Edición mensual - Enero 2010 - Sociedad

La Biblioteca Municipal y nuestros mayores

La Biblioteca Municipal y nuestros mayores

Luis F. Ramírez Madrid

Nº 219 - Sociedad

Imprimir

El lunes, día 28 de diciembre de 2009, hicimos una visita a la Residencia de Ancianos para estar con ellos y aprovechar para dar una “vueltita” por imágenes de los años sesenta. Una actividad que les entusiasmó porque al ver retratos imágenes de personas, de calles, y casas de antaño de la localidad, le llegaron recuerdos muy entrañables, acompañados de alguna sorpresa, de comentarios, de emociones, y, también, de aportación de datos concretos que no conocíamos.

Imágenes, oficios y experiencias

La Biblioteca Municipal, que mantiene el objetivo de ser un servicio integrador para todos, no podía dejar de lado en sus actividades a nuestros mayores, y es por eso que nos acercamos a la Residencia de Ancianos. Además de cederles películas de la videoteca de la Biblioteca Municipal a nuestros mayores con el fin de que las proyecten en sus ratos de ocio; y poner facilidades para realizar prestamos a domicilio de una serie de fondos bibliográficos; venimos a vuestra casa a hablar de historia, a enseñaros imágenes de aquellas exposiciones que sobre décadas pasadas realizó el Archivo Municipal, a hablar de los oficios de ayer y a intentar hacer posible la transmisión de experiencias, conocimiento y valores de los mayores al resto del tejido social de la localidad.

Hace 50 años

Les acercamos la exposición de los Años sesenta, con unas imágenes que les hicieron recordar aquellos tiempos, en los que daban comienzo muchos cambios que iban a incidir en la economía de la localidad; unos tiempos en los que se puso en marcha el complejo industrial de empresas transformadoras de derivados del petróleo (que azuzaría la crisis de la minería del carbón y el cierre definitivo de las de pizarra); unos tiempos que marcaron la cota máxima de población en Puertollano con 57.298 habitantes, a pesar de la emigración de centenares de puertollanenses a Alemania y cerca de 1.600 puestos de trabajo perdidos; unos tiempos de cambios, de una generación cuyas señas de identidad se encontraban en la lucha contra todo tipo de discriminaciones sexuales, raciales y culturales; y unos tiempos agitados y rebeldes, pero con inquietud, ilusión y deseos de transformación.

Trabajo, obras y política

Les pasamos aquellas imágenes del mundo laboral e industrial de Puertollano (de las minas de carbón y de pizarra, de las obras de Sevillana, de la nueva Refinería, de los emigrantes de Puertollano en Alemania y otras entidades económicas de menor entidad); de obras de transformación de la ciudad (calles, avenidas y plazas, de viviendas, centros educativos, fuentes luminosas del paseo con el Reloj de flores, etc.); de la vida municipal (con las visitas del Jefe del Estado, la del Príncipe de España, concejales y gobernadores).

Enseñanza, deportes y fiestas

Otro bloque de imágenes que visionaron fue el relacionado con la enseñanza (escuelas, escolares, etc.); los deportes (con una representación de todos los deportes y de todas las modalidades, incluyendo al equipo de fútbol de la ENCASO); las fiestas (las ferias, la Semana Santa, los toros, el Santo Voto, los Festivales de España, etc.); los anuncios comerciales (que mostraban cómo era la vida en aquéllos años) y el cine (con carteles de las películas que se proyectaron en los cines de la localidad).

Vida cotidiana de nuestras gentes

Para el final, dejamos ese conjunto de fotografías que no podían faltar en las que se muestran diferentes aspectos de la vida cotidiana a lo largo de esa década. Fue el más numeroso y el más atractivo para todos ya que en él aparecen nuestras gentes realizando todo tipo de actividades: comuniones, bodas, en reuniones, etc.

Un viaje al pasado muy entrañable

La exposición les entusiasmó mucho y les trajo recuerdos muy entrañables al ver imágenes de personas de la localidad, de calles, monumentos y casas de antaño, etc. En el transcurso de la guía virtual, algunos comentaban entre ellos aspectos de determinadas fotos, otros aportaron datos que nosotros no conocíamos, revelando detalles que conocieron de primera mano. Hubo a quien se le pusieron los ojos llorosos y quienes se sorprendieron reconociendo a amigos y conocidos de entonces. Estas actividades tienen resultados terapéuticos, porque el hecho de recordar les ayuda, les aflora la sonrisa y dan un paseo por años pasados que a ellos les traen buenos recuerdos. Esta es una iniciativa muy del gusto de los mayores y que esperamos les ayude a hacer más llevadera la estancia en aquel centro, haciéndoles sentir que su colaboración continúa siendo importante.

Volver

Comprobando el entusiasmo de nuestros mayores contemplando imágenes de décadas pasadas, hemos decidido volver el martes 29 a visitarlos para hablar de oficios desaparecidos y de otras imágenes que les permita continuar recordando el ayer.