal de mercurio y 83.000 para diversos proyectos de Mayasa.

Y por último, otra gran partida para la Sociedad Estatal de Infraestructuras de Transporte Terrestre, el SEITTSA, que a partir de este 2011 y en el plazo de cuatro años tiene planificado un gasto de 73,9 millones. Así, 17 millones llegarán en 2011 a través de un convenio entre Adif-red convencional y la puesta en marcha de nuevos ferrocarriles.

J. C. S.: Formaciones como el PP e IU lamentan la escasa partida presupuestaria destinada en los PGE para Educación, Sanidad o I+D+i ¿Es tan fiero el león como lo pintan?

H. C.: A pesar de todas las dificultades se aplazan las inversiones que no son imprescindibles pero se incrementa el presupuesto en políticas sociales, concretamente un 1,3%. Supone el 58% del gasto contemplado en los PGE para 2011, nunca hubo un porcentaje tan alto y se garantizan las prestaciones de quienes están en desempleo, las prestaciones por dependencia y plenamente las pensiones porque aquí se está haciendo demagogia, Concretamente, las pensiones mínimas y no contributivas -de las que se benefician unos 3 millones de personas- subirán el 1% en 2011 y el resto quedarán congeladas si bien se revalorizarán un 1% conforme al IPC. Te doy un dato significativo y que ejemplifica la apuesta del gobierno de Zapatero con las políticas sociales: el gasto en pensiones pasó de 74.000 millones en 2004 a 110.000 millones de € en 2010.

Por otro lado, en educación se está contemplando la mayor dotación para becas y ayudas de toda la historia pues en 2011 se destinarán 1.430 millones de € (2,6% más que en 2010) y a ello hay que añadir 590 millones de € para desarrollar el Plan de Acción Territorial de Educación. Además, pese a la crisis, se está haciendo el máximo esfuerzo en I+D+i ya que el Ministerio de Ciencia e Innovación será el que menos vea reducida su partida presupuestaria. Ciertas encuestas reflejan que España está liderando sectores como el de las energías renovables donde somos la 5ª potencia mundial. Mientras que la apuesta económica del PP en ocho años de gobierno fue la especulación del suelo, la gran apuesta de Zapatero está siendo cambiar el modelo productivo y se da el mayor impulso en la historia a Ciencia e Innovación, destinando más del doble de inversión pública de lo que hizo el PP, aprobando nuevas normativas para facilitar la labor de los científicos. Gracias a esto, España es la novena potencia científica mundial, somos la 5ª mundial en número de patentes de energías renovables según el informe de la OCDE y desde el 2004 el número de investigadores ha aumentado un 30%.

J. C. S.: ¿Se emplaza la recuperación económica, la salida de la crisis, en aras de reducir ese déficit público al que se ha llegado y cueste lo que cueste?

H. C.: Es que no hay otra forma. Si la economía española comienza a tener problemas financieros y no le dan crédito, no funcionaría nada y es así de triste.

Afortunadamente, creo que las políticas de ajuste van a dar resultado y todo indica, como así están reflejando ciertos informes de organismos internacionales, que el crecimiento se empezará a ver en 2011; es cierto que será débil y que mientras este crecimiento no supere el 2% habrá dificultades para la creación de empleo pero a fin de cuentas se crecerá. Insisto, se están tomando medidas adecuadas porque creo que en Europa hemos vivido por encima de nuestras posibilidades y se vislumbrará el final de la crisis.

J. C. S.: Estos tijeretazos en lo público que están acometiendo países como España, Francia y sobre todo Reino Unido ¿Hasta qué punto garantizan el mantenimiento del Estado del Bienestar tal y como lo hemos conocido?

H. C.: Todo lo que se está haciendo es para mantenerlo; lo mejor que tiene la UE es su Estado de Bienestar que no se da en ningún otro país. Las políticas europeas tienen que ir orientadas a mantener ese estado contra viento y marea, es la gran justificación para explicar lo que se está haciendo. Hay países como India, China o Brasil que están creciendo mucho pero observa cuáles son sus coberturas sociales en materias como educación, sanidad o pensiones, examina detenidamente su Estado de Bienestar y verás que apenas hay nada de eso. Es decir, si te cargas esta protección social se terminan los problemas pero si tienes que mantener las pensiones, pagar la prestación a desempleados, mantener el acceso a educación y sanidad se generan unos gastos fijos que requieren que en una situación de crisis como la actual se tengan que tomar esta clase de medidas.

J. C. S.: Para acabar, y como Senador por la provincia de Ciudad Real le propongo que haga pedagogía política acerca de la función del Senado ¿Qué competencias le son propias y qué le diferencia del Congreso de los Diputados?

H. C.: Es una pregunta que me haces como Senador y no te la debería responder con la sinceridad que lo voy a hacer: el Senado cumple una función encomiable, se ven los proyectos de ley, se mejoran muchos debido al trasiego de las enmiendas y que salen con deficiencias del Congreso pero estamos hablando que mientras no se convierta en una cámara territorial no cumplirá al completo con su función. El Senado tiene competencias limitadas ya que todo lo que allí se tramita vuelve al Congreso que es quien tiene la última palabra. Por ejemplo, en el Senado se vetarán los PGE y ese veto será levantado por el Congreso. Por tanto, mientras no se acometa la reforma del Senado para que determinadas leyes –las que sean de ámbito territorial- sea este órgano el que tenga la última palabra, el Congreso seguirá teniendo más poder.