Edición mensual - Contraportada - Marzo 2008

La Rincona

El maleficio del chorizo

Francisco Correal

Nº 197 - Contraportada

Imprimir

Debe ser el maleficio de la carrera del chorizo, porque cuatro de los cinco hermanos Correal (quizás un cordón sanitario entre Valencia y Albacete libró a mi hermano Quique) hemos sido objeto de diferentes percances casi coincidentes en el tiempo después de faltar por primera vez en varios años a la carrera más antigua del atletismo manchego. Un médico imaginario nos recetaría correr las quince próximas ediciones, para lo que nos iremos preparando. Mis hermanos Juan y Blas han corrido la media maratón de Torremolinos y Quique la de Alcira. Los extremos, el primogénito y el benjamín, nos hemos quedado de observadores imparciales.

Bromas aparte, echa uno en falta esa escala donde moraron sus raíces. Más de una vez he escrito que no necesito volver a Puertollano porque nunca me fui. Esta noche, a la salida del periódico, una pareja con pinta de recién casados se me acercó y él, con cierto sonrojo rayano en la vergüenza, protegido por una tímida sonrisa, me preguntó que por dónde se iba a la Giralda. El periódico está a treinta metros de la calle Sierpes, cuyo extremo sur desemboca en esa visión por la que cientos de miles de turistas se gastan cientos de miles de euros para pasar por esta ciudad. Les indiqué el camino y le dije al muchacho que no tenía nada de qué avergonzarse, que no era ninguna mácula no saber dónde estaba la Giralda; a mí me pasaría lo mismo con el monumento más singular de Florencia o Budapest la primera vez que visitara estas ciudades. Sois unos afortunados, le dije para que encima le encontraran un sabor romántico a su paseo, porque al no haberla visto nunca (la Giralda) os va a sorprender más. Cada vez que yo veo la Giralda es como si la viera por primera vez. Y eso que cada vez que subo a tender la ropa a la azotea de mi casa le hago un gesto taurino con la mano y le doy los buenos días o las buenas tardes. Porque me sigue sorprendiendo.

Pensaba al despedir a la pareja camino de la Giralda que no he conseguido quitarme el prisma de visitante. Si uno no es de un sitio (de Sevilla), lo será de otro (de Puertollano). Es una ecuación algo forzada. Son muchos años, pero el tiempo no ha mermado esa adicción. No es nostalgia, no es añoranza del pasado, no es querer recuperar un tiempo tan perdido como el de Proust. O al menos empatado. Es otra cosa. Yo vivo en una ciudad en la que he tenido tres hijos, cuatro periódicos, diez libros, once mudanzas, cientos y cientos de entrevistas, varios premios profesionales, miles de páginas con la rúbrica de mi nombre. He asistido a unas cuantas bodas, a más entierros, conozco a mucha gente que me saluda por la calle, que me aprecia, que me lee, que me estima o que simplemente le suena mi cara. Es mi ciudad, evidentemente. Pero es increíble que con la fuerza que tiene esta ciudad, un ciclón de imágenes, que ha inspirado tan buenas óperas y tan lamentables novelas, parnaso de toreros y de pintores, epicentro de la picaresca, perdición de quienes creyeron ganarla, no haya eclipsado a otra ciudad más limitada en población, en atractivos turísticos, en guiños literarios. Ésa es la fuerza de la infancia. Ya se sabe que a los niños los echan de todas partes, pero no se van de ninguna. Y a un niño es imposible comprarlo con una postal, con una leyenda, con la coartada de las ciudades superlativas.

Para mí tan portentosa es la visión de la Giralda como la de la Fuente Agria, la de la torre del Oro como la de la chimenea cuadrá. Sé que salvo por razones laborales (antaño futbolísticas) nadie coge en Sevilla el AVE para hacer turismo en Puertollano. Igual la cosa cambia con su inclusión en la ruta Pedro Almodóvar. Que parece un homenaje a mis ancestros. Esa ruta tendrá como sedes Calzada de Calatrava, la cuna del cineasta y de mi abuela Carmen; Almagro, donde se jubiló como panadero mi abuelo Andrés; Granátula de Calatrava, la patria chica de Mari Carmen, una maestra de escuela que era la mejor amiga de mi tía Encarni; y Puertollano, donde cuando se marcharon a Ciudad Real mi tío Ramón y mi tía Carmen yo me quedé sin parientes. Aparentemente, porque el recuerdo es un árbol genealógico donde las estirpes se tienen y se sueñan.

LAS GUINDAS

Este ha sido, sin duda, un mes repleto de actividades para el Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Industriales que ha celebrado la XIX edición de sus jornadas culturales. Mientras que, por otra parte, su vocal de formación, José Luis Moreno Polaino, también está preparando las III Jornadas Técnicas de Energía Solar Fotovoltaica que se celebrarán del 31 de marzo al 4 de abril de 2008, en el Centro de Estudios Universitarios de Puertollano.

-------

Desde aquí nuestra total adhesión al reciente y mas que merecido homenaje al poeta Luis García Pérez pero también nuestra crítica a las circunstancias que lo rodearon. Porque pensamos que la sala 3A del auditorio no era el lugar más idóneo para ello, Luis se merece la sala principal y, a ser posible, llena hasta el anfiteatro. Por eso creemos que debe de haber un nuevo homenaje, eso sí, mejor organizado. En cualquier caso: ¡Enhorabuena querido Luis!

-------

Al margen de las elecciones generales y de la fuente agria, felizmente recuperada, uno de los temas más transcendentales de este mes ha sido el “regreso a casa” de Miguel Belló acompañado, nada más y nada menos, que del astronauta Pedro Duque. El puertollanense Belló aprovechó su visita a Puertollano para dar a conocer al equipo de gobierno la tecnología que comercializa su empresa “y cuyas aplicaciones en el ámbito de las comunicaciones es muy útil para los ayuntamientos”.

LA GUINDILLA

Una visita que se vio empeñada por el comportamiento de algunos de los alumnos asistentes al acto, a los que nadie tuvo que recordar las dos personalidades que iban a tener enfrente ni el respeto que les debían, porque consiguieron que en el anfiteatro no se escuchase lo que se decía desde el escenario y que, incluso, Pedro Duque finalizase su intervención antes de lo que él pensaba.