Edición mensual - Junio 2007 - Deportes

Balance de la temporada de la Unión Deportiva Puertollano

Fin del sueño

El Puertollano se quedó finalmente fuera de play off pasando de la gloria al infierno en tan solo dos partidos

Chicastro

Nº 188 - Deportes

Imprimir

El pasado 26 de abril, el Puertollano jugaba su último partido de liga en San Sebastián de los Reyes. Era un partido denominado como el de la esperanza ya que había muy pocas posibilidades de jugar el play off, ya que una semana antes, en el Sánchez Menor, el conjunto azul perdió en los minutos finales por la mínima ante el Alcorcón.

Se puede decir que se pasó de la gloria al infierno en cinco minutos ya que 35 jornadas entre los cuatro primeros eran aval suficiente para luchar este mes de junio por ascender a la División de Plata.

Dicen que unos sueños se cumplen y otros se roncan. Está claro que Puertollano ha vivido dos bonitos años llenos de alegría y parecía estar en un sueño que no tenía fin. Pero una mañana de Mayo, Puertollano se despertó de un bonito sueño. Ahora toca esperar a las elecciones, hacer balance de una temporada y mirar al futuro con optimismo.

Final de temporada. La cosa ha terminado. Es tiempo ahora de hacer balance y valorar fríamente una temporada que ha tenido de todo. Ahora, mucha gente se acuerda de aquellos partidos que se pudieron ganar, empatar o perder.

Al mismo tiempo, hay gente que se lastima y lloran la desilusión de haber tenido un sueño al alcance de la mano. También hay personas optimistas que dan como sobresaliente la temporada, ya que reconocen que el Puertollano era un equipo recién ascendido y el objetivo de la permanencia se ha cumplido.

Pero la situación al final de la temporada ha quedado de tal manera. Séptimos y 62 puntos. Si partimos de las expectativas creadas durante el verano, el resultado es exitoso. Si se piensa que en la primera jornada se ganó 1-3 en Vallecas con mucha suerte y dignidad, se puede considerar que el equipo ha terminado más que bien colocado. Si analizamos toda la temporada, el resultado es bastante más escaso del que se esperaba, por muchos resultados vistos a lo largo de la misma.

Ha sido una pena no acabar en puestos de play off. Por mucho que se diga que los cuatro clasificados son mejores y justa su posición o que el equipo era un recién ascendido y que bastante se ha hecho con lo que había, son pretextos o excusas baratas.

Seis puntos de ventaja a falta de doce por disputar eran renta más que suficiente, máxime aún, con los rivales que el cuadro industrial tenía por delante. No se ha mantenido y no hay más que achacar. A este equipo le ha faltado un puntito de calidad y/o alguno de suerte, se le hizo la temporada larga y las lesiones, y quizás algún error puntual, le han terminado de condenar, sumado a que la plantilla, a partir de enero, de quedó algo corta.

¿Es justa la posición de la Unión Deportiva Puertollano? Sinceramente, puede ser que el fútbol haya sido justo o injusto con su cruel destino. Analizando algunos partidos, podemos decir que en casa, contra el Racing o Atlético B, no se mereció ganar y los tres puntos se quedaron en casa. Así mismo, también cabe decir que contra Sanse y Lanzarote se mereció algo más que el empate y las derrotas contra Talavera y Celta B fueron demasiado castigo a los méritos del equipo.

Se ganó en Fuenlabrada sobre la bocina, al igual que se arrancó un empate contra Lanzarote y en Vigo faltando un suspiro más de lo mismo. Se empataron los partidos de Alcorcón y Sanse, nos ganó el Lanzarote y nos remontó el primero en el fatídico encuentro de hace una semana.

Sobre las actuaciones arbitrales, ha habido de todo. Al conjunto industrial le han pitado 9 penalties a favor y 6 en contra, materializando 6 y encajando todos. Expulsiones se han sufrido muchas pero también se ha jugado contra equipos en inferioridad numérica y a lo mejor no se supo aprovechar este factor.

Todo este discurso era para afirmar que ni los arbitrajes ni un destino adverso han acabado con la ilusión de jugar el play off, sino falta de acierto en momentos claves y talante de equipo campeón para sobreponerse a la adversidad.

Con todo esto, parece que el equipo ha cumplido, ha tenido toda la temporada ilusionada a una afición y sólo al final ha hincado la rodilla a tierra, por lo que se puede afirmar que el balance general ha sido satisfactorio. Si se piensa que en la primera vuelta se obtuvieron 38 puntos (media inglesa) y en la segunda sólo 24 (a nivel de un equipito mediano), se puede ver qué le ha pasado al equipo.

La presión, el cansancio, su propio nivel o, si se quiere pensar, la mala suerte, han condicionado el fatal final de temporada y han creado esta amarga sensación.

Sobre el futuro es difícil hablar, pues no se sabrá si continuará el cuerpo técnico actual, la junta directiva o si se estará en el grupo I siquiera, así que sólo queda esperar y tener esperanza, pues esta temporada ha sido una marca más que notable en el camino de este equipo y de todo se aprende.

Si la temporada que viene se lucha por no descender, habrá que sufrir y apoyar. Si se juega para promocionar a 2ª A, soñar y apoyar. En definitiva, esto es fútbol y no todo va a ser de color de rosa.