Edición mensual - Contraportada - Octubre 2007

La Rincona

Mañanita de fútbol en Heliópolis

Ese día recibí un mensaje en mi correo electrónico. Era de mi amigo Ignacio González, un colombiano que fue jefe de diseño en los primeros tiempos de Diario 16 Andalucía. Después le diría que me había hecho medio artículo de La Comarca, porque por esas casualidades que ocurren tantas veces que no pueden ser casuales, horas después de su mensaje un ciclista colombiano ganaba la etapa de la Vuelta Ciclista a España con final en Puertollano. Vi la llegada en el televisor de la sección de Deportes. Cuando la serpiente multicolor entraba por el paseo, avisté el instituto Fray Andrés. Los compañeros del periódico se reían con mis recuerdos: “En ese instituto, en cuarto de bachiller, me pusieron un 2 en Ciencias Naturales. Desde entonces, no puedo ver a los ecologistas”. Es una licencia, por supuesto, aunque comparto las delirantes teorías al respecto del personaje que interpretaba Hugo Grant en Notting Hill. Viendo el final de la etapa, recordaba las carreras ciclistas sin bicicleta que organizábamos de niños en Puertollano. Los tiempos de Ocaña y de Gimondi, de Eddy Merck y Van Springel. Y de cuestas estaba bien servido, con un puerto de primera categoría en la academia de mecanografía de don Teodoro o don Doroteo, que ahora mismo no recuerdo cuál de los dos era el nombre del instructor del código el asdfgh, que es como un aserejé sin vocales, una jerga de marcianos.

Han llamado a la puerta de mi casa. No sé si al timbre o con los nudillos. Al número 4 de la calle Travesía Baja. El Puertollano jugaba en la Ciudad Deportiva del Betis contra el filial. El Betis B, lo contarán las crónicas, hizo bueno el axioma de Helenio Herrera: le expulsaron a un futbolista y en la siguiente jugada de falta perforaron la meta del portero del Puertollano. El empate postrero fue el canto del cisne. Fui al partido en acto de matinal paisanaje con mi hija Carmen (guardo una fotografía de su hermana Andrea, hace trece años, cuando el Puertollano, con mi primo Javi Naranjo en el equipo, jugó en el campo del Betis un partido del play-off frente al filial verdiblanco), con mi concuñado Víctor y mis sobrinos Pablo y Victoria. Nos recibió una tímida lluvia y al fondo veíamos pasar los camiones que cruzaban el puente del V Centenario y los chalecitos de Heliópolis construidos para la Exposición Iberoamericana de 1929. Llamaron a mi casa de Travesía Baja, 4. En la taquilla me saludó Pepe, el histórico camarero del Asensio’s Pub y hermano de Paqui, la mujer de Fernando Muela, mi vecino (y hermano) de Travesía Baja, 2. En el bar del estadio me saludó Ana, la mujer de Manolo Serrano, el mítico jugador del Villarreal y Calvo Sotelo, hijo de la señora María y de Diego, mis vecinos de Travesía Baja, 6. Los Muela y los Serrano tuvieron televisión antes que nosotros. Cuando tener televisión era un signo de distinción, no de vulgaridad, como lo es ahora. Perdimos el partido, pero yo no perdí el tiempo. Me devolvieron a Travesía Baja, 4. Entre doña Gracia y doña María. Madres de futbolistas de leyenda. Vecinas de campeonato. Mi hija Carmen se quedó cariacontecida con la derrota. Por su padre. Yo he aprendido en este estadio y en esta ciudad que el manque pierda es una filosofía muy encomiable. Por eso siempre me interesaron (incluso periodísticamente) todos los derrotados que nunca se dan por vencidos. Además, terminamos el partido con el mejor antídoto contra la Derrota: la sonrisa de mi sobrina Victoria, que se pasó una mañana de rechupete entre vítores de ¡Puerto, Puerto! Antes decíamos ¡Calvo, Calvo! Y de tanto decirlo perdí el cabello. O se cambió de sitio a mi barba cartaginesa de futbolero del campo del Asdrúbal.

LAS GUINDAS

Puertollano está cambiando y el nuevo plan de movilidad para mejorar el tráfico en la ciudad debe de contribuir a ello. Por el momento, las rotondas de la ciudad también se están embelleciendo y llenando de contenido como es el caso de la situada frente al hospital de Santa Bárbara que, desde finales de este mes, servirá para la instalación del monumento a los donantes de sangre realizado por Emiliano Vozmediano.

----------

Desde aquí, nuestro más sentido pésame para la familia de Alberto Camacho, el joven fallecido mientras disputaba la Media Maratón de Puertollano, así como nuestro reconocimiento a la gran labor realizada por el Club Corricollano con la celebración de un homenaje al deportista en el que estuvo presente gran parte de su familia, la práctica totalidad de los integrantes del club y muchas más personas que se quisieron sumar al acto en sí.

----------

El 20 de octubre es el día mundial del cáncer de mama y el 21 será el día en que la asociación “Santa Águeda” realice su tradicional cuestación. En esta ocasión, se instalarán unas 30 mesas, que serán distribuidas en las principales plazas y arterias de la ciudad, para ser atendidas por todos los grupos políticos municipales así como por la mayoría de las asociaciones locales que colaboran de esta manera en la lucha contra el cáncer de mama.

LA GUINDILLA

El grupo municipal de IU en el ayuntamiento de Puertollano ha propuesto que estas navidades se disminuya el número de luminarias así como el número de días con iluminación festiva, comenzando el 21 de diciembre en lugar del día 6, con la finalidad de ahorrar energía. Suponemos que el siguiente paso será hacer lo mismo con la Feria de Mayo y las fiestas patronales de septiembre.

Sin comentarios.