Edición mensual - Julio 2009 - Puertollano

El conservatorio de música “Pablo Sorozábal” de Puertollano cumple un cuarto de siglo y lo celebra por todo lo alto con multitud de actividades y conciertos

Veinticinco años de música

Mónica Adán

Nº 213 - Puertollano

Imprimir

Lo que empezó siendo un aula de música dependiente, primero de Córdoba, y luego de Madrid, se ha convertido hoy por hoy en el Conservatorio Profesional de música “Pablo Sorozábal”, que ya cumple veinticinco años de enseñanzas en nuestra localidad y lo ha celebrado con, ni más ni menos, 70 actuaciones a lo largo de todo el curso.

Este año 2009 es el año de Haydn y Haendel y el conservatorio se ha volcado en estos dos genios de la música para preparar muchos de los actos conmemorativos de su vigésimo quinto cumpleaños que, aunque como hemos dicho, han sido muchísimos, no han bastado para tocar todos los palos que les hubiera gustado. “Ha sido un año demasiado denso para todos, 70 conciertos son muchos para los alumnos y para la gente y los próximos años nos centraremos más en menos proyectos, a pesar de que lo que hemos hecho ha sido muestra de una buenísima calidad” comenta Adolfo Muñiz, director del centro. “Aún así, hemos dejado algunas cosas por hacer que retomaremos el curso próximo, como un homenaje al año Albéniz, que también ha sido éste y no nos ha dado tiempo”.

Después de estos 25 años, el conservatorio ha evolucionado, no sólo a nivel de independencia académica sino también en otros muchos aspectos. Desde la implantación de la LOGSE, hace 15 años, se han formado dos orquestas de grado elemental y dos bandas, cosa que antes era impensable. “Las bandas son importantísimas para un conservatorio, esto fue uno de los principales aciertos de la LOGSE con respecto a nosotros porque las bandas son nuestro escaparate, donde se puede apreciar la calidad de las enseñanzas de una escuela”, dice Muñiz.

Por otro lado hay que destacar la gran calidad y variedad de las enseñanzas impartidas en el conservatorio. A día de hoy, el conservatorio de Puertollano es el centro con más especialidades de toda la región, cuenta con veintiuna especialidades de las cuales dos, guitarra flamenca y clave, sólo se imparten aquí.

En cuanto a la afluencia de alumnado, nos cuenta Muñiz que actualmente estudian en el centro 345 alumnos y hay 140 peticiones de ingreso para el próximo curso, lo que da fe de su buena salud.

“La música no entiende de elitismos”

A pesar del buenísimo estado de salud de nuestro centro, al hablar de la música como enseñanza y mucho más como profesión hay, aún hoy, un pensamiento muy generalizado que carga de prejuicios estos aprendizajes. Opiniones como que es caro o que no es una opción de futuro lo suficientemente sólida son los más escuchados.

“La gente está muy equivocada con respecto a esto, la música no entiende de elitismo. Puede que hace 200 años sí fuera caro ser músico pero hoy en día existe un sistema de becas muy bueno, para ingresar sólo se piden condiciones de edad y, hasta que se puede adquirir el instrumento en cuestión, hay un sistema de préstamo de instrumentos, por lo que, en principio, el gasto es mínimo.”

A la hora de comprar un instrumento para empezar el aprendizaje habría que desembolsar de unos 100 a unos 200 euros, dependiendo del tipo de instrumento. “Un violín no es más caro que una videoconsola, es más, en muchos casos es más barato y, sin embargo, la gente no se plantea lo gravoso cuando se trata de un videojuego”.

Y es que el entrenamiento musical no es meramente un entretenimiento, ni el desarrollo de una habilidad sino que estudiar música ayuda a desarrollar todo un abanico de valores y aptitudes. “La música ayuda a organizar la mente, al desarrollo de muchas capacidades. Además la gente que viene al conservatorio tiene mucho mérito porque es obligatorio compaginar la música con los estudios convencionales así que los chicos aprenden a gestionar el tiempo”, nos cuenta Adolfo.

“Todo es educable”

Otro de los prejuicios que se plantean ante la posibilidad de iniciar una preparación musical es el hecho de las aptitudes y conocimientos que se requieren para ello. Sin embargo, nos cuenta Adolfo Muñiz, “para entrar en el grado elemental no hay prueba de nivel de conocimientos, aquí la gente viene a adquirir formación. Las pruebas de acceso no son pruebas de conocimiento, son pruebas de madurez rítmica, melódica y auditiva. Esto se hace porque hay que excluir de alguna forma, hay que someterse a las plazas que tenemos. A pesar de esto, no quiere decir nada, puede que los primeros que quedan en las pruebas luego no desarrollen tanto las capacidades como otros que han quedado por debajo, todo consiste en el esfuerzo. Todo es educable”.

El plan de estudios al que se enfrentan los estudiantes de cada una de las especialidades tiene tres tipos de clases: prácticas instrumentales individuales, colectivas y de lenguaje musical. Todas ellas se compaginan desde el primer día con el objetivo de que el alumno ejercite todo lo que aprende en las clases teóricas. Además hay que contar con las actuaciones, el fruto de todo el esfuerzo y el resultado de una buena enseñanza.

“Podemos enorgullecernos de que nuestros alumnos tienen mucho éxito una vez salen del centro. Todos tienen que salir fuera porque en Castilla-La Mancha no hay centro superior, somos la única comunidad que no lo tiene. Pero muchos de nuestros alumnos están teniendo gran proyección, incluso fuera de España”.

Nos cuenta Muñiz que el elenco de alumnos que están triunfando musicalmente es muy grande. Laura Lobo, violonchelista que toca en la Orquesta Nacional, otro chico que estudia canto y piano y que ha sido llamado al Coro Mundial, Enrique Rodríguez, trompetista ganador del certamen “Jóvenes Artistas de Castilla la Mancha”,… “son sólo un ejemplo, pero lo triste es que no se conozca, que no se sepa del talento que tenemos, porque la música sigue siendo una enseñanza minoritaria. Si uno de nuestros ciudadanos estuviera en la selección nacional de algún deporte seguro que se sabría, pero de nuestros músicos no se tienen noticias”.

Promocionando la música

Además de los 70 conciertos que se han realizado durante este curso escolar, algo extraordinario, ya que otros años el número de conciertos ha rondado los 50, el conservatorio lleva mucho tiempo realizando una labor promocional de la música en nuestra localidad. “Todos los años realizamos conciertos pedagógicos. Antes se hacía en el auditorio y se invitaba a todos los colegios. Ahora preferimos hacerlo de otro modo, les damos a elegir entre ir nosotros a los centros o que los colegios vengan aquí, al auditorio, que es mucho mejor porque hay instrumentos que no podemos trasladar”.

En estos conciertos, los chicos reciben una muestra de todos los instrumentos y disfrutan de la música de un modo lúdico.

En otro ámbito, también desde su página web, el conservatorio promociona y da información sobre todo lo que tiene que ver con ellos. Es una página muy completa en la que se puede encontrar desde información acerca de instalaciones, pruebas de acceso o programas hasta cosas tan curiosas como un proyecto llamado “canal conserpuertollano” en el que los profesores incluyen videos que encuentran en la red y que resultan curiosos e interesantes para los alumnos o para todo aquel que quiera consultarlos. Y para los indecisos o simplemente para quien quiera conocer cómo suenan, existe una aplicación en la que se puede escuchar y ver cada uno de los instrumentos.

“La página se actualiza cada dos días y la ha confeccionado uno de nuestros profesores por lo que cualquiera que esté interesado puede acercarse a nosotros sin problema”.

Una actividad incesante

Sin contar con los conciertos, los alumnos de nuestro conservatorio sacan todavía más tiempo para realizar todo tipo de actividades y colaboraciones a las que, según su director, están totalmente abiertos.

La más próxima ha sido en la inauguración del Festival de Teatro Clásico de Almagro, en el que otros años ya han participado, pero esta vez lo han hecho de un modo muy especial: con cinco actuaciones en cinco puntos distintos del recorrido de la comitiva. “Se trata de cinco grupos de instrumentos que realizan una pequeña actuación en plena calle con cinco estilos distintos: un cuarteto de cuerda, una guitarra flamenca,…” nos cuenta Adolfo.

También existe una interrelación con otros conservatorios, de modo que los alumnos se trasladan a tocar a sitios distintos y se hacen intercambios, actividades que resultan muy enriquecedoras.

“Fue muy interesante el intercambio que se hizo con el conservatorio de Elche, con el que tenemos mucha relación. Lo hicimos con nuestra orquesta de plectro que, por cierto no hay muchos conservatorios que tengan instrumentos de púa y nosotros somos uno de ellos. Ellos vinieron el año pasado y este año hemos ido nosotros allí.”

Otra de sus colaboraciones recientes ha sido en un acontecimiento celebrado por primera vez este pasado mes de Junio en Puertollano, la “I Muestra de Enseñanzas Artísticas” promovida por la Concejalía de Educación y en la que estuvieron representadas varias expresiones artísticas que se trabajan en nuestra ciudad como el teatro, la danza y, por supuesto, la música.

Encuentro de Orquestas

Aunque todo lo que se ha hecho este año ha dejado buen sabor de boca en el director del conservatorio y, en general, en la población, lo que más destaca Muñiz de este año es el Encuentro de Orquestas de los Conservatorios de Castilla la Mancha, que se realizó el pasado 26 de abril en el Auditorio Municipal. El acto quiso culminar un año especialmente importante para los alumnos del centro. A él acudieron los cinco directores de los cinco conservatorios de la región, cosa que no había ocurrido hasta entonces con motivo de ningún acto académico.

“El encuentro aglutinó a mucha gente, los alumnos lo vivieron muy intensamente y todos nosotros también. Se invitó a todas las orquestas de todos los conservatorios de la región. Reunidos eran 300 alumnos en total, y vino la consejera de educación, la delegada de educación y también el alcalde. Nos sentimos muy arropados por todos, también por las autoridades ya que hay que agradecer siempre el apoyo a este tipo de enseñanzas, minoritarias, pero que no por eso dejan de ser importantes”.

La reciente consejera de educación, Mari Ángeles García, habló muy favorablemente del trabajo de los conservatorios después de esta muestra en la que, según sus declaraciones, los directores dieron fe de su callada labor y fueron capaces de cohesionar lo mejor de cada uno de sus alumnos.

El espectáculo fue un éxito en el que se pudo ver la interacción entre los diversos alumnados de los distintos centros con resultados muy buenos y el beneplácito de los asistentes. En definitiva, como el propio Muñiz comenta “las orquestas son el espejo de sus conservatorios, de la calidad de su enseñanza y de la evolución de su alumnado”.

En cuanto a próximos proyectos, el director no quiere desvelar nada por el momento, ya que, según dice, todo está aún en el aire, pero lo que tiene claro es que seguirán con un calendario muy completo, aunque no tan apretado como el de este curso aniversario para el que todos han exprimido lo mejor de sus talentos.