Edición mensual - Octubre 2007 - Deportes

V Media Maratón Ciudad de Puertollano

Alberto Camacho, de 17 años, falleció mientras corría la prueba

Puertollano se vistió de luto por la muerte del joven corredor Alberto Camacho que perdió la vida haciendo deporte. La prueba la ganó el keniata Silas Sang.

Chicastro

Nº 192 - Deportes

Imprimir

Hay veces que no se comprenden las cosas. Puertollano acogía en la mañana del 23 de septiembre la V Media Maratón Ciudad de Puertollano en medio de un ambiente perfecto y que reunía todas las características para que todo saliera perfecto. Una vez más, al igual que en otros deportes, la ciudad industrial demostró estar a la altura de cualquier tipo de acontecimiento deportivo a cualquier nivel, ya sea nacional o internacional.

El club Corricollano cumplió excepcionalmente, con la ayuda de empresas públicas y privadas, con esta prueba. Había de todo: ambulancias, fisioterapeutas, comida, bebida, podólogos, animación para los más pequeños y muchas más cosas que hicieron que sin duda fuera una auténtica fiesta del deporte.

Y es que además, uno de los objetivos era potenciar el deporte para todo el mundo, hombres, mujeres, pequeños, mayores, discapacitados…Y así fue. Pero la triste noticia estuvo una vez más en la muerte de un deportista. Alberto Camacho, de 17 años y natural de Puertollano, caía desvanecido en el kilómetro 18 de la prueba. Las emergencias acudieron de inmediato y al trasladarlo al hospital el joven falleció dando un palo serio al mundo del deporte.

En lo deportivo destacó la victoria del keniata Silas Sang con un tiempo de 1 hora, 3 minutos y 14 segundos. El segundo fue el corredor del Maracena El Wardi Mounir con un tiempo de 1 hora, siete minutos y trece segundos y el tercero fue NAdid Rachid con un tiempo de 1 hora 7minutos y 58 segundos. En chicas, la primera fue Isabel Checa que llegó acompañada por el quinto clasificado, Martín Fiz con el mismo tiempo, 1hora, 14 minutos y 18 segundos. Por su parte, el primer atleta de Puertollano fue Miguel Villa con un tiempo de 1 hora, 19 minutos y 22 segundos.

El acto de entrega de premios se suspendió tras la tragedia. Al día siguiente fueron muchas las personas que acudieron al entierro en la iglesia de la Asunción así como diferentes autoridades u otros organismos. Dentro del ataúd se metieron unas zapatillas que el joven Alberto iba a comprarse cuando terminara la prueba.

Alberto finalizó la prueba con todo el mundo

Un domingo después, el 30 de septiembre, el club Corricollano comenzó la carrera desde el punto kilométrico 18, es decir, desde el lugar donde falleció el joven corredor. Este recorrido se hizo en señal de duelo y a él acudieron muchas personas tanto jóvenes como mayores que se animaron a correr los últimos 200 metros. La carrera fue en silencio total y otro de los objetivos que se perseguía era perder el miedo a hacer deporte.