Edición mensual - Julio 2009 - Cultura

Érase una vez… FELIP 09

Mónica Adán

Nº 213 - Cultura

Imprimir

Acabamos de dar carpetazo a la celebración de nuestra Feria del Libro, uno de los eventos culturales más importantes de nuestra ciudad y que ha supuesto un recorrido, una vez más, por las páginas de nuestra cultura local, de las novedades editoriales más importantes y de los libros de siempre.

Esta fiesta del libro que nos ha ocupado desde el 20 hasta el 28 de junio ha regalado muchos buenos momentos a los ciudadanos que han decidido acercarse a alguna de sus múltiples actividades. Se trata de promover la lectura como lo que es, un placer valioso, y para ello se han aunado esfuerzos por parte de la Concejalía, la Biblioteca Municipal y todas las asociaciones participantes.

Las actividades se desarrollaron en tres espacios: el paseo de San Gregorio, la Casa de Cultura y las casetas específicamente montadas para el evento, de modo que cada actividad pudiera realizarse lo más cómodamente posible.

El sábado día 20 comenzaba el espectáculo con la inauguración del evento, a cargo de Luis Fernando Ramírez y del concejal de cultura Luis Pizarro. En ella se destacó la importancia del libro y de la lectura y la necesidad de la existencia de éstos en nuestra vida.

Después se iniciaban los talleres, el de pintura de cara a cargo de la asociación Tábula fue el elegido para este primer día y que se repetiría durante casi todos los días de la semana. Los títeres hicieron las delicias de niños y mayores a cargo de Ángeles de trapo y su espectáculo Circo móvil que nos traslada al mundo del espectáculo circense en el que los pequeños animalitos realizaron acrobacias y travesuras de todo tipo.

La firma de libros, un clásico de cualquier feria, comenzó con la visita de Pilar Lozano Carbayo, gran periodista y escritora de literatura infantil, donde ha cosechado también éxitos tan notables como el prestigioso premio “Barco de Vapor” por su novela Siete reporteros y un periódico o el, más reciente, premio “Edebé” por ¡No es tan fácil ser niño!, una particular visión de la aventura de la infancia por parte de Fernando, su protagonista.

El domingo 21 se dedicó a un taller que quiso ser un emotivo recuerdo para unos y una diversión distinta para otros: los juegos tradicionales, impartidos por la Asociación La Carbura.

El espectáculo también estaba asegurado con la representación de Cyrano, una historia de narices de Ana T. Lara, una visión muy particular de la historia del famoso personaje en la que conviven el amor, la risa y la historia.

Por su parte, “Ángeles de trapo” volvió a la carga con Tres historias tres, donde los títeres cuentan con la participación de los niños en la trama de tres cuentos: el diablo y el panadero, el payaso jardinero y la princesa del lugar.

La firma de libros quedó a cargo de la joven ilustradora Raquel Marín Ezquerro.

El lunes 22 comenzó con flores, pero en este caso flores de papel que confeccionaron los chicos junto a la Asociación Tierra media.

Después nos fuimos al teatro A cuatro patas de Ágada Teatro, que llevó a los más pequeños a la selva de mano de unos animales con muchas ganas de jugar y cantar con ellos.

Los libros estuvieron rubricados por la escritora local Luisa Gallardo, autora del libro gastronómico La cocina cultural del Valle de Alcudia, y la naturópata y reflexóloga Rianne Orantes con su libro Tú puedes decir ¡No! A las personas que se comportan mal con los niños, que trata el tema de la violencia hacia la infancia y los abusos a menores, pero dirigido a los niños. Es una obra pedagógica para que los menores sepan cómo reaccionar ante este tipo de situaciones.

El martes 23 se inauguraron dos talleres que mostraron dos maneras muy distintas de diversión: la interacción con la naturaleza y las manualidades por un lado y el de los juegos de rol por otro. Fueron el taller de cometas de hilo, a cargo de Asociación Pa’lante, y el de Munchking, a cargo de Asociación Tierra Media.

Los chicos de Rayuela dieron la nota teatral con “El regalo y otros relatos” y “Ana y los Piratas” y el día terminó con, ni más ni menos que cuatro escritores, bolígrafo en mano, en las casetas: Ángel Fernández-Camuñas nos presentó su última novela, Nómadas de la memoria, una historia de maquis y de posguerra en tierras de Castilla la Mancha, el poeta ciudadrealeño Chema T. Fabero, nuestro concejal y escritor Luis Pizarro y Julián López, quien presentaba Pensar y vivir la ciudad industrial, un estudio antropológico sobre este tipo de ciudades.

El miércoles 24 le tocó el turno a la Asociación Animamundi y a su taller de fundas para móviles, que gustó mucho a los participantes. Los chicos de Asociación Tierra Media también volvieron con un divertidísimo taller de The Jungle Speed, un juego de agilidad mental y visual.

En teatro, los chicos de Pa’lante Teatro despidieron su obra La sala, ópera prima de Sergio González, que ya habían representado en varias ocasiones en la localidad y otras tantas fuera. El único problemilla fue que se encontraron con las butacas llenas de niños en lugar de mayores, público al que va dirigido la obra pero, a pesar de todo, la función continuó y resultó un éxito.

A última hora de la tarde, una avalancha de escritores se afanaron en presentar y dedicar sus libros, en este caso siete, entre los que se encontraban los locales Casimiro Sánchez Calderón, Mª Teresa García Molina, Manuel Ciudad Ruiz, Isabel Jiménez Romero y el poeta Luís García Pérez.

El antropólogo Elías Zamora también firmó sus libros por segundo año consecutivo.

El jueves 25 volvimos a disfrutar de los juegos tradicionales de la Asociación la Carbura y las Asociaciones Puerto Bosco y Pa’lante siguieron con las manualidades en los talleres de molinillos de fieltro y de chapas. Por la tarde, Tábula inauguró su taller de dibujo.

Fueron los espectáculos teatrales los que se suprimieron este día para dejar paso a la entrega de premios del I Certamen de cuentos “Desde el castillete”, promovido por la Concejalía de Educación. Las ganadoras de las dos categorías, cuento para niños de 6 a 8 años y de 9 a 12 años, fueron Sonia Luchena por Un regalo a la luna y Gloria Herrero por El viejo tronco, quedando en segundo lugar Isabel Jiménez y Gema Pérez.

En la firma de libros tuvimos viejos conocidos como Santos Rico, locales como Antonio Merino Madrid y una gran poetisa, quizá el mayor regalo de esta feria, Ada Salas con su libro Esto no es el silencio.

El viernes 26 fue un día especial en muchos ámbitos. En primer lugar tuvimos un taller muy novedoso y original dirigido por la Asociación Pa’lante, el taller de Stop Motions o, para que nos entendamos, animación con plastilina, en el que los chicos confeccionaron una pequeña historia audiovisual con este método.

En segundo lugar tuvimos otro evento que ya se lleva realizando tres años y que es siempre una de las actividades estrella de esta feria: el III Mini Maratón de Cuentos, en el que varios Cuentacuentos se turnan y hacen disfrutar a niños y mayores. Fueron nuestro ya conocidísimo Aldo Méndez, Sonia Luchena, Rafael Ordóñez y un sorprendente Pep Bruno. Contaron cuentos de todos los lugares del mundo, algunos conocidísimos y otros totalmente novedosos, pero todos reinventados por estos magos de la oralidad.

En la firma de libros estuvieron los propios Aldo Méndez, Pep Bruno y Rafael Ordóñez con sus libros Versos para leer con paraguas, Cuentos de adultos y Sopa de Europa respectivamente. También Luis García Martín, poeta de la experiencia y narrador, y la narradora natural de Puertollano María Dueñas Vinuesa, que acaba de publicar en la editorial Planeta su novela El tiempo entre costuras.

El sábado 27 se refugió del calor con el taller de agua de la Asociación Tierra Media y siguió con otro taller a cargo de Gustavo Otero dedicado a la “dibumagia” y con los chicos de Pa’lante y sus broches de fieltro.

El narrador infantil Roberto Aliaga visitó la feria y firmó algunos de sus libros más recientes como La oficina de los objetos perdidos y encontrados o El cactus del desierto. También asistió Manuel José Estévez y los locales Manuel Valero y Manuel Juliá.

El domingo 28 la feria terminaba con un sabor agridulce por el gran éxito y el esfuerzo realizado. Aún así los talleres continuaron con el de escudos y espadas y el de broches artesanos, a cargo de Tierra Media y Animamundi.

Se retomó también el espectáculo con Palike Teatro y sus marionetas, que escenificaron El conejo preguntón y la mar salada, dos cuentos que enseñan y hacen reflexionar sobre distintas actitudes humanas.

Después Pablo Albo nos hizo imaginar monstruos espeluznantes que finalmente resultan no serlo tanto en Cuentos de miedo que dan risa, espectáculo que cerró la feria.

Sólo nos quedó acudir a la última firma de libros, esa tarde a cargo del propio Pablo Albo, que se fue corriendo del escenario a la mesa para poder atender a todo el que quiso acercarse a conocerlo.

En definitiva, esta ha sido una Feria del Libro que, como cada año, se ha superado tanto en espectáculo y organización, desde mi punto de vista mejor que años pasados, como en presupuesto, unos 40.000 euros según el concejal Pizarro anunciaba.

En cuanto a otras cifras: 22 personas atendiendo las casetas, 22 talleres, 22 editoriales, 3 librerías locales y más de 23.000 libros para el disfrute de niños y mayores.

En cuanto a resultados: unos 60 participantes en los talleres y una afluencia de público notable aunque, tal vez, la asignatura pendiente sea crear más actividades para adultos y atraer al público más mayor para que sea más partícipe de esta fiesta de los libros.