Edición mensual - Contraportada - Diciembre 2008

La Rincona

Estefany

Eugenio Blanco

Nº 206 - Contraportada

Imprimir

Yo le daría a Estefany el mundo entero para que jugara con él, como si fuera un globo, como hacía el Gran Dictador. Lo podría soplar, como si fueran pompas de jabón. Yo le daría un pantalón con dos buenos bolsillos para que se meta las manos cuando le pregunten algo que no sepa. Para que se esconda la vergüenza. Le daría a Estefany una linda sonrisa para que la muestre cuando estira los labios, dos buenos molares para que mastique el jugo de los mangos, dos colmillos para que sepa que existen los vampiros.

Yo le daría a Estefany un abrazo. Y le vertería mi ánimo. Y le diría “sirena” y le sacaría a pasear después de perfumarle su peinado con lavanda. Me reiría de sus mellas. Yo a Estefany le haría trenzas, le compraría un caramelo de limón para verla imitar las muecas de los bebés cuando empiezan a descubrir los sabores. Le diría “cálmate”. Le diría “tienes acá una mano”. Le diría “tú eres la luz”. Porque Estefany es la luz.

Le pediría a Estefany un beso sonoro. Le daría yo otro para que se secara las mejillas con la manga. Le compraría una guitarra para que explorara sus cuerdas vibrantes, para que riera al hacer música. Deshojaríamos Estefany y yo una flor y nos quedaríamos cada uno con el mismo número de pétalos: los contaríamos de vez en cuando para tranquilizarnos. Nos pintaríamos la cara con ceras azules, verdes y rojas. Seríamos gatos que maúllan en los tejados de uralita, trapecistas que trabajan en un circo que recorre Europa, yo sería un patito feo y ella una andaluza que luce lunar y moño con garbo.

Porque Estefany es el remoto recoveco de un país indescifrable. La tremenda dicha de la infancia y la dolorida manera de pensar en otra cosa, de no contestar ninguna de las preguntas rotas que ofrece el destino. Y es que yo a Estefany le leería todas las noches El Principito.

Yo le daría a Estefany el consuelo. Y le daría un buen vaso de leche cuando se despierta. Y una tostada con mantequilla y mermelada de fresa. Y le haría fotografías mientras baila el Bogie Bogie. Y la arroparía cuando ya se ha dormido. Le llevaría a conocer el mar y la subiría en una noria que hay en una verbena alejada de su casa. Le dejaría que me despertara tirándome de la barba.

Yo a Estefany le narraría un cuento diferente, para que acabáramos riéndonos del llanto o llorando de risa, que es lo mismo. Yo le daría a Estefany el mundo entero para que jugara con él, como si fuera un globo, como hacía el Gran Dictador. Para que lo soplara, como si fueran pompas de jabón. Yo le daría un pantalón con dos buenos bolsillos para que se meta las manos cuando le pregunten algo que no sepa. Para que se esconda la vergüenza. Le daría a Estefany una linda sonrisa para que la muestre cuando estira los labios, dos buenos molares para que mastique el jugo de los mangos, dos colmillos para que sepa que existen los vampiros.

Creo que a Estefany yo le encomendaría la tarea de cambiar el mundo, de agitar sus coletas y de saltar a la comba. Le ofrecería la esperanza, le pediría por favor que se convirtiera ella en mi esperanza. Haríamos cuentas, recortaríamos figuras. Veríamos los dibujos animados de mi infancia, me alumbraría su infancia. Y en todo ese latido, como dice la canción, me pasaría toda una vida.

LAS GUINDAS

ca este mes su número extraordinario dedicado a la navidad y al año nuevo que podrá encontrar junto a este periódico correspondiente al mes de diciembre. En su interior podrá encontrar todo tipo de artículos, noticias y reportajes relacionados con estas celebraciones.

---------

Y, precisamente, en este número extraordinario podrá encontrar, entre otros, un interesantísimo artículo de José Domingo Delgado Bedmar con el que, a lo largo y ancho de tres páginas, nos revelará datos inéditos sobre la guerra de la independencia en nuestra provincia.

---------

Juan Ruiz Aragón, jugador, directivo y jefe de prensa del Básket Puertollano ha decidido abandonar este último cargo para dedicarse por completo a los aspectos meramente deportivos del equipo. Precisamente, en este número de La Comarca encontrará su último artículo en el que nos habla del equipo. Nosotros, por nuestra parte, solo podemos agradecerle muy mucho su tarea durante este tiempo.

LA GUINDILLA

La gran duda al cerrar esta edición de La Comarca es la fecha en la que el aeropuerto Central de Ciudad Real comenzará a operar. Estamos pendientes del 18 de diciembre, como primera posibilidad, y del 15 de enero como otra fecha posible. Esperamos que con el periódico del mes de enero les podamos informar al respecto con las mejores noticias.

Felices Fiestas y Feliz 2008.