Edición mensual - Junio 2008 - Cultura

Diversidad de actividades para Feria del libro de Puertollano

J. Carlos Sanz

Nº 200 - Cultura

Imprimir

Un año más, el personal de la Biblioteca Municipal calienta motores para la feria del libro, una cita indispensable para los aficionados al libro y considerada por Luis Fernando Ramírez, Director de la Biblioteca y Archivo Municipales, “como la más relevante que se celebra en esta región”. Una afirmación que puede catalogarse de demagógica pero Ramírez sabe de lo que habla y sus palabras no caen en saco roto.

En todo este tiempo, la Feria del libro de Puertollano ha crecido tanto en presencia de editoriales, expositores, escritores que acuden a firmar sus obras y sobre todo en actividades relacionadas con la lectura. Y el mejor exponente es que anualmente, la Concejalía de Cultura aumenta la partida presupuestaria para organizarla.

El aliciente será escritores de renombre

Ramírez presume cuando se le pregunta por el secreto de este éxito, el que un evento de un municipio haya cogido carrerilla y actualmente sea la feria de estas características más representativa de Castilla-La Mancha, “esto nos lleva meses de preparación” añade en tono críptico. Aunque no desvela los entresijos, preparar y programar este evento debe hacerse con suficiente antelación. Hay que hacer un sondeo previo, conocer la disponibilidad de autores reconocidos en diversos géneros literarios y que puedan acudir a Puertollano durante la feria. En esta edición, y en el momento que se realizó este artículo, Ramírez sólo podía confirmar la presencia de Fernando Lalanas, escritor de literatura infantil, aunque se están haciendo gestiones para que escritores como Carmen Rigalt o el nuevo fenómeno de la literatura española, Agustín Fernández Mallo, autor de “Nocilla dream” puedan finalmente venir.

Lo que sí es seguro es que la feria continúa promocionando a autores locales; este año, la escritora Irene Serrat presentará su nueva obra “El mundo del aguante”, publicado en Intuición Grupo Editorial.

Pero en una feria, al menos en ésta, los libros no son lo único. Ramírez confiesa que se ha aumentado el número de casetas, que las editoriales habituales volverán a estar presentes, pero anuncia que géneros emergentes como salud, pedagogía y los cuentos incrementan su presencia. No sólo eso, como novedad, la feria del libro, que este año se celebra del 21 al 29 de junio y en horario de 11 a 14 horas y de 19 a 23 horas, contará con stands monográficos; “habrá uno donde se podrá encontrar todo tipo de narrativa sobre cuentos” señala Ramírez.

Numerosas actividades

La otra piedra angular de la feria del libro la compone el ramillete de actividades complementarias que se llevan a cabo. Recitales poéticos, minimaratón de cuentos, talleres de animación a la lectura, y otras, amenizan y diversifican la oferta de un evento que desde la Biblioteca Municipal no está pensado para adquirir libros exclusivamente. La tentativa es sumergir al público en el ámbito del libro, que los más jóvenes participen en las actividades programadas y para que esto sea posible, diversas asociaciones juveniles de Puertollano colaboran. En esta ocasión, “Amigos de la biblioteca-Tábula”, “Animamundi”, “P’alante”, “La carbura” y “El Ilustre Minero” harán de heraldos, materializando talleres y actividades anteriormente mencionadas.

Esta apuesta por la diversificación desvela la esencia de la feria del libro de Puertollano, nueve días para mostrar a la población el universo de los libros. Esa es su naturaleza, la diversidad, aproximar a escritores reconocidos a los puertollanenses, picar la curiosidad de los más pequeños para insertarles una demanda de lectura.

Se pone en marcha el servicio “bookcrossing”

En esto de asentar alicientes, existen nuevas fórmulas de acceso a la lectura; aprovechando la celebración de la feria del libro, la Biblioteca pretende inaugurar un nuevo servicio denominado “bookcrossing”, un fenómeno consistente en promocionar y fomentar la lectura y el intercambio gratuito de libros.

Según Ramírez, la propuesta consiste en “abandonar libros en lugares públicos para que pasen de lector a lector de forma espontánea y que, una vez leídos, vuelvan a ser depositados en zonas públicas para que otras personas repitan el proceso”.

Claro que esta fórmula no está exenta de riesgos, y se hará de forma que se pueda seguir el rastro a los ejemplares abandonados en nuestra ciudad. En principio se “liberarán” 200 libros para todas las edades en zonas clave de la ciudad (Paseo de San Gregorio, algunas plazas céntricas, edificios públicos, etc.). El servicio de “bookcrossing” se hará con el fin de llevar a cabo esta actividad con “mayor seguridad y evitar que los libros abandonados a la intemperie sufran los efectos de las inclemencias meteorológicas” aclara Ramírez.

La feria del libro puede considerarse como el pistoletazo de salida para las actividades veraniegas que programa la Biblioteca Municipal, que continuarán con los talleres de verano. Desde el 14 de julio al 14 de agosto se llevarán a cabo y estarán destinados a niños, jóvenes y mayores. Como novedad, este año se realizarán actividades en el Paseo de San Gregorio y la piscina municipal.

Asimismo, y junto a los talleres de animación, recreo y aprendizaje, la biblioteca municipal ha programado un Cine-Club durante los jueves de junio, julio y agosto. Se proyectarán películas en el salón de Actos de la Casa de Cultura y para todas las edades.