Edición mensual - Abril 2009 - Puertollano

La feria de las mutaciones

J. Carlos Sanz

Nº 210 - Puertollano

Imprimir

Una ceremonia escénica de contrayentes que finaliza con la comilona de una paella valenciana entre actores y asistentes. Una alemana que deconstruye los fundamentos de la danza durante 55 minutos al más puro estilo charcutero, esto es, descuartizando el cuerpo, el movimiento corporal y la voz, convirtiendo los trozos en fragmentos irrecomponibles de lo que se supone que es danza. Una payasa todoterreno que lo mismo lo pone todo perdido de irreverencia como de repente toca el saxofón y te hace sentir en el cielo de la creatividad. Son extractos de lo que pudo verse en la XIII edición de la Feria de Teatro de Castilla-La Mancha, una biopsia que demuestra que otra forma de hacer teatro, que otro modelo de diseñar dramaturgia existe y que Puertollano y Almodóvar del Campo, las sedes de este evento organizado por la Consejería de Cultura, albergan una feria híbrida, de espíritu mutante y trufada de propuestas “raritas”. Al parecer la fórmula funciona, la feria ya ha consolidado su camaleónica identidad y por lo visto es del agrado de los numerosos programadores y gestores teatrales que durante cuatro días acuden para “pescar” las propuestas diversas que habitan en este caladero teatral.

Todos los años, desde la Dirección de la feria se perjura por activa y por pasiva que el volumen de contrataciones es destacable, que esta programación tan apegada a lo actual y los nuevos lenguajes escénicos es un escaparate idóneo con el que el gobierno regional divulga una imagen contemporánea y de estar al día, aunque también hay que tirar para casa y el que algunas compañías castellano-manchegas estén presentes en la programación es un detalle por parte de una feria cuyo leitmotiv gravita en abrir fronteras, en traspasar registros, en eliminar endemismos en aras de una oferta ecléctica y no condicionada.

Suponemos que en esta edición habrá ocurrido algo similar, elevado nivel de contrataciones, incorporación de algunos de estos montajes a la Red de Teatros de Castilla-La Mancha e hipotético afianzamiento de la feria en el calendario nacional, que debe ser percibida como un ecosistema creativo que los programadores no pueden perderse.

Aunque también hay sombras, aspectos por perfeccionar y no nos referimos al apartado de la programación. Es obvio que Andrés Beladíez, Director Artístico del evento, se recorre buena parte de los escenarios de España y Europa con el anhelo de traer aquellos montajes que den el perfil requerido, combinación de lenguajes, revisionismo de registros, incorporación de nuevos elementos escénicos. Lo que ya no está tan a la altura es el ámbito organizativo pues conviene mejorar la promoción de este evento con, pongamos, más antelación; es decir, darle más publicidad, que ésta no sea en el último momento pues si luego tanto políticos como dirección de la feria arengan en sus discursos a la “ciudadanía” para que vean todo lo que aquí se trae, luego no se traduzca en una pírrica presencia de ciudadanos o en ciertas cortapisas que encuentran a la hora de acceder a las representaciones. “Esto es una feria” me comentaba Beladíez y no le quito la razón; aquí la preferencia son los gestores, a la dirección le mueve una intención de profesionalizar el evento, de dirigirlo preferentemente a programadores y demás fauna, tentativa lícita pero que fricciona con los discursos que se hacen de cara a la galería donde se hace un llamamiento masivo a una población que o bien no se entera de que hay una feria de teatro o no encuentran la suficiente motivación para asistir. A fin de cuentas, este vivero de propuestas debe luego extrapolarse a los teatros de la región, son los ciudadanos los que deben juzgar la efectividad o no del evento asistiendo a las representaciones seleccionadas. En fin, que no estaría mal equilibrar profesionalización con aperturismo para la población.

En el plano creativo, poco a poco la feria apuesta por una dimensión más internacional. Este año, un ramillete importante de compañías provenientes de Alemania, Finlandia, Bélgica, Argentina, Portugal, Francia, lo cual está muy bien porque demuestra que la dirección del evento rehuye del ombliguismo. En cuanto a la presencia de compañías regionales, en líneas generales mantienen el tipo; algunas como “Ultramarinos de Lucas” se atreven a transgredir las temáticas del teatro infantil, presentando una propuesta donde la muerte se explica a los niños desde una óptica resolutiva. Pero también se nota cierto “amiguismo” con algunos montajes cuyo gancho consiste en tener a un conocido actor en su reparto de actores.

Algunos montajes significativos de esta edición

Pero para muestra un botón y destacamos a continuación tres de los montajes más significativos a nuestro juicio:

En danza, la finlandesa Susanna Leinonen que puso en escena “No one, just your friend and Trickle, green oak”. Una propuesta de danza actual que atiende a otras coordenadas expresivas y que sorprendió por su innovación. Una magistral composición musical jaspeada de electrónica oscura y sonidos electroacústicos contemporáneos, como si Markus Stockhausen y Orbital se hubieran juntado, y que servía de apoyatura para bailarinas que ejecutaban movimientos contraídos, lentos y que rozan lo abstracto. Danza del Círculo Polar Ártico donde sólo faltó la aparición de la aurora boreal.

Como montaje inclasificable “Mirando a Yukali” de Alba Sarraute, una oda al dadaísmo conducido por la magistral Sarraute que hizo gala de un arsenal de recursos expresivos de alto voltaje. Una singular propuesta donde el humor y el drama combaten a muerte, como un duelo entre creación y destrucción.

Y por último, “Pas Perdus” de Les Argonautes. Brillante colofón, una propuesta sustentada entre el clown, técnicas de circo, acrobacia y música. Unos tipos polivalentes, perfectamente encajados en el espíritu híbrido que muestra la feria, paradigmas de combinar registros y lenguajes, estandartes de un teatro-miscelánea, de diseñar montajes que son un mosaico de muchas cosas y que por encima de todo emocionan y divierten. En eso, esta feria es como las demás, universalidad de emociones, el teatro como hacedor de magia y misterio. Por el bien de todos.