Edición mensual - Abril 2009 - Sociedad

inmigración ... inmigración ... inmigración

Crisis e inmigración:un viaje a ninguna parte

Mónica Adán

Con una tasa de desempleo del 13% en Puertollano y con la provincia de Ciudad Real en el segundo puesto del ranking de pérdida de empleo de Castilla la Mancha, podemos decir que el concepto tan manoseado de la “crisis” es una realidad patente también en nuestro entorno. Sin embargo, la crisis no afecta por igual a todos los colectivos sino que sus consecuencias se acusan aún más en personas de bajo nivel adquisitivo o en riesgo de exclusión. Ambas características suelen darse en el caso de la población inmigrante, que en Puertollano asciende al 4,5% del total, es decir, 2.319 personas.

Estamos ante muchas personas que, como otros tuvieron que hacer en su tiempo, han dejado tierra y familia con la esperanza de un mejor futuro. “Yo nunca volvería a Colombia aunque lo echo mucho de menos, porque allí mi hijo no estaría a salvo y no tendría futuro”, comenta Zaider, una chica colombiana que lleva aquí ocho años. En el caso de Zaider, podemos decir que hay un final parcialmente feliz ya que, a pesar de haber pasado por momentos muy críticos, en la actualidad es legal y trabaja dignamente. Pero ese mejor futuro no siempre se hace realidad y muchos inmigrantes se encuentran cada día desamparados y en situaciones complicadas en nuestra ciudad.

En atención a esta situación, el Ayuntamiento de Puertollano habilitó en 2008 un servicio dirigido a la población inmigrante, el Servicio de Atención y Mediación Intercultural (SAMI), ubicado en la calle Benéfica. Rosa Caballero, concejala de inmigración de Puertollano, está al frente de este proyecto que nació a raíz de una subvención de la Consejería de Bienestar Social y que actualmente cuenta ya con una gran afluencia por parte de la población inmigrante de nuestra ciudad.

Mónica Adán

Nº 210 - Sociedad

Imprimir

Entrevista a Rosa Caballero sobre el SAMI

“Somos una concejalía transversal”

Mónica Adán: ¿Cómo valoráis en la concejalía la actual tasa de inmigrantes, un 4,5% en Puertollano?

Rosa Caballero: Es una tasa pequeña en comparación con otras poblaciones de la provincia y a nivel nacional. Está aumentando mucho, un 1% en el último año, pero sigue siendo muy baja.

M. A.: En cuanto al SAMI, ¿qué aporta este servicio?

R. C.: El SAMI trata de facilitar el acceso a los recursos públicos y privados que tienen los inmigrantes en nuestra localidad. Para que puedan acceder al trabajo, informarse sobre extranjería, para la rea-grupación familiar y también para servir de mediación entre las personas autóctonas y los que vienen de fuera y que pueda existir una relación intercultural. Nosotros damos mucha información con el fin de que se aprovechen de todas las prestaciones que les puede ofrecer Bienestar Social, y también les informamos sobre las asociaciones que les pueden prestar una ayuda.

M. A.: Y ¿a nivel de actividades?

R. C.: Tenemos una Semana Intercultural, del 20 al 25 de Abril, en la que intentamos darnos a conocer y que sepan dónde estamos. Vamos a comenzar en septiembre un “Taller diario de viaje”, un proyecto que está abierto a inscripción y en el que queremos que, tanto los inmigrantes como las personas de nuestra ciudad, cuenten sus vivencias. Con todas ellas se quiere confeccionar un libro. También tenemos clases de relajación y otros proyectos que esperamos que puedan realizarse finalmente como son las clases de español para extranjeros, en colaboración con Cruz Roja, cursos de informática, etc. El objetivo es que el inmigrante se integre en nuestra ciudad de la mejor manera posible.

M. A.: ¿Cuál es vuestra relación con el resto de asociaciones u ONGs?

R. C.: Nosotros tenemos una labor de coordinación de todas las asociaciones, queremos ser un nexo de unión y para ello trabajamos con la Mesa de Inmigración en la que participan Cruz Roja, Todos Iguales, Jaima, Caritas, La iglesia Cristiana Evangélica, ACCEM y los sindicatos CCOO y UGT.

M. A.: ¿Con qué problemáticas os llega la gente al SAMI?

R. C.: Sobre todo vienen para informarse sobre la documentación de extranjería, otros por la reagrupación, porque quieren traer a sus familias, y también se da mucha información laboral. Para ello tenemos la intermediación lingüística, en la que existe un traductor para las personas que tienen problemas de comunicación.

M. A.: ¿Cómo os organizáis aquí, cómo trabajáis?

R. C.: En la concejalía estamos cuatro y, como es nueva, estamos muy coordinados, muy sensibilizados con el problema de la inmigración y trabajamos en equipo. Cada uno tiene sus funciones e intentamos que quien venga se sienta bien atendido. Pero sobre todo estamos en coordinación con mucha gente, con Bienestar Social, con Igualdad, con Juventud,… somos una concejalía transversal.

M. A.: ¿Sobre qué aspectos del inmigrante habría que hacer hincapié para la inserción?

R. C.: A nosotros nos importa mucho y trabajamos por la imagen del inmigrante, que se le vea como alguien trabajador, formado. El inmigrante es la persona más valiente y preparada, porque es capaz de salir a buscar un futuro mejor. También es bueno que se sepa que muchos inmigrantes que están ya establecidos se ofrecen a colaborar con nosotros o con asociaciones para favorecer a otras personas que lo puedan necesitar.