Edición mensual - Contraportada - Julio 2007

La Rincona

Cinco bodas (con Mario)

Francisco Correal

Nº 189 - Contraportada

Imprimir

El 16 de junio, 103 años después de la fecha en la que transcurre la acción del Ulises de James Joyce, se casó el último de los Correales que quedaba soltero. El pequeño. Mi ahijado. Mario. Quizás el que más tiempo permaneció en Puertollano. El mayor, que soy yo, nací en Ciudad Real por imperativo de las abuelas, porque en realidad debería haber nacido donde nacieron el segundo y el tercero, en Galicia. A los dos que cierran el repóker les tocó nacer en Puertollano. Nadie ha comprado en la subasta el cuadro de Julio Romero de Torres titulado La cordobesa porque un marchante de arte dio la voz de alarma: el original estaba a las nueve de la noche del 16 de junio en la iglesia de San Hipólito y le fue adjudicado a Mario Correal mediante correo electrónico enviado por San Pablo a los Corintios en esa hermosísima lectura que es tan obligado incluir en todas las bodas por la iglesia como la marcha nupcial de Mendelson.

Es alucinante el juego de paralelismos que existen entre el primogénito y el benjamín, entre padrino y ahijado. Los que me conocen saben que si no hay paralelismos, me los invento. Pero éstos son reales. Somos hermanos capicúas: yo nací en el 57, Mario en el 75. Ha seguido esa ley no escrita que hemos cumplido todos los hermanos: ninguno de los cinco se casó antes de cumplir los treinta. Mario se ha casado con la misma edad con la que lo hice yo: 32 años. Mario nació un mes antes de yo cumpliera 18 años y se casa un mes antes de que se cumplan 18 años de mi boda con María José en Triana. Mi amor ya podrá votar. Mario nació poco antes de que mi padre cumpliera los 50 años. Hemos ido a su boda con el nuevo Correal, mi hijo Francisco Javier, nacido unos meses antes de que yo cumpliera los 50.

Casándose con una cordobesa, Mario ha vuelto a los orígenes. Y no sólo porque cordobés de Belmez (no el Bélmez con acento y con caras, que está en Jaén) era mi abuelo Andrés, el panadero, sino porque Córdoba es el topónimo más nombrado en el Puertollano natal del novio. El cine más popular era el cine Córdoba; la principal referencia del callejero era la carretera de Córdoba. De Córdoba, por Montoro, se llegaba a la zona de Cardeña en la que don Quijote se pone a hacer aquellas cabriolas de enamorado que Sancho Panza debe acreditar como prueba de amor ante Dulcinea del Toboso.

Dicen que de las bodas salen bodas. Pero en este caso el efecto ha estado 32 años conservado en salmuera. A mí me comunican el nacimiento de Mario nada más regresar de Aínsa, un pueblo del Pirineo de Huesca donde aquel abril de 1975 un grupo de estudiantes de Periodismo fuimos a la boda de un compañero con una enfermera. Conservo la foto. Los casó el cura que catorce años después me casó a mí en Triana. La foto parece el arca de Noé: hay dos de Puertollano, dos de Burgos, dos de Asturias. También uno de Sevilla, otro de Ponferrada, uno de Santander y mayoría de vascos. El otro de Puertollano era Paco Rosell. Cuando me dieron la noticia del nacimiento de Mario, se me saltaron unos lagrimones y brindé con champán y Cola-Cao. 32 años después de aquel viaje a Huesca, el mismo día de la boda de mi hermano viajó bastante gente de Huesca a Córdoba. No vinieron a la boda, sino para ver el partido del play off del ascenso. El Córdoba resolvió la papeleta en Huesca. El Puertollano se quedaba con la miel en los labios. El único de su grupo que ascendió, el Ferrol, fue el que nos quitó el sitio en la última jornada. Pero esa es otra historia. Los novios se fueron a la Ribera Maya, a México. Y se dieron un baño en un ‘playoff’ de ensueño.

LAS GUINDAS

Javier Bermejo espera conseguir la mínima de 2,27 para el Mundial de Osaka (Japón), su mejor marca personal es de 2,28, y tiene además el objetivo de acudir a los Juegos Olímpicos de Pekín. El saltador consiguió superar los 2,20 en Alcalá de Henares e hizo nulos los saltos sobre 2,27.Sus próximas citas deportivas en Cáceres, Zaragoza y San Sebastián le pueden ayudar a conseguirlo. ¡Suerte, Javier!

------------

Este verano no tenemos la espada de Damocles de la escasez de agua en el pantano del Montoro, que por cierto pronto entrará en funcionamiento con su nueva recrecida, pero sí la de los incendios. Debemos respetar las normas y seguir los consejos de los expertos para que, entre todos, consigamos reducir su cuantía.

------------

Desde aquí nuestros más sentidos pésames para Joaquín Hermoso Murillo, por el reciente fallecimiento de su madre, así como para los familiares de José Martínez “Pepín”, exjugador del Calvo Sotelo y conocido empresario local, fallecido el pasado mes mientras jugaba un partido de fútbol con sus amigos.

LA GUINDILLA

Hablaban de la primavera y ya estamos en verano sin que el tramo de autovía Puertollano-Ciudad Real esté completamente finalizado. Esperamos que para la puesta en marcha del aeropuerto, que si no se retrasa será este otoño, las obras de la autovía hayan concluido.