Edición mensual - Junio 2008 - Sociedad

La Asociación “Notas poéticas” programará espectáculos donde ambas disciplinas se difundan

Músicos y poetas se unen para difundirse en Puertollano

J. Carlos Sanz

Nº 200 - Sociedad

Imprimir

Hilvanar música y poesía a través de espectáculos pensados para la ciudadanía. Es lo que persigue “Notas Poéticas”, una asociación de carácter cultural y que desde hace poco tiempo está dando sus primeros pasos en Puertollano. Pero como el propio Adrián, secretario de la entidad, repite una y otra vez durante la entrevista “no queremos ser un gueto cerrado, somos una asociación que tenemos las puertas abiertas a cualquiera”.

A los integrantes de “Notas poéticas” les gustaría que la música profesional, esa que se estudia en conservatorios, y los que se atreven con la poesía, se inocularan en la población como una dosis cultural cotidiana, sin necesidad de suministrar esta clase de fármaco creativo de vez en cuando.

La tentativa de esta asociación es que entre la ciudadanía puertollanense cambie la percepción que se tiene acerca de los que se dedican a disciplinas como la música y la poesía, ya sea en grado profesional o aficionado; Adrián aplaude que la ciudad cuente con un nuevo conservatorio profesional de Danza, que el Conservatorio de música vaya viento en popa, que los recitales poéticos sean del agrado de la población pero cree que a diferencia de otros países como Alemania o Austria, en nuestro país no se valora lo suficiente estas disciplinas, se siguen concibiendo como rarezas. Y este déficit, es el que “Notas poéticas” pretende cambiar.

Espectáculo poético-musical en octubre

Lo que comenzó como una colaboración casual y fortuita, miembros de una agrupación musical y personas aficionadas a la poesía hicieron una amalgama durante un evento materializando un recital poético-musical, desembocó en la conveniencia de unir fuerzas fundando para ello una asociación cultural; “aquello salió muy bien y decidimos colaborar y constituirnos como asociación” recuerda Adrián. Principalmente, “Notas poéticas” está integrada por gente joven, chavales dedicados a estudios profesionales de música, es el caso de Adrián que toca la guitarra española, y otros que hacen incursiones en la literatura, sobre todo en la vertiente poética; pero ya lo dijimos desde el comienzo, a “Notas poéticas” no le van las fronteras ni el corporativismo, están abiertos de par en par a aquél que tenga algo que aportar dentro de la línea de actuación de la entidad.

Durante el próximo mes de octubre, tienen previsto realizar un espectáculo poético-musical en la Casa de Cultura de Puertollano y Adrián espera que el evento sirva como escaparate y carta de presentación. Asegura que el salón de actos es el espacio idóneo para espectáculos de pequeño formato “la acústica es idónea y se genera un ambiente más íntimo”. Según él, “nos hemos malacostumbrado a ver representaciones de este tipo en el Auditorio pero creemos que al ser un formato más reducido lo suyo es la Casa de Cultura”.

Confiesa que innovar en algo tan “trillado como estas artes es complicado pero no nos cerramos a ninguna idea”. De nuevo, insiste en la receptividad de la asociación, en su carácter maleable y adaptable a cualquier propuesta que se precie.

Podría afirmarse que “Notas poéticas” quiere eliminar la carga minoritaria que suele acompañar a los que difunden la música de conservatorio y la poesía. Transformar este estigma en pos de una normalización cultural, una propuesta que sea secundada por la mayoría de las personas. Y he aquí que topamos con la promesa electoral que el PSOE incluía en su programa político para la presente legislatura, la llegada de estudios superiores de música en Puertollano.

Situación de los estudios profesionales

Adrián, pese a que estudia el superior de guitarra en Córdoba, es conocedor de dicha promesa y está convencido que “si finalmente vienen, estos estudios traerán a estudiantes y repercutirá en beneficio económico de la población”. Claro que con el permiso de Albacete, la otra localidad que puja por llevarse el gato al agua, de contar con estos estudios, acarrearía un giro de 360 grados en cuanto a concepción social de esta clase de estudios.

Porque si un estudiante universitario invierte una media de cinco años en licenciarse, los que se decantan por estudios superiores de música le dedican la friolera de 14 ó 15 años de su vida; “no conozco ninguna carrera que dure eso, ni las ingenierías ni nada”.

El requisito fundamental es disciplina y esfuerzo, compañeras inseparables de esta gama de estudiantes ya que como Adrián advierte “se puede tener mucho talento pero estos estudios exigen mucho esfuerzo y dedicación”. Pone una muesca de decepción cuando se le pregunta si nuestra sociedad les valora; “no lo suficiente, se vive en la cultura de la música comercial, no se valora cualidades como el tesón o la calidad. Creo que el problema de que una sociedad tenga un panorama cultural mejor o peor que otra radica en la base, en la necesidad de inculcar esta pedagogía musical a edades tempranas”. No será por falta de recursos, tanto materiales como humanos, a juicio de Adrián es un problema de gestión,“los centros de enseñanza deberían tener estas disciplinas desde edades tempranas” vuelve a insistir.

Y si hasta ahora contar con el superior de música equivale a tener una licenciatura, con la llegada de la reforma de Bolonia el panorama de homologación se queda, según Adrián, “en el aire”. Cree que la conversión hará que se queden en estudios de grado.

Mientras las administraciones se ponen de acuerdo y a la espera de la fructificación de compromisos electorales, “Notas poéticas” quiere amenizar el stand-by, programando eventos donde la música y la poesía se mezclen y se inserten en la gama de gustos culturales de los puertollanenses.