Edición mensual - Junio 2007 - Puertollano

Tal y como pronosticaban las encuestas, el PSOE barrió en Puertollano obteniendo mayoría absoluta y quince concejales. Hermoso Murillo asegura que no hará una política “rodillo”

Crónica de una victoria anunciada

J. Carlos Sanz

Nº 188 - Puertollano

Imprimir

A medida que iban llegando los resultados del escrutinio de las 86 mesas electorales de Puertollano, la tercera planta del Ayuntamiento se transformaba en un cónclave donde la evidencia hacía de fumatta blanca antes de tiempo.

Cuando apenas se llevaba un 40% de lo escrutado, los resultados provisionales eran tan contundentes que exterminaron cualquier posibilidad de incertidumbre o nervios. El PSOE estaba arrasando, literalmente, y era una verdad como un templo.

A partir de ahí, las tareas del escrutinio fueron esos minutos de la basura que se juegan por jugar, porque así lo dictan las reglas aunque la ventaja en el marcador es tan apabullante que no cambiará.

Coser y cantar

Y es que desde el inicio, los guarismos pertenecientes a los escaños por candidatura se situaron en un invariable 15-8-2, a favor del PSOE. Era como si la candidatura socialista fuera un equipo de la NBA, de la otra galaxia democrática, que estaba compitiendo con dos sparrings. Unos resultados que demuestran dos cosas: la primera que Puertollano sigue siendo el feudo socialista de la provincia por antonomasia y la segunda que a la ciudadanía puertollanense no le apetece tener un gobierno de coalición. Porque no está de más recordar que en la legislatura finiquitada tras las elecciones del 27 de mayo, PSOE e IU fueron socios de gobierno. Un tándem que a la hora de votar no ha sido tenido en cuenta por los ciudadanos que abogan por respaldar mayoritariamente el proyecto socialista antes que una gestión municipal compartida.

La cruda realidad se apreciaba en el rostro contraído de Agustín Pérez, concejal de IU, quien en un par de incursiones durante las labores de conteo de votos miraba a la pantalla donde aparecían los resultados como si el 15-8-2 fuera ácido sulfúrico que fulminaba las ilusiones del exconcejal de medio ambiente.

Y como si el destino fuera masoca o caprichoso, a eso de las 21:30 horas de la noche, el porcentaje de votos escrutados se detuvo en el 98,6%. Nada iba a cambiar, el PSOE había ganado de manera rotunda las municipales, pero faltaba conocer los resultados de la última mesa electoral. Demora que quizás sirvió para que unos templaran su euforia y no se desbocaran, allí estábamos los medios de comunicación y tampoco era plan de ofrecer muestras de entusiasmo desatado, y para otros fue una agonía en toda regla. Por fin se produjo la llamada de la dichosa mesa 1-1-A. Los datos se comunicaron de manera rauda, el interlocutor colgó el teléfono, anotó las cifras, en éstas que Hermoso Murillo hace acto de aparición, flanqueado por Antonio Rodríguez y Luis Pizarro, se acercan al lugar donde uno de los técnicos municipales mira con escrupulosidad lo anotado. Certifican lo que es un secreto a voces, el PSOE ha ganado las elecciones municipales por mayoría absoluta.

Hermoso Murillo asegura que no habrá política rodillo

“No es que hayan ganado es que ha sido un paseo militar” piensa más de uno. A las cifras nos remitimos: el 58,6% de los votos emitidos han sido para el PSOE, un total de 13.753, lo que les otorga 15 concejales y por ende mayoría aplastante y absoluta. Una paliza electoral que las otras dos formaciones políticas encajan como pueden. El PP sufre un batacazo notable viendo reducida su representación de 11 a 8 concejales y lo que es más significativo perdiendo más de 3.000 votantes. IU se queda como está, dos concejales pero sufre un retroceso importante, al padecer una hemorragia cercana a los 800 votantes. Los ciudadanos han hablado y su mensaje es el siguiente: Queremos al PSOE en solitario y sin que nadie les moleste.

Del recado es consciente Hermoso Murillo quien en su primera comparecencia oficial ante los medios como alcalde electo no ofrece muestra alguna de euforia. Sabedor de la abultada victoria ejecuta una intervención conciliadora. “Nunca podré devolverle a los ciudadanos de Puertollano la felicidad que me han dado hoy. Haga lo que haga nunca estaré a la altura del apoyo mayoritario que me han brindado”, fueron sus primeras palabras.

El flamante ganador llevó a cabo una economía de gestos y palabras entusiastas para dejar claro que “esta mayoría absoluta nos va a servir para que la utilicemos con consenso y ayuda de todos los grupos que han conseguido representación municipal”. Ya fuera por mantener a rajatabla esa imagen de seriedad de la que Hermoso Murillo hace gala o por no darle la extremaunción a los perdedores, lo cierto es que el alcalde reelegido perjuró que “esto no es una mayoría absoluta para practicar una política de rodillo, todo lo contrario, servirá para ofrecer a todas las fuerzas políticas un trabajo conjunto para que Puertollano siga avanzando e ilusionando”.

Confesó que los resultados obtenidos “no eran los que había puesto en la porra”. Hermoso Murillo admitió que confiaba en el respaldo de la ciudadanía pero tal caudal de apoyo no entraba en sus previsiones y volvió a insistir en que “nunca tendré la posibilidad de agradecer este apoyo tan masivo”. Y como la sombra de la Junta de Comunidades es muy alargada, sobre todo para aquellos alcaldes que obtienen mayoría absoluta y que pueden ser tentados para irse a Toledo, Hermoso Murillo fue tajante al asegurar que su compromiso para estos cuatro años es exclusivamente para y con Puertollano. “Desde hoy y con 15 concejales renuncio a cualquier otra posibilidad de actividad política que no sea la alcaldía de mi ciudad. Lo tengo muy claro desde hace tiempo y no pienso defraudar a la ciudadanía”, prometió en tono mayestático.

En todo proceso electoral que se precie hay ganadores y perdedores. Perogrullada a fin de cuentas pero que adquiere cuerpo y forma toda vez que los resultados se hacen oficiales. La sede del PP parecía un velatorio donde se asistía al duelo de una “Confianza en el futuro” amortajada. Perder tres concejales y que más de 3.000 ciudadanos retiren su apoyo, duele y de qué manera. Sin embargo, Juan José Jiménez hizo de tripas corazón y aunque admitió que los resultados “han sido malos y ha ganado claramente el PSOE” volvió a reafirmarse en el tipo de campaña electoral que su formación política llevó a cabo. “Sigo pensando que Puertollano necesita las propuestas de nuestro programa electoral, tengo la conciencia tranquila”. El juego de la democracia ofrecía su cara menos amable y aunque Jiménez Prieto no podía disimular estar noqueado por el “directo” recibido por la ciudadanía manifestó su respeto “a la decisión que han tomado los ciudadanos de Puertollano. Así es la democracia y no nos podemos enfadar por no obtener unos resultados satisfactorios”.

Hemorragia de 3.000 votos en el PP

Una de las causas que Jiménez Prieto barajó como explicación a la sangría de 3.000 votos fue “el resurgir de la ciudad con los polígonos de La Nava. También está el hecho de que históricamente esta ciudad ha votado a la izquierda”, en una tentativa por echar mano de lo racional en unos momentos de profunda decepción. Por último, y como ese entrenador que trata de reanimar a sus jugadores cuando sufren una derrota, Jiménez Prieto señaló que “seguiremos haciendo una oposición consciente y consecuente”.

Frustración y sólo frustración

En Izquierda Unida, más que decepción el sentimiento predominante era de desconcierto. Los simpatizantes de esta formación confesaban que antes de conocer los resultados se las prometían muy felices. IU ha estado en el gobierno pero las medallas se las ha colgado el PSOE. A lo largo de la campaña Florentino López ha recalcado que gracias a la presencia de IU se ha realizado una buena gestión municipal pero por lo que sea el mensaje ni caló en la ciudadanía ni se le prestó atención, lo que es peor a juicio de López Montero. Con gesto compungido López Montero afirmó sin tapujos que “son unos resultados frustrantes para IU; ni antes en la oposición ni ahora en el gobierno hemos recuperado posiciones que hemos tenido en otras elecciones municipales. Para IU es frustrante comprobar cómo desde una plataforma de gobierno podíamos recuperar parte del crédito perdido y no ha sido así”. Gobernar en coalición ha significado un antes y un después en IU de Puertollano pero tras el varapalo sufrido, reconocen que “hemos sido incapaces de transmitir a los ciudadanos el mensaje de que IU era necesaria para el gobierno. El socio mayoritario ha sabido rentabilizar electoralmente una buena gestión de gobierno que ha habido en esta legislatura”.

López Montero señaló que durante los próximos días la asamblea local de IU se reunirá para analizar de manera concienzuda los resultados obtenidos. Pero a bote pronto, el candidato a la alcaldía, especuló que con relación a los más de 800 votos perdidos “lo más sencillo es pensar que los ciudadanos han creído que sólo el PSOE merece rentabilizar esa confianza tras una legislatura de gobierno compartido”. Y como si en la mente de Florentino la palabra frustración gravitara continuamente volvió a repetir lo de “resultados frustrantes que nos devuelven a otras posiciones que ya conocemos. Y si alguien me hace la pregunta que se la ahorre; los ciudadanos creen innecesario un gobierno compartido y por tanto estaremos en la oposición”, anunciaba.

Porque IU se lamenta de la oportunidad perdida. “Lo era sobre todo para recuperar terreno perdido”, expresaba en tono lacónico López Montero. Las peores previsiones se cumplieron desbancando del gobierno a los dos concejales de IU que de nuevo tendrán que bregar en solitario ante una mayoría absoluta del PSOE. “Estábamos plenamente convencidos que la idea fundamental del gobierno compartido era buena para trasladarla. Sin embargo, era la peor situación prevista y se ha producido”.

López Montero confesó que desde la óptica del gobierno “pensábamos que íbamos a tener más influencia para captar el voto de los ciudadanos pero no ha sido así”.

Y así fue la radiografía de una jornada electoral donde el PSOE se erigió como gobernante de los designios de esta ciudad por otros cuatro años. Para más inri con hegemonía absoluta, una supremacía otorgada por el pueblo libre y soberano “que es el que ha decidido”, me decía uno de los concejales ganadores en la noche del 27-M. El pueblo dixit…