Edición mensual - Julio 2009 - Opinión

El milagro

El observador

Nº 213 - Opinión

Imprimir

Todos intuitivamente confiamos en el milagro, nos hace mantener viva la esperanza, lo imposible también tiene solución, todos esperamos que un milagro cambie nuestra vida ¿Cuál es la naturaleza del milagro? Un milagro es un hecho maravilloso que causa admiración y asombro, de origen sobrenatural y divino.

Milagro es todo aquello que no se ajusta a nuestra programación mental, podríamos caminar sobre las aguas si realmente creyéramos que podemos hacerlo, vivimos lo que somos capaces de creer, si uno tiene la suficiente fe el hecho se da (existen numerosas pruebas de ello), nos lo impiden nuestros condicionamientos mentales.

La realidad siempre nos va a sorprender, nunca es como uno espera que sea, desprogramarse es no esperar nada, dejar que la realidad se muestre ella misma, desprenderse de los juicios o ideas que nos impiden ver el Todo. La desprogramación nos conecta con un universo de posibilidades infinitas, puesto que el origen del universo es mental la conexión con el mental nos hace participar de la creación.

El sueño es el reflejo de nuestro pensamiento, si uno despierta en un sueño puede soñar lo que quiera, no existen reglas, la realidad es un folio en blanco en el que podemos escribir lo que queramos. La verdadera magia es poder modificar el transcurso de los acontecimientos mentalmente, todos somos creadores de nuestra realidad sin límites, a veces las leyes físicas se tambalean y la realidad muestra su ductilidad.

Deberíamos confiar más en nosotros mismos, en la realidad que generamos continuamente o al menos ser conscientes de nuestra propia limitación.

En estos tiempos que corren de división y conflicto conviene recordar que todo está unido pues no existen fronteras, toda división es aparente, lo que hacemos al otro nos lo hacemos también a nosotros mismos, para desprogramarnos totalmente debemos de abandonar todo conflicto con la propia realidad que actualmente no comprendemos.

La vida como el sueño es una sucesión de imágenes, un sueño generado por nuestra pituitaria, nuestro cuerpo es una imagen de nosotros hecha de luz como toda imagen, todo tiene su imagen también los pensamientos. La realidad es una imagen que se refleja en nuestra consciencia, la percepción lo es todo, si somos capaces de ver como nunca hemos visto la vida entera nos parecerá un milagro.