Edición mensual - Febrero 2010 - Cultura

El colectivo P’alante comienza el rodaje de un largometraje de producción propia

Rodando una de vampiros

J. Carlos Sanz

Nº 220 - Cultura

Imprimir

El colectivo juvenil “P’alante” se embarca en una de vampiros. Inspirándose en el juego de rol “Mundo de tinieblas” del diseñador Mark Rein Hagen, este colectivo multidisciplinar de Puertollano da el salto al lenguaje cinematográfico para rodar su nuevo proyecto audiovisual “Vampiro”.

Sergio González, cabeza pensante de P’alante, es el artífice narrativo de una trama que aprovecha el tirón de la saga Crepúsculo, convertida en fenómeno mediático para miles de fans. Aunque en este caso, la diferencia es que los protagonistas no son guapos ni apuestos personajes sino un reconocido hacker, Lucca Escribano, que se ve involucrado en una espiral de acontecimientos cuando es contratado por una gran suma de dinero para desenmascarar a la empresa ADIPES, una oscura constructora que ha eliminado a toda su competencia empleando sospechosos métodos de actuación. Lucca Escribano descubrirá una sórdida tapadera tras esta empresa, acontecimiento que pondrá patas arriba la vida privada de Lucca que se verá salpicada por “una trepidante trama vampírica” explica Sergio. Un desenlace donde el protagonista descubrirá que desde antaño, los vampiros han vivido camuflados entre el resto de humanos.

Thriller de producción propia

Sergio se atreve a situar en el género de thriller psicológico este proyecto que lleva en rodaje desde principios de diciembre. Se están grabando secuencias en exteriores, Sergio destaca que hace poco estuvieron rodando en el Centro de Transportes de Puertollano, y en general casi todas las secuencias tendrán como escenario parajes de la localidad. “Es una historia completamente original que no dejará a nadie indiferente” avisa Sergio que pese a ser el cerebro de P’alante no menoscaba la labor de sus compañeros, pues todos son advenedizos en el ámbito cinematográfico.

Lo más jugoso, es que “Vampiro” es una arriesgada apuesta del colectivo pues tanto el rodaje, la caracterización, la interpretación, el sonido e iluminación, en definitiva, todos los entresijos técnicos del proyecto son de producción propia. Una réplica, a pequeña escala, que según Sergio permitirá a los participantes de este proyecto conocer las técnicas de preproducción, producción y postproducción.

Fichas de inscripción para participar

“La ilusión es nuestro mayor presupuesto” agrega Sergio dejando claro que la intención de P’alante no es otra que enriquecerse desde el prisma creativo y tener las puertas abiertas para aquellos que deseen colaborar desde el ámbito técnico o de interpretación. Y es que a través de la web que han creado (www.vampirolapelicula.es) cualquier usuario puede rellenar y mandar por e-mail la ficha de participación.

Sergio detalla que a diferencia de otros proyectos similares, aquellos que quieran involucrarse no pasarán ningún filtro previo en forma de casting y que la colaboración no se acota sólo al tema interpretativo “todo aquél que tenga conocimientos técnicos en iluminación y sonido y que quiera colaborar con nosotros puede hacerlo”. Claro contorno social el de un proyecto que para este colectivo supone adentrarse en otro registro creativo. Momentáneamente, dejan los escenarios tras la buena acogida que tuvieron “Sexgraciados” y “La Sala”, el último montaje teatral que ahondaba en las Experiencias Cercanas a la Muerte desde un punto de vista muy original.

“Vampiro nace para enseñar, entretener y mantener el nivel de esta compañía que año tras año ha demostrado estar en continuo crecimiento y evolucionar humildemente para dar al público nuevas historias y algo que contar” afirma convencido un Sergio González que debuta como director de rodaje ampliando su bagaje formativo.

De momento, no hay fecha de estreno prevista. En P’alante no hay prisas; son conscientes de que en esta ocasión prefieren un trabajo presentable y bien hecho a precipitarse. Luego tocará el farragoso montaje final aunque Sergio confía en que lo sacarán adelante.