Edición mensual - Marzo 2008 - Puertollano

Con las obras de mejora del ciclo integral, Puertollano poseerá una conducción propia desde el Montoro

La ciudad ya no depende de Repsol para su abastecimiento de agua

J. Carlos Sanz

Nº 197 - Puertollano

Imprimir

Con la firma del acta de replanteo para la mejora y acondicionamiento del ciclo integral del agua para el abastecimiento de Puertollano, se pone fin a la dependencia hídrica que desde 1948 la localidad ha tenido con Repsol.

Unas obras que serán ejecutadas por la UTE Sacyr-Sadyt, presupuestadas en unos 50 millones de euros y que serán sufragadas en gran parte por la empresa pública AQUAVIR, el esqueje corporativo de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, cuenca a la que pertenece el embalse del Montoro. Ese antes y después con que Hermoso Murillo definía lo que esta obra significa para Puertollano se concreta, por un lado, en el hecho de que el municipio contará con su propio abastecimiento de agua “y por fin nos independizamos de una empresa privada en el tema de la concesión” incidía un alcalde que conmemoraba esta secesión en materia hídrica.

La población no consumirá agua del Jándula

Claro que contar con un propio abastecimiento obliga a Puertollano, Mestanza e Hinojosas de Calatrava, las tres localidades que beben del Montoro, a constituirse en una Comunidad de Usuarios de municipios y así negociar con AQUAVIR un acuerdo de concesión.

Pero la novedad más significativa, y que muchos ciudadanos agradecerán, es que con la nueva conducción del Montoro a Puertollano, la población no volverá a consumir agua proveniente del trasvase del Jándula; ésta se destinará exclusivamente para uso industrial, como así dejó claro Hermoso Murillo. Tejido industrial, integrado por Repsol, ELCOGAS y las empresas anejas a la petroquímica que también se convertirán en una Comunidad de Usuarios Industriales y negociará con AQUAVIR su propia concesión de agua.

Nicolás Gutiérrez, Técnico de AQUAVIR, ofreció detalles acerca de las obras; lo más crucial será la construcción de una nueva conducción y estación de bombeo desde el embalse del Montoro hasta Puertollano. También, se construirá una nueva planta de tratamiento de agua con capacidad para procesar más de 400 litros por segundo, duplicando la actual, así como nuevos depósitos que sustituirán a los actuales y que se ubicarán en el polígono de La Nava “unos terrenos libres, donde no hay viviendas y sin riesgo para la población”, apuntaba el primer edil puertollanense.

La nueva estación de tratamiento se complementará, a través de un nuevo colector, con la estación de depuración de aguas residuales donde se introducirán mejoras tales como la desnitrificación y retirada del fósforo. En total, habrá una capacidad de tratamiento de 30.000 metros cúbicos.

Es muy probable, y así lo aseguró el alcalde, que la concesión hídrica actual con que cuenta Puertollano se duplique lo que da una idea de la importancia de estas obras. Tanto, que la pedanía del Villar tendrá su propia depuradora que evitará el que las aguas de esta pequeña población se viertan al Ojailén.

Se modificará el modelo de gestión de las aguas

Unas obras, cuyo plazo de ejecución se estima en 22 meses, y que no afectarán a la red de baja. Sin embargo, el alcalde anunció la intención de modificar el modelo de gestión y concesión actual, en manos de AQUAGEST, mediante la constitución de una empresa pública de gestión del agua. Estaría integrada por el Ayuntamiento como socio mayoritario y una empresa privada especializada en la gestión del agua municipal. Para que esto sea así, Hermoso Murillo confirmó que no se renovará la concesión con AQUAGEST y en cambio se creará un concurso público para adjudicar dicha licitación.

Eso sí, el ayuntamiento exigirá al nuevo socio que capitalice una serie de inversiones como la mejora en la red de baja. “Nuestro objetivo es que a finales de esta legislatura se sustituyan 30 kilómetros de esta red. Tendrá más calidad y menos pérdidas de agua”, matizó el alcalde.

En cualquier caso, el Ayuntamiento de Puertollano se adhiere a un modelo que está siendo llevado a cabo en otros municipios importantes siendo además una de las actuaciones incluidas en el programa electoral del PSOE de Puertollano.

El recrecido embalse del Montoro ya almacena agua

Por otro lado, el recrecido embalse del Montoro ya está almacenando agua y sólo falta que le meteorología sea condescendiente para que en los próximos meses aumente su capacidad hasta los 103 hectómetros cúbicos que la nueva presa puede acoger tras las obras de recrecida que durante estos años se han realizado.

Francisco Tapia, presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, realizó una visita a la nueva presa y señaló que las obras de recrecida garantizarán el abastecimiento de agua para Puertollano y su comarca así como el tejido industrial circundante, caso de Repsol y ELCOGAS. Un proyecto de recrecida, materializado por AQUAVIR, entidad dependiente de la Cuenca del Guadalquivir, y que viene a sumarse a las grandes infraestructuras que en materia hídrica ha venido realizando la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir durante 80 años. El embalse del Montoro viene a culminar este período, la construcción de 50 presas, y ahora se inicia una nueva etapa caracterizada, según Tapia, “por saber gestionar de modo eficiente los recursos hídricos de nuestra cuenca”.

La Confederación se afanará, una vez regulado el aporte medio hídrico de la cuenca, a la aplicación de técnicas de mejora para lograr un aprovechamiento más eficaz de los recursos hidrológicos tanto en ámbito agrícola, urbano como industrial. “Hay que poner el acento en el ahorro del consumo”, agregó Tapia.

Se han precisado más de 43 millones de euros para la recrecida de un Montoro, que triplicará la capacidad de su embalse, pasando de los 37,70 Hm3 actuales a los 103 Hm3. La nueva presa, elaborada con hormigón armado, dispone de un sistema, conocido en la ingeniería hídrica, como arco de gravedad que permite trasvasar la presión del agua almacenada al terreno aledaño. Tiene una altura de 60 metros por 250 metros de longitud.

Como novedad, la presa dispone de un sistema de aliviadero concretado en cuatro vanos, de once metros de altura, y que está ubicado en el centro de la misma. También, dispone de desagües de fondo lo que permite vaciar o disminuir el nivel de la presa de forma voluntaria. Y por último, tres galerías interiores que suponen un mejor acceso a la cámara de válvulas y control de drenaje.