Edición mensual - Enero 2007 - Deportes

Entrevista con Pedro Sánchez de la Nieta, el hombre que ha devuelto a Puertollano la afición por el fútbol

El Alquimista de la Unión Deportiva Puertollano

La unanimidad, en un mundo preñado de matices, pasiones encontradas, intangibles y sentimientos acendrados como es el del fútbol, más que una rara avis resulta en la gran mayoría de los casos una genuina utopía de las tantas balompédicas que componen la iconografía inimitable del deporte más popular del orbe. Pero en el caso de Pedro Sánchez de la Nieta, el daimieleño entrenador de la Unión Deportiva Puertollano, lo que antes se reseñaba, la unanimidad, como un imposible pertenece al hábitat cotidiano de, al menos, una de sus facetas laborales -porque Pedro Sánchez de la Nieta es además enfermero- la de entrenador. Por eso, consumidos ya los últimos rescoldos del 2006 improvisábamos con nuestro entrevistado un balance del que ha sido, en gozosas palabras de todos los órdenes intestinos y satélites del club, a saber, cuerpo técnico , directiva, jugadores, prensa y aficionados, el año más brillante de la historia reciente del fútbol, llámese Puertollano Industrial, UDP o semejantes, en nuestra ciudad. Otra prueba más de esta realidad incontestable es la satisfacción por el trabajo bien hecho que se desprende de las palabras, siempre sensatas, de Pedro Sánchez de la Nieta.

Ángel Moreno

Nº 183 - Deportes

Imprimir

Ángel Moreno: Pedro, tú como entrenador ¿Podías esperarte, sinceramente, un 2006 como éste?

Sánchez De la Nieta: Es difícil, muy difícil imaginar una cosa así. Siempre trabajas con ilusión, eso es cierto, y con el máximo empeño para tratar de conseguir los objetivos marcados, pero tantos, tantos… es que el ascenso, que era el objetivo principal, no es un secreto para nadie, ha venido acompañado de muchas otras cosas que, a día de hoy, hay que ser realistas y disfrutarlas porque no va a ser fácil repetir un año así. Disfrutarlas, eso sí, pensando ya en el 2007.

A. M.: Todos, directivos, prensa, jugadores y aficionados, han señalado 2006 como el mejor año, desde hace mucho, del fútbol en Puertollano. ¿Qué se siente al entrar a formar parte de la historia de un club?

S. D. L N.: Sobre todo, orgullo y mucho agradecimiento por entrar en la historia de un club de por sí histórico como el Puertollano. Ese reconocimiento es la prueba de que el trabajo diario, no sólo con los jugadores sino también con directivos o con prensa, va dando sus frutos. Para serte sincero, será un placer estar en las estadísticas, escritas por Luis Pizarro o por otros, que digan y que repasen todo lo bueno que pasó aquí en 2006

A. M.: ¿Y qué mérito se concede, sin entrar en porcentajes, Pedro Sánchez de la Nieta en el funcionamiento de ese todo que ha sido la UDP?

S. D. L N.: Ni quiero ser pedante ni quiero ser excesivamente humilde, pero está claro que el entrenador tiene una responsabilidad grande en lo deportivo, yo la he asumido con todas sus consecuencias. Ha habido momentos en que gente, es verdad que poca, no ha estado de acuerdo con mi trabajo, igual que ha habido muchos momentos en que la gente ha mostrado su apoyo a este proyecto por los buenos resultados que se iban cosechando. Por eso, por esa responsabilidad que asumimos todo el cuerpo técnico que me toca encabezar, algo de mérito tiene que haber también en mantener todo en armonía.

A. M.: A la afición de Puertollano se le conoce en toda España por el muy merecido apelativo de la Ilusión Azul. Hablando de ilusión, a mí me gustaría destacar la que debe sentir por su deporte un hombre que compatibiliza su puesto de entrenador de un equipo de 2ª B en Puertollano con sus ocupaciones profesionales como enfermero en Chillón. ¿Cómo son las jornadas cotidianas de Pedro Sánchez de la Nieta?

S. D. L N.: Sinceramente, entiendo que ni soy más ni menos que cualquier trabajador que tiene un trabajo duro y tiene que, como se dice vulgarmente, echar muchas horas para sacar adelante su familia. Eso sí, tanto el gremio de la enfermería como el del fútbol me gustan muchísimo y hago todos los esfuerzos para compatibi-lizarlos, aunque las consecuencias supongan emplear muchas, muchas horas en satisfacer uno y otro trabajo, porque a ningún enfermero se le juzga por sus méritos futbolísticos ni a ningún entrenador se le renueva por lo bueno que es como enfermero. Indudablemente (entre risas) pues si viniese un equipo de primera división probablemente tendría que aparcar la enfermería, pero no creo que vaya a ser el caso.

A. M.: ¿Y si ese caso fuese cuestión de tiempo? Porque tu carrera como entrenador es corta pero fulgurante y jalonada de éxitos. ¿Hasta dónde llega la ambición de Pedro Sánchez de la Nieta?

S. D. L N.: La verdad, tú lo has dicho, es que mi carrera hasta el momento es corta, y se reduce a tres temporadas y media en Tomelloso, una temporada como seleccionador de juveniles de la provincia de Ciudad Real y lo que llevo en Puertollano, pero yo creo que ya me ha dado tiempo a saborear todo, a coger experiencia, disfrutar mucho y trasmitir a los jugadores mi experiencia como entrenador y a los directivos mi experiencia reciente como jugador de fútbol. Eso sí, como a cualquiera, me gustaría llegar cuánto más alto, mejor, defendiendo siempre lo que tenemos, y eso hoy es un equipo que se llama Unión Deportiva Puertollano, que marcha segundo en la jornada 17 y que tiene que luchar por llegar al final de liga en puestos de play-off, que es por lo estamos trabajando en estos momentos.

A. M.: ¿Cuál es el techo de la Unión Deportiva Puertollano?

S. D. L N.: Bueno, ahora mismo es difícil valorarlo, porque mucha gente, de hecho, ya pensaba que el techo no podía ser tan alto como lo es actualmente. Eso sí, si a final de temporada estamos en play-off, estaremos orgullosos en decir que es un techo importante. Pero, insisto, es difícil, porque una de las enseñanzas más claras del fútbol hoy, y de esta categoría en concreto, es que cualquiera puede ganar a cualquiera y por ello hacer previsiones faltando 20 partidos, más de la mitad de la temporada, es siempre arriesgado.

A. M.: Para hablar de techos, los números son siempre un buen baremo. De 17 partidos jugados, se han ganado 11, perdido 4 y sólo 2 empates, pero los datos cobran aún más vigencia y profundidad cuando, pese a que siempre se ha dicho que el patrón de tus equipos es el orden y trabajo defensivo, la UDP es el segundo equipo más goleador del grupo, y también uno de los mejores atrás. ¿Cómo es explica este fenomenal caso de cuadratura del círculo?

S. D. L N.: Desde un punto de vista futbolístico, tácticamente, yo entiendo el fútbol como una doble compensación ataque –defensa, pero igualmente reconozco que hoy día lo más difícil es hacer goles. Dicho esto, lo más fácil hay que potenciarlo y lo más difícil hay que trabajarlo constantemente. A día de hoy, los datos dicen que somos muy fuertes en el aspecto ofensivo, porque como has dicho somos el segundo equipo más goleador del grupo pero te digo más, es que somos el quinto equipo que más goles anota de toda la 2ª B. por eso, aquello de que mis equipos preponderan el orden y la defensa a la belleza del juego son, como demuestran los datos, cuestiones muy subjetivas y controvertidas. Además, esto también te demuestra que no vale atacar y atacar, o defender y cerrarse, sino que es cuestión, claramente, de términos medios y de difíciles equilibrios. Además, por poner una pega, tengo ahí clavada la espina de esos tres partidos en los que nos han metido once goles y que me traen a mal traer (entre risas)…

A. M.: Es un hecho que los entrenadores lo son las 24 horas del día, está probado. Hablando de la eterna tensión entre el juego y el resultado, la defensa y el ataque, las sempiternas dicotomías, yo sé que a veces a Pedro De la Nieta le han molestado un poquito las críticas de los medios de comunicación en torno a un supuesto y puntual mal juego del equipo. ¿Te tratamos bien desde la prensa, Pedro?

S. D. L N.: No, hombre, no tengo ningún problema. Tú me conoces un poco y sabes que soy el primero en respetaros a todos, y es respeto también lo que exijo, y como me lo estáis dando, ningún problema. Eso sí, volviendo a lo del juego, para poder firmar algunos de los mejores partidos de la historia del club esta temporada, como el que nos enfrentó a Universidad de las Palmas, ha habido también que hacer malos partidos, como el de Villanueva del Fresno en Play-off el año pasado, de los que nadie se acuerda de nada que no sea el resultado. Esto demuestra que el fútbol es una cuestión de ciclos más o menos cortos en los que cada semana es un examen, pero que el trabajo se hace de cara a un año completo y que también el juego hay que valorarlo globalmente. Por eso insisto en que analizar individualmente un partido, o la actuación de un jugador o determinadas cuestiones tácticas es un error por vuestra parte, y es que, además, ese análisis, si lo practicáramos todos, nos llevaría a un mundo de locos, porque hay muchos ejemplos en que la urgencia es el peor enemigo de la buena gestión. Cada decisión debe formar parte de una cadena de elecciones a largo plazo. En cualquier caso, si tuviera que puntuar el juego del equipo en 2006, yo le pondría un 8.

A. M.: Los balances, como éste, suelen coincidir en el tiempo con la apertura del mercado de invierno, y aunque me consta que a los entrenadores preguntaros por fichajes es buscaros las cosquillas, muchos creemos que el mejor fichaje posible para la UDP es precisamente la continuidad de Pedro Sánchez de la Nieta y de todo su staff técnico. ¿Tenemos míster para rato aquí en Puertollano?

S. D. L N.: ¡Ojalá! Sinceramente, me encuentro muy a gusto aquí en Puertollano. Hombre, también te digo que si viniese un equipo de primera división pues igual me lo pensaba, pero como sinceramente creo que eso no va a pasar, entiendo que yo estoy muy contento aquí, tengo sintonía con todo el mundo, y creo que ésa es la opinión de todo el cuerpo técnico. Por eso pienso que a mí, como a Pedro Hontecillas o a Raúl Serrano, hay que valorarnos no ya por una buena o mala racha, sino por el trabajo que llevamos realizado en el último año y medio, y así el juicio no queda demasiado influido por estar segundos ahora mismo o, por poner un ejemplo, tampoco por haber sido eliminados en Copa Federación por el Parla. Además, en un mundo tan complicado como el del fútbol, en el que las cosas cambian diametralmente de un día para otro, es muy recomendable tener la cabeza fría para valorar las cosas en su justa medida. Pero, como decía antes, estoy muy centrado ahora mismo en el presente aquí, y también muy ilusionado con el futuro. Porque, ya lo dije una vez, yo soy uno más de la ilusión azul, con otra responsabilidad, pero con la misma pasión.

Y eso es precisamente lo que trasmite la mirada fija y determinada de sus ojos. Porque Pedro Sánchez de la Nieta, sin entrar en sus éxitos personales, los apologetas sobran cuando habla por ellos el currículo, es ambicioso, ut supra dixit, pero también un hombre de palabra, identificado con el proyecto para la UDP que habla de un sueño de plata, empresa que comanda exaequo con José Antonio Navarro. Y además de todo eso, la cabeza pensante de un vestuario unido y encopetado que ilustra a la perfección el concepto mancomunado de EQUIPO con mayúsculas. Y eso, para Puertollano, para el Puertollano, es toda una suerte