Edición mensual - Junio 2010 - Puertollano

El hombre fuerte del presidente

De portavoz del grupo socialista en Castilla-La Mancha a ocupar la Consejería de Presidencia y Administraciones Públicas. Santiago Moreno, el que fuera alcalde de Puertollano, es el centro de las miradas desde que José Mª Barreda lo eligiera como uno de los siete consejeros que actualmente componen un gobierno regional cuya principal consigna en esta tesitura de crisis y duro ajuste económico es predicar con el ejemplo. A Moreno se le percibe ahora mismo como el “hombre fuerte” del presidente Barreda, como una figura de peso político cuya presencia en el ejecutivo autonómico puede ser crucial de cara a las próximas elecciones regionales. En la siguiente entrevista, Moreno habla para La Comarca de la necesidad de “arrimar el hombro”, estar a la altura de la difícil situación económica y garantizar que el Estado del Bienestar, pese a los recortes, se mantendrá intacto en la región.

J. Carlos Sanz

Nº 224 - Puertollano

Imprimir

J. Carlos Sanz: La actualidad manda. Hace unas semanas el presidente del gobierno regional anunciaba una serie de medidas para aplicar la austeridad en las arcas autonómicas debido al déficit público del estado español. Se ha pasado de 10 a 7 consejerías, se reduce el sueldo a los altos cargos y miembros del gobierno, se suprimirán diversas empresas públicas gestionadas por la JCCM. Por tanto, toca apretarse aún más el cinturón. Como Consejero de Presidencia ¿Qué mensaje transmite a la ciudadanía para justificar estas medidas?

Santiago Moreno: Estamos viviendo una ofensiva especulativa de los mercados financieros en torno al euro, una desestabilización que se suma a una crisis económica ya de por sí grave y profunda. En nuestro caso, José Mª Barreda ha hecho lo que los castellano-manchegos esperaban y es que si se pide a los demás una contribución al ajuste, si hay trabajadores de empresas privadas que optan por bajarse el sueldo para evitar ERE’s, el gobierno regional debe predicar con el ejemplo de dos formas: reduciéndonos el sueldo un 15% y reduciendo al máximo el número de altos cargos.

Medidas que se suman a lo que ya se realizó en 2008, nada más iniciarse la crisis, y que se tradujo en la reducción de altos cargos en Castilla-La Mancha en un 25% así como la reducción de tres consejerías. Esto posee una dimensión pedagógica ya que el ahorro será más significativo a través de la reordenación del sector público en Castilla-La Mancha, tanto en organismos, fundaciones y empresas públicas que será lo más sustancial. Ahora bien, lo que suceda en el futuro lo desconocemos, confío en que se vean los brotes verdes de la recuperación económica y que los mercados financieros nos dejen tranquilos porque una decisión que hasta ahora podían aplicar los estados, como era la devaluación de su moneda, ya no es posible en la UE por lo que las administraciones tienen que ser las primeras en arrimar el hombro.

J. C. S.: ¿Se ha cuantificado la contribución económica al plan de ajuste del gobierno central que tiene que hacer el ejecutivo autonómico en los próximos años?

S. M.: Hay que diferenciar dos cuestiones en este asunto. Por un lado están los planes aprobados en Bruselas y donde Castilla-La Mancha tendrá que aportar 415 millones de euros. Además, el gobierno regional aportará un plus con la reducción de altos cargos, reducción de sus sueldos, reducción de entidades públicas gestionadas por la JCCM y reducción de gasto corriente. Con todo ello, calculamos que ahorraremos en torno a 400 millones de euros.

J. C. S.: Sin embargo, el PP de Castilla-La Mancha asegura que si se aplicaran una serie de medidas que propugna, el ejecutivo autonómico podrían ahorrar unos 1.000 millones de euros ¿Qué opina de este órdago de la oposición?

S. M.: En el PP no saben lo que dicen porque para tener una idea exacta de lo que proponen hay que aclarar lo siguiente: el presupuesto del gobierno regional es de 9.500 millones de € y quitar 1.000 millones de € de este montante sería irrealizable porque la JCCM tiene que seguir abriendo hospitales, centros de salud, escuelas, centros de mayores, es decir, mantener unos servicios porque de lo contrario, si aplicamos lo que propone el PP, habría que echar un montón de gente a la calle por lo que no se pueden ahorrar 1.000 millones de € de ninguna de las maneras. Se trata de demagogia populista y engañosa, manejan cifras que son mentira como las que señalan en torno al Aeropuerto Central.

Pero lo peor es que el PP incurre en una contradicción permanente. Si proponen recortes porqué no dan ejemplo aplicándolos en aquellas comunidades donde gobiernan. Si es tan fácil que lo haga Esperanza Aguirre o Francisco Camps, que nos marquen el camino porque a lo mejor aprendemos; lo triste es que lo exigen a los demás sabiendo que no se puede. En cambio, lo que ha hecho Barreda es ejemplificador y así se lo ha reconocido la sociedad civil de Castilla-La Mancha. Tener un gobierno con siete consejeros supone trabajar más y cobrar menos, es un ejemplo que hay que dar para así ajustar el gasto donde realmente puedes como en ámbitos como gasto corriente, reducción de organismos públicos, etc.

J. C. S.: Lo que sí quedará intocable, como así señaló el propio Barreda, son las medidas incluidas en el Pacto por Castilla-La Mancha. Es decir ¿Sigue indemne el compromiso de que la purga no afectará al contenido de este pacto?

S. M.: Efectivamente. Todo cuanto se está haciendo ahora en la región viene contraído con los compromisos adoptados con empresarios, agentes sindicales y sociedad civil por lo que el Pacto de Castilla-La Mancha es un buen ejemplo. Está compuesto por 85 medidas, la mayoría de ellas se ponen en marcha para reactivar ciertos sectores económicos y está dando sus frutos.

J. C. S.: Sin embargo, el contexto actual acrecienta la incertidumbre entre la ciudadanía al percibir ésta que los estados han de acometer un plan de ajuste con la consiguiente merma en capacidad de maniobra para garantizar servicios básicos. Existe temor a que el Estado del Bienestar entre en fase de declive. Desde el gobierno regional ¿Se puede garantizar que el recorte afectará lo menos posible al modo de vida de los castellano-manchegos?

S. M.: Nuestro compromiso es de tomar medidas sin tocar los servicios básicos. No hemos puesto en marcha nada que suponga aminorar el gasto en sanidad, no hemos parado ninguna inversión en educación porque la formación es clave para nuestros ciudadanos. Por tanto, hemos de seguir apostando por el mantenimiento de los servicios sociales, servicios de atención al dependiente, servicios que tienen el compromiso firme de Barreda de que en nuestra región serán intocables. En Castilla-La Mancha hemos alcanzado niveles históricos en este modelo de sociedad del bienestar, no hay ningún recorte ni lo hay previsto. Es más, en ámbitos como educación seguimos comprometidos con alcanzar el 6% del PIB regional antes de acabar la legislatura.

J. C. S.: Por lo que respecta a su nombramiento como Consejero de Presidencia y Administraciones Públicas, algunos le sitúan ahora como el “hombre fuerte” de José Mª Barreda y otros especulan sobre los motivos de dicho nombramiento, es decir, si no obedece a un trasfondo estratégico de cara a las elecciones regionales del 2011 teniendo en cuenta el peso político que Santiago Moreno posee en la provincia de Ciudad Real que se antoja clave para el resultado electoral.

S. M.: Lo que ha hecho Barreda es diseñar un equipo de cuatro hombres fuertes y tres mujeres fuertes, siete personas a las que se nos ha transmitido la misma exigencia, la misma responsabilidad y los mismos niveles de interlocución. Estoy orgulloso de formar parte de este equipo donde todos somos hombres y mujeres fuertes. En mi nombramiento no hay ningún trasfondo porque Barreda ha rediseñado el gobierno lo estrictamente necesario: supresión de tres consejerías que en ningún caso desaparecen porque los que antes las capitaneaban hubieran hecho una mala gestión. Puedo poner como ejemplo a Paula Fernández (Exconsejera de Industria, Energía y Medio Ambiente) cuya labor ha sido magníficamente reconocida en todos los sectores con quienes ha tratado su consejería, tiene una excelente cualificación en su trabajo. Por tanto, nadie ha salido del gobierno regional porque no haya dado la talla sino porque se imponía un adelgazamiento de la administración regional. Insisto, los que seguimos somos siete personas fuertes.

J. C. S.: ¿Una Consejería, la que ahora capitanea, donde simplemente toma el testigo o habrá nuevas líneas de actuación?

S. M.: Esto siempre es una carrera de relevos como le gusta decir a Barreda. Estoy dentro de un proyecto y no me sumo a hacer genialidades; me sumo a continuar con un proyecto que ya tiene definida una línea de trabajo, que lleva ejecutándose durante tres años, un camino trazado al que he estado contribuyendo desde la Portavocía del grupo parlamentario socialista, la cual conozco perfectamente y donde continuo. Se trata de seguir aplicando los compromisos políticos contraídos por Barreda en torno al Pacto de Castilla-La Mancha, a lo pronunciado en su discurso de investidura y en el Estado de la Región.

J. C. S.: Es inevitable hacer referencia al giro copernicano que ha tomado la situación del Aeropuerto Central-Ciudad Real. El gobierno regional desecha, en principio, la aprobación de un aval y apuesta por negociar con el PP para lograr una solución consensuada que consiga reflotar una infraestructura que ahora mismo está en concurso de acreedores. Desde el gobierno regional ¿Con qué actitud se va a estas negociaciones máxime cuando la consigna del PP pasa por acometer la expropiación del aeropuerto?

S. M.: No se trata de ningún órdago del PP todo lo contrario porque es una reacción desesperada. No es que les hayamos escuchado es que no habían hablado hasta ahora, no han hecho una propuesta nunca en torno a este asunto. Es más, desde CR Aeropuertos se les invitó a hablar en dos ocasiones, tanto a ellos como al PSOE nos remitieron escritos para buscar soluciones juntos y el PP nunca ha querido. La sociedad aeroportuaria quería informarnos de la situación económica que atraviesa para saber su balance, capital social y deudas pero los únicos que hemos asistido hemos sido los socialistas.

Nos informaron tres personas del Consejo de Administración de CR Aeropuertos para detallar su situación financiera actual, el capital social desembolsado que es de 156 millones de euros, la deuda con CCM que es de 163 millones de euros, el total de la deuda incluyendo a proveedores que es de 300 millones de euros, y cuando desde el PP han visto que llevábamos al pleno de las Cortes Regionales una solución en forma de aval, que era lo que nos solicitaban desde CR Aeropuertos, enseguida presentan propuestas. El caso es que la posibilidad de un aval no era ningún invento de la JCCM ya que se ha hecho lo mismo en otros proyectos ubicados en Murcia o Castellón. La mayoría de la gente ve bien que se apoye este proyecto emblemático, declarado de Interés General por el gobierno del PP. Se trata de una infraestructura de primer orden, un elemento dinamizador de riqueza hasta el punto que ellos mismos reconocieron que podría generar 7.000 puestos de trabajo.

J. C. S.: Pero desde el PP se criticaba duramente la opción del aval porque suponía conceder dinero público a un proyecto privado.

S. M.: Con esto han estado jugando también. No se trata de conceder 140 millones de euros sino concederlo en forma de préstamo. En este caso CR Aeropuertos recurre a la JCCM como figura avalista y si más adelante, por lo que sea, esta sociedad no pagara el préstamo del aval el gobierno regional se quedaría con el aeropuerto. Insisto, los ciudadanos de la región no perdían en ningún momento, ni ahora pondrían dinero ni si el aeropuerto no pagara se quedarían sin blanca, eso no es cierto. Es decir, si CR Aeropuertos no pagara respondería con el aeropuerto que pasaría a ser propiedad del gobierno regional. Por tanto, era una opción que no entrañaba riesgo alguno pero el PP la ha liado desde el principio y para colmo ahora habla de expropiación. Personalmente, me encantaría que esta propuesta la ratificara el propio Rajoy porque iba a ser curioso ver al partido más liberal de España expropiando una infraestructura privada ¿Ese es el concepto de economía que tiene el PP en relación con las empresas en dificultades? Lo cierto es que las negociaciones con el PP abren una expectativa como el dar desde lo público una solución que no pasa ni por la expropiación ni el aval, sino búsqueda de fórmulas intermedias que desde el PSOE estamos dispuestos a explorar.

En cuanto Barreda fue conocedor de la iniciativa del PP, presentada en el último momento, pidió que se aplazara la decisión de conceder un aval para negociar con ellos, si fuera posible, un acuerdo de fórmula mixta que no pasa por el aval ni la expropiación. Es imprescindible darle tiempo a esta infraestructura porque estamos en una época donde cualquier negocio es malo.

J. C. S.: En cualquier caso ¿Se teme en el seno del gobierno regional que pase lo mismo que con la reforma del Estatuto donde no hubo manera de llegar a un acuerdo?

S. M.: Vamos a hacer el intento de que en la comisión negociadora, compuesta por cuatro representantes de cada partido, haya acuerdo. Voluntad de negociar toda, esperanzas necesariamente ponemos todas, pero todas las experiencias precedentes han sido negativos como ya ocurriera con el Estatuto o el ATC. Estábamos comprometidos por unanimidad en la defensa del agua para la región y el PP votó en contra de una medida que establecía una reserva estratégica de 4.000 hectómetros cúbicos. Por tanto, las experiencias no son halagüeñas pero hay que iniciar la negociación con la mejor de las esperanzas. Soy de natural optimismo y si esto se puede reconducir por la vía del consenso bien merece que se intente porque desde el PSOE nos encantará ver que el PP invierte su tendencia negativa a proyectos regionales.

J. C. S.: La percepción de la ciudadanía es que en asuntos relevantes para Castilla-La Mancha entre el PSOE y el PP no hay convergencia de ningún tipo. Se transmite una sensación de cisma permanente y esto hace aumentar el descrédito hacia la clase política ¿Qué opinión le merece?

S. M.: Para los que estamos en el gobierno regional y sí creemos en la nobleza de la clase política entendemos a los ciudadanos porque es verdad que podemos estar dando espectáculos bochornosos cuando ellos atraviesan dificultades económicas. Esto conlleva al descrédito de la clase política pero es que hay algunos a los que parece que les da lo mismo; a nosotros nos duele esa afirmación tan extendida de que los políticos son todos iguales porque en el gobierno regional procuramos hacer las cosas con la mayor de las responsabilidades, entendimiento y diálogo, y si hay una situación que requiere de convergencia es la gravísima situación económica de ahora. Sin embargo, en Castilla-La Mancha estamos pagando un estilo de hacer política en el PP que ya introdujera Aznar como es la crispación permanente, entramos en una espiral arrastrados por ellos algo que la inmensa mayoría de ciudadanos desprecia y pasa.

J. C. S.: En lontananza se ve el horizonte de las próximas elecciones autonómicas y viendo la expansión de esta política de “tierra quemada” donde el gobierno regional entra al trapo ¿Cree que puede influir en el resultado de las elecciones en un territorio donde tradicionalmente ha gobernado el PSOE? ¿Cómo afrontan este reto?

S. M.: Las instrucciones que tenemos son seguir cumpliendo nuestros compromisos, compatibilizándolos con la situación actual y con el mantenimiento de la sociedad del bienestar. El trabajo de cada día es distinto, llevo poco tiempo como consejero, te aseguro que no estoy pendiente de los titulares que el PP provoca y en cambio me centro en el buen trabajo que desempeñan los trabajadores de la administración regional que es excelente.

Seguiremos nuestra marcha porque estamos convencidos que la ciudadanía es bastante más lista y con más sentido común, y al final saben que lo responsable es gobernar, cumplir los compromisos pese a que en la actual situación se hace complicado y sobre todo gobernar en coalición con la sociedad, compartiendo con todos aquellos que quieren soluciones. El PP no quiere ningún pacto pero sí los empresarios, sindicatos y de la mano de la sociedad llegaremos a las elecciones. Que esto sea reconocido por la ciudadanía de Castilla-La Mancha será motivo de agradecimiento por nuestra parte; en cambio, si triunfan los titulares grandilocuentes pues qué le vamos a hacer, nos iremos con la tranquilidad de lo que hemos hecho por esta región.

J. C. S.: Ante una sociedad desesperanzada por el estancamiento provocado por la crisis económica, ante las medidas de ajuste que ahora se van a aplicar ¿Cómo conseguir levantar el ánimo y la confianza entre los castellano-manchegos?

S. M.: Contribuiría mucho el hecho de trabajar juntos, codo con codo, que vieran a la clase política arrimando el hombro, que vieran seriedad y rigor, que al frente de las tareas públicas hay gente responsable y que busca las mejores soluciones. Todo para el pueblo y buscándolo con él porque desde el gobierno regional estamos haciendo lo imposible por minimizar los efectos de una crisis que nos es ajena, que nos viene impuesta y nos ha alterado sustancialmente la vida y a la que hay que combatir de dos maneras: que no afecte al estado del bienestar ni a los que más la están padeciendo.

Al final, es lo que la gente premia y la prueba es que las encuestas de verdad, las que se publican con nombres y apellidos, lo que dicen es que Barreda tiene un reconocimiento social en su trabajo que es el más alto de todos los presidentes de las comunidades, que Cospedal ni de lejos llega a eso, que la labor de la JCCM en materias básicas está entre las más valoradas de este país y que si mañana hubiera elecciones Barreda seguiría ganándolas. Las que presenta el PP, que son sin firma, no me las creo pero las encuestas son reflejo de la situación de hoy porque un año en política es una enormidad.