Edición mensual - Abril 2010 - Puertollano

Emilio Durán: “Puertollano es un ejemplo en cuanto a coordinación de las Fuerzas de Seguridad”

El nuevo comisario del CNP en Puertollano, Emilio Durán, llega a su nuevo puesto convencido de aplicar a rajatabla la consigna de la seguridad ciudadana al servicio de las personas. Este hombre reflexivo, afable y de espíritu conciliador ocupa desde hace dos meses el puesto de comisario en una localidad donde la cooperación con otras fuerzas de seguridad, caso de la Policía Local, es la envidia de otros municipios de la región. Confía Durán en que durante el desempeño de su cargo se complete la plantilla del CNP, continúe la tendencia de disminución de actos delictivos y que la coordinación con el resto de Fuerzas de Seguridad que operan en Puertollano alcance sus máximas cotas.

J. Carlos Sanz

Nº 222 - Puertollano

Imprimir

J. Carlos Sanz: Durante su toma de posesión comentó que inició su trayectoria en la comisaría de Puertollano y curiosamente ahora retorna ocupando el cargo de comisario. ¿Es su intención terminar aquí su carrera profesional?

Emilio Durán: Desde una óptica ambiciosa pareciera que no quiero progresar a puestos de mayor responsabilidad y evidentemente estoy abierto a que eso suceda, a lo que considere el mando que deba asumir. Ahora toca la comisaría de Puertollano y trataré de dejarme la piel. La escala superior del CNP no puede decidir sobre su destino, al tratarse de puestos de libre designación y estamos supeditados a cualquier necesidad.

J. C. S.: Recuerdo que en su acto de investidura mencionó tres líneas de actuación en las que le gustaría profundizar mientras ejerza como comisario: la prevención, práctica de la seguridad ciudadana y modernización de los servicios existentes ¿En qué se concretan estos objetivos?

E. D.: La seguridad ciudadana centrada en las personas consiste en lograr que el ciudadano se sienta seguro. A veces, este ámbito es un bien público que ha de disfrutarlo el ciudadano, es él quien tiene que percibir el vivir en una ciudad segura y hemos de hacerlo logrando una proximidad, que surja una confianza. Mi deseo es que el ciudadano sea consciente de que estamos cerca de él. De paso, hay que aumentar la presencia policial en la calle y esta tentativa está en función de la plantilla pues cuando los efectivos estén completos trataremos de cumplir ese objetivo. De forma complementaria, queremos acercarnos a colectivos sociales y vecinales, sobre todo aquí en Puertollano donde hay gran presencia del asociacionismo.

J. C. S.: Usted se incorpora en un momento donde los niveles delictivos de la ciudad han descendido un 8%. Llegar con este decrecimiento en liza ¿Hasta qué punto supone una presión añadida?

E. D.: Superar lo que ha sido la tendencia de esta comisaría últimamente es difícil pero la plantilla asume el reto con ilusión. Lo importante es que los agentes están motivados, poseen una formación aceptable y una media de edad muy adecuada para hacer un buen trabajo. Sólo resta completar la plantilla del CNP en Puertollano y así podamos asumir este reto con optimismo.

J. C. S.: ¿Dónde se tiene que hacer más hincapié en cuanto a inseguridad ciudadana? ¿Delincuencia, hurtos o tráfico de drogas?

E. D.: Es muy semejante la casuística delictiva en Puertollano al resto de ciudades de la provincia y región. Lo más frecuente son los hurtos, caso de robos en interior de vehículos, establecimientos y otros que se producen con violencia e intimidación aunque se dan en un porcentaje bajo. También he de destacar delitos de difícil prevención como lesiones por agresión y otros precisan de ser esclarecidos como el tráfico de drogas.

En esto, Puertollano tampoco difiere mucho de otras ciudades. No creo que esta localidad sea un punto de distribución en la provincia; lo que sí creemos es que aquí hay focos de aprovisionamiento propios de acuerdo al mercado existente, una demanda que tampoco es mayor que en otras ciudades. Aunque no tengo datos concretos, Puertollano no supera a la capital de provincia u otras localidades similares en cuanto a niveles de venta de droga.

Conscientes de que el consumo puede albergar un riesgo potencial de delincuencia contra el patrimonio incidiremos en los puntos de distribución de droga. Hay que ir paso a paso, es decir, tenemos que descubrirlos y después erradicarlos. Aunque no estamos sobrados de efectivos de investigación sí disponemos de los necesarios y en la medida que precisemos pediremos refuerzos a la comisaría provincial porque una de nuestras misiones será erradicar estos puntos de venta.

J. C. S.: Lo cierto es que Puertollano es una ciudad pequeña y quien más quien menos tiene una idea aproximada de en qué barriadas se encuentran los principales focos de distribución…

E. D.: El que existan traficantes se debe a la existencia de consumidores, de acuerdo siempre con la demanda de droga así estará la oferta. En el CNP de Puertollano somos conscientes de ello, hemos iniciado una labor de hostigamiento hacia el consumo independientemente de otras medidas preventivas que realizan otras instituciones como la educación para los más pequeños. Realizamos tareas de incautación de drogas porque el consumo o tenencia es una infracción. En cuanto a tu afirmación, es cierto que existe una idea generalizada de que en cierta barriada se ubican los traficantes; disponemos de esa información pero existe una dificultad añadida: en cualquier delito se suele denunciar al autor pero en el caso de los traficantes, el consumidor nunca lo hace y el ciudadano tampoco, ya sea para evitar complicaciones o por miedo. Animo a la ciudadanía a colaborar, existe un teléfono confidencial centralizado en la comisaría provincial de Ciudad Real donde se garantiza el anonimato así como en la comisaría del CNP en Puertollano para el ciudadano que quiera colaborar. Es muy importante la colaboración ciudadana y la tratamos con la mayor discreción.

J. C. S.: ¿En tiempos de crisis hay que redoblar esfuerzos en seguridad ciudadana?

E. D.: Últimamente se han incrementado los llamados hurtos famélicos, cometidos por personas que roban productos alimentarios. Hasta ahora no era habitual esta clase de delincuencia porque normalmente se buscan artículos de valor. Sin embargo, estos hurtos se están produciendo y creo que están relacionados con la crisis económica.

Por otro lado, el hecho de que exista más gente desempleada conlleva a que algunos adopten medidas desesperadas como el cometer fechorías. Se nota en tiempos de crisis un repunte de la delincuencia aunque no demasiado. Además, y es una afirmación taxativa, la población extranjera no incurre en un mayor porcentaje en este tipo de delincuencia pero sí hay un factor a tener en cuenta y es que los ciudadanos nacionales cuentan con el apoyo económico de sus familiares o conocidos. Pero repito no puedo afirmar que haya un mayor porcentaje de delincuencia extranjera en este sentido.

J. C. S.: El día de su investidura Máximo Díaz Cano, Delegado del gobierno en la región, aseguró que la comisaría de Puertollano contaría a medio plazo con 117 agentes superando la cifra de efectivos policiales que corresponde a la misma. A día de hoy ¿Cuántos integran la plantilla del CNP en Puertollano?

E. D.: A día de hoy no llegamos a 90 agentes cuando la plantilla orgánica contemplada para el CNP de Puertollano es de 110. Seguramente que perderemos a unos cuantos agentes por los cambios de plantilla que se producen todos los años en los concursos generales. Confío en que pronto tengamos la plantilla completa, la intención de la Dirección General de Policía es completar todas las plantillas del CNP y Puertollano no será una excepción.

Junto a la llegada de efectivos tengo que mencionar la modernización de los servicios. Recientemente, se han incorporado dos nuevos vehículos dotados con las últimas prestaciones, se están renovando todos los equipos informáticos, los sistemas de comunicaciones ya disponen de cobertura total, a nuestros agentes se les están impartiendo cursos de formación sobre nuevas tendencias delictivas, caso de los delitos informáticos puesto que hay un aumento de los mismos cometidos a través de internet. Es una tarea complicada pero no depende sólo de la comisaría de Puertollano. Estamos haciendo un esfuerzo para incorporarnos con éxito a estas técnicas novedosas de investigación. Con frecuencia se realizan cursos online y nos pondremos a la altura de la circunstancias.

J. C. S.: Por lo que sólo faltaría comenzar la construcción de la nueva comisaría del CNP aunque ahora mismo se está en una situación de punto muerto ya que la Dirección General de la Policía (DGP) no ha confirmado cuándo adjudicará las obras.

E. D.: Por parte del Ayuntamiento de Puertollano se han cedido los terrenos y la voluntad de la DGP es construir el edificio aunque que con la crisis habrá que priorizar otras necesidades más urgentes. Es cierto que el CNP de Puertollano precisa un nuevo edificio pero deberemos aguantar algo más en la actual comisaría aunque no se adapte a lo que necesitamos. Haremos un sacrificio pero insisto que la voluntad de la DGP es ejecutarla aunque la tesitura actual ralentiza el inicio de las obras.

J. C. S.: Hablemos de la Junta Local de Seguridad, un órgano clave para tener coordenadas sobre la situación en Puertollano. Usted manifestó en su toma de posesión su intención de que haya un buen clima de funcionamiento ¿Cómo será su disponibilidad?

E. D.: Las Juntas Locales de Seguridad son los órganos de coordinación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en la localidad. Estamos perfectamente integrados y es cuestión de buscar una mejor coordinación, instrumentos eficaces y que posibiliten que los tres cuerpos -CNP, Guardia Civil y Policía Local- funcionen con la máxima eficacia y resultados apreciables. No habrá problema porque la disposición del ayuntamiento y la Policía Local es de diez y en las mismas condiciones se sitúa la Guardia Civil.

J. C. S.: Hablemos de la coordinación entre el CNP y la Policía Local. En Puertollano se alardea de la buena cooperación en ese sentido y por parte de la administración local se sigue reforzando de efectivos y recursos materiales a la Policía Local ¿Es esta ciudad un ejemplo a seguir?

E. D.: Sabemos que la seguridad es competencia del Estado pero precisamos la colaboración de las fuerzas y cuerpos de seguridad de los ayuntamientos. Es verdad que el Ayuntamiento de Puertollano está haciendo más de lo que se le exige, se está implicando de lleno y en el CNP lo agradecemos muchísimo. La competencia de seguridad es asumida por el Estado, a través de los cuerpos y fuerzas de seguridad, pero se deja una puerta abierta a la colaboración de la Policía Local. Puertollano es un ejemplo a seguir en cuanto a contar con una Policía Local implicada de lleno en la seguridad ciudadana y además completamente integrada con el CNP. Trabajamos juntos como si fuéramos un solo cuerpo y eso es digno de admiración.

J. C. S.: ¿Pasa lo mismo en otras localidades de la provincia?

E. D.: No pasa en todas; es verdad que hay muchas policías locales en la región que están muy implicadas y otras donde este cuerpo no quiere saber nada en temas de seguridad. En nuestra provincia estamos de suerte, incluso en la mayor parte de la región, pero especialmente en Puertollano donde me he encontrado una situación paradigmática.

J. C. S.: Con su dilatada experiencia en sus más de 30 años de servicio ¿Puede percibir cómo ha cambiado el sentir de la ciudadanía con respecto al CNP y la evolución interna de este cuerpo de seguridad?

E. D.: Cuando entré en el CNP me encontré una estructura piramidal donde el comisario estaba casi dándole la mano a Dios y descansaba sobre el resto de la organización, es decir, una estructura jerárquica de ordeno y mando. Ahora que estoy en la cúspide de la pirámide percibo que es al revés; me agrada que ahora esto se sostenga desde abajo. Se gestiona el talento, desde dentro el CNP ha cambiado para bien y se ha convertido en un cuerpo muy profesionalizado donde el policía ingresa para hacer carrera en el cuerpo y no para quedarse en un puesto sin más.

Desde la óptica ciudadana antaño el CNP era más temido que querido. Ahora, en cambio, existe más proximidad porque forma parte del entramado social como algo necesario y estimado por la ciudadanía. Han cambiado las tornas porque ahora se trata de llevar a cabo la seguridad ciudadana centrada en las personas, estar al servicio de ellos. Si antes la premisa era la salvaguarda del orden público ahora es la seguridad ciudadana; son dos conceptos diferentes. El ciudadano es el destinatario de nuestros servicios, percibimos que nos necesita y nos reclama para que solucionemos un problema puntual. Actualmente, el CNP ocupa los primeros puestos de aceptación social tras la Corona. Esto nos estimula y nos motiva para seguir trabajando.

J. C. S.: En esta mejora por lograr una mayor efectividad hay sectores que no ven con malos ojos que se traspasaran las competencias autonómicas en materia de seguridad ¿Qué opina usted?

E. D.: Las policías autonómicas hacen el mismo trabajo que el CNP y en las comunidades autónomas donde se ha producido ese traspaso se ha hecho con normalidad aunque eso no impide que el CNP y la Guardia Civil posean competencias exclusivas en ámbitos como terrorismo, tráfico, seguridad privada y policía judicial.

El CNP dispone de cinco áreas operativas y con el traspaso de competencias, únicamente el cuerpo de seguridad autónomo asume el área de seguridad ciudadana. Ámbitos como extranjería, inteligencia y terrorismo, policía judicial y científica se acometen conjuntamente con el CNP.