Edición mensual - Junio 2007 - Puertollano Universitario

A lo largo de este mes se intensifica la afluencia de universitarios en la biblioteca del CEU

Próxima parada: Exámenes de Junio

Estos días, los pasillos del CEU hacen de decorado para un número destacado de estudiantes que entran y salen pertrechados de mochilas o apuntes. Se percibe más nerviosismo de costumbre debido a que nos encontramos en la antesala del final del curso académico, período de exámenes y por tanto días de estudio a un ritmo endiablado.

Junio vendría a ser el particular Rubicón que todo universitario debe atravesar para alcanzar la otra orilla, la del deber cumplido. Y como en cualquier edificio universitario, el CEU se convierte en una suerte de Centro de Alto Rendimiento constituyendo la biblioteca el lugar de entrenamiento.

La biblioteca amplía los horarios de apertura

Desde hace años, la UCLM amplía el horario de apertura de las distintas bibliotecas de los campus castellano-manchegos con la idea de facilitar el estudio a los alumnos matriculados. En el caso de la del CEU, que permanece abierta de lunes a viernes de 9 horas a 21 horas, también lo hace durante los fines de semana en horario de 9 a 14 horas del mediodía. Los 185 puestos de lectura con los que cuenta la biblioteca del CEU son objeto de disputa por parte de los estudiantes que acuden al centro con la intención de estudiar.

En cuanto abre sus puertas, un rosario de universitarios entran al CEU a la caza de su sitio en la biblioteca. Algunos son capaces de estar mañana y tarde mientras que otros no aguantan más de dos horas enfrascados en el estudio. Maribel Prado, estudiante de 5º Curso de Ingeniería Industrial, pertenece al bando de los disciplinados. Acude a diario al CEU y asegura que dedica unas cinco horas al día a empollar, “eso sí, me tomo mis descansos”. Porque todo hay que decirlo, y el escaqueo en sus diferentes vertientes, es una práctica extendida en la mayoría de la población estudiantil.

El destino preferido para tomarse un respiro suele ser la cafetería. Sin embargo, y desde hace unas semanas, la del CEU está cerrada a la espera de terminar de habilitarse para que el nuevo adjudicatario explote el negocio. Hasta ahora sólo había una máquina expendedora de cafés y su desaparición ha provocado quebraderos de cabeza en más de un estudiante. Es el caso de Maribel Prado quien perjura que “no soy nadie sin un café por lo que no me queda más remedio que irme a un bar cercano lo que te hace perder más tiempo de estudio que de costumbre”.

Desconsuelo compartido por la mayoría de los estudiantes como José Moreno, estudiante de 2º Curso de Magisterio, para quien la volatilización de la maquinita de marras “me ha descolocado”. Y para colmo, tampoco hay manera de hacerse con botellas de agua por lo que la peregrinación de estudiantes a bares cercanos está a la orden del día.

Una situación que según aseguraba Ana, bibliotecaria del CEU, tiene sus horas contadas. “A principios de junio se abrirá la sala de cafetería, donde además la gente podrá tomar otras consumiciones y comer algo”. Se supone que con el estómago lleno y con el gaznate refrescado el rendimiento de los universitarios mejorará.

Los estudiantes satisfechos con el servicio bibliotecario

Dejando a un lado cuestiones de avituallamiento, las prestaciones que ofrece la biblioteca del CEU como lugar de estudio son calificadas de aceptables por la mayoría de los estudiantes consultados por La Comarca. José Moreno, quien por cierto integra el bando de los estudiantes “veleta”, afirma que “si preciso algún material bibliográfico suelo encontrarlo pero si no lo pido en préstamo intercampus. Los bibliotecarios son muy atentos y siempre te preguntan si necesitas algún libro de referencia”. Puede parecer “peloteo” pero la amabilidad del servicio bibliotecario es una percepción extendida. Así lo confirma Marta Castro, estudiante de Administración y Dirección de Empresas y a la que le resta una asignatura para finiquitar sus estudios; “alguna vez he solicitado algún libro en desiderata y me lo han traído”, en alusión a un servicio donde cualquier usuario puede recomendar a la biblioteca la compra de materiales bibliográficos rellenando la correspondiente ficha. Aunque Castro se queja de que, en su caso, “los libros y manuales del fondo bibliográfico no son suficientes y no suelen estar actualizados”.

La bonhomía estudiantil en cuanto a los servicios que oferta la biblioteca del CEU se refuerza con la siguiente afirmación: “En cuanto a fondos bibliográficos disponen de todos los manuales y obras de referencia. Y si algún libro no lo tenemos ofrecemos la posibilidad de pedirlo a través de préstamo intercampus que es un servicio bastante rápido”, asegura una de las bibliotecarias del CEU. A destacar otro servicio como el préstamo interbibliotecario que permite solicitar en préstamo libros o artículos de revistas de cualquier biblioteca del mundo que ofrezca este servicio. Si bien hay que reseñar que no se trata de un servicio gratuito.

Al ser una biblioteca de reciente funcionamiento, cuenta con presupuesto para adquisición de fondos “siempre que estén dentro de la política de adquisiciones de la UCLM”, puntualiza Ana. La presencia de ordenadores públicos es un complemento y contrafuerte importante para reforzar la solidez del estudio.

Algunos problemas pendientes de solución

Sin embargo e incomprensiblemente, desde hace más de cuatro meses la sala de ordenadores está cerrada “debido a problemas técnicos” como así reza en los diferentes carteles puestos en las puertas de acceso al CEU. Una cojera de prestaciones de la que la biblioteca no es responsable “ya que el servicio de acceso a Internet es competencia de la Junta de Comunidades y el Ayuntamiento” asegura una de las bibliotecarias. Pero debido a la demanda del personal la UCLM ha decidido habilitar una sala de acceso público a Internet para remendar esta carencia.

Por otro lado, y así nos lo confirmaban, en breve el CEU dispondrá de una sala para trabajos en grupo “porque los alumnos lo necesitan mucho. Habrá tres mesas grandes, 18 puestos de lectura donde los estudiantes tendrán que apuntarse”. Y es que según las previsiones, se espera una elevada demanda de este servicio.

Está claro que el CEU hace lo que puede para allanar el espinoso período de exámenes. El que la biblioteca abra los fines de semana ha supuesto un alivio para más de algún estudiante que precisa de estos ambientes para concienciarse del estudio. Por pedir que no quede, y Maribel Prado señala que “estaría bien que hubiera horarios nocturnos como hace la biblioteca municipal porque además no dispone de libros y manuales universitarios”. Reivindicación a la que se adhiere José Moreno; “lo único malo es que no abran por las noches pero creo que de 9 a 21 horas hay tiempo suficiente para venirse a estudiar”.

Un cóctel de estudio y vida social

Durante Mayo y Junio el volumen de usuarios de la biblioteca se intensifica, principalmente por la tesitura de los exámenes. Si bien hay estudiantes, caso de Marta Castro, que mantienen una fidelidad asistencial “siempre acudo al menos una vez por semana. Y en fechas de exámenes suelo estar unas siete horas”, asegura. Cuando concluye el período estudiantil, la biblioteca experimenta un bajón de usuarios quedando un tanto desangelada. Descenso de afluencia que sólo dura, a lo sumo, un par de semanas tal y como afirma una de las bibliotecarias del CEU; “A la biblioteca también acude otro perfil de personas como opositores o personas mayores que vienen a consultar los periódicos en la hemeroteca. En general, el ritmo de asistencia es destacable”.

Así discurre el ambiente estos días en el CEU, estudiantes que combinan el estudio con la vida social pues qué sería del mundillo universitario sin este elemento de distensión. El testimonio de José Moreno es revelador en este sentido: “muchos vienen aquí, abren los apuntes como para concienciarse de que tienen que estudiar pero luego se pasan buena parte del tiempo hablando con otra gente”. Revelación que a fin de cuentas no se presta al cuestionamiento ya que no todo va a ser estudio en la etapa universitaria ¿no creen?

Servicios que oferta la biblioteca del CEU

-Información y Atención al Usuario: el personal de la Biblioteca, facilita a sus usuarios la información y asistencia técnica para una mejor utilización de los fondos y servicios que la misma ofrece.

-Consulta en sala: en la sala de lectura se puede consultar todo el fondo bibliográfico de la Biblioteca

- Préstamo a domicilio: El préstamo y devolución se realizan de forma automatizada en el mostrador de la biblioteca. Plazos: alumnos 1º y 2º ciclo, cuatro libros durante siete días; alumnos 3º ciclo, seis libros durante 15 días; usuarios externos, 2 libros durante siete días; préstamo de vacaciones, hasta el fin de las mismas.

- Reserva de ejemplares: un libro prestado puede ser reservado por un usuario para que, una vez devuelto, quede a su disposición.

- Préstamo intercampus: se pueden solicitar gratuitamente libros en préstamo a cualquier de las bibliotecas de los otros campus de la universidad. La petición ha de entregarse en el mostrador de la biblioteca.

- Préstamo interbibliotecario: permite solicitar en préstamo libros o artículos de revistas de cualquier biblioteca del mundo que ofrezca este servicio. Los trámites se hacen en el despacho de la biblioteca. No es un servicio gratuito.

- Adquisición de libros: cualquier usuario puede recomendar a la biblioteca la compra de materiales bibliográficos, rellenando una ficha de Desiderata que le facilitarán en el mostrador.

- Catálogo automatizado: contiene información sobre cada título con la localización, signatura y situación de los ejemplares. Puede consultarse desde los OPACS y a través de la página web: www.biblioteca.uclm.es

- Acceso a base de datos: desde los ordenadores instalados para acceso a catálogo y a los recursos electrónicos se pueden consultar libremente bases de datos.