Edición mensual - Contraportada - Enero 2007

La Rincona

Un año menos para la paz

Benjamín Hernández

Nº 183 - Contraportada

Imprimir

No sé si el título se entiende. Yo tampoco lo entiendo o no quiero que se entienda. Me pregunto si “menos” aquí es suma o resta. Veo a duras penas que falta menos o que tenemos uno menos. O ambas cosas.

El caso es que, como siempre, como cada año, intento que las tripas me dejen desear la felicidad y cantarla en las colaboraciones literarias o en esta contraportada que me ha tocado el honor de hacer para comenzar 2007. Pero cuando tengo que escribir me llega la realidad como un guante de boxeo, inocente realidad que, como el inocente guante, tan sólo golpea empujada por alguien o algo.

El caso es que no puedo, no puedo volver a hablar de la paz sin hablar de la guerra. Tantas y tantas guerras, tantas y tantas ausencias, tantos y tantos asesinos.

Piensa uno en la posible paz y en la concordia, en las hojas de ruta que fijan unos líderes estereotipados y quiere creerles, a lo mejor fingiendo la ignorancia necesaria para que no se nos estropee un futuro que él mismo se encargará de destrozar.

Irak se desangra en explosiones e inmolaciones de hermanos con hermanos. ¿O son primos, al diferenciarse entre chiíes, sunníes, kurdos…? ¿No somos hermanos todos, o lo éramos? A ver si no vamos a ser ni siquiera vecinos. Saddam Hussein en la horca… el hedor de la venganza… canallas contra canallas. Pero mientras el pueblo se muere y se mata.

Israel y Palestina, que quieren ser lo mismo, vive cada parte su propia desdicha ensangrentada. Y el Líbano provoca y obtiene una enésima oleada de destrucción israelita. Y Fatah y Jamás también se enfrentan. Y son hijos del mismo Dios. Cristianos, musulmanes, judíos.

Pero también los budistas y cualquiera que confiese una confesión. ¿Y por qué no los agnósticos y los ateos? No parecemos ni de la misma Tierra, de este planeta azul que parece encarnado del plasma de los héroes, de las víctimas y de los asesinos.

Quiere uno pensar si quiera en que en esta piel de toro tantas veces y tan mal lidiada, puede haber entrado también el resquicio del fin, el principio de la liquidación de nuestros propios asesinos, y llega una bomba y sepulta ilusiones, sueños y a dos inmigrantes, que el dolor ha hecho conciudadanos. Y vemos que en el panorama hay como una especie de clamor y de vergüenza y parece que algunos se alegran y a otros les da rabia sin acordarse del verdadero significado de ese adjetivo – epíteto que es lo de ser españoles o manchegos o vascos. Porque uno es lo que sea siempre que le vayan bien las cosas, pero si no lucen aparentemente o pueden alumbrar mejor, se llena de mierda lo que haga falta, y tan frescos. Que se ve lo que se ve y no se extraña que donde ayer se convivía hoy se reviente al prójimo con la conciencia tranquila o la esperanza de la resurrección.

La vida me ha enseñado que aquí no resucita nadie. Los muertos dejan recuerdos, dolor u olvido, pero no vuelven. A mí cada vez me faltan más personas queridas y me duele más acordarme de mi propia existencia, de la que formaban parte. Mis penates se van haciendo numerosos ya. Será también por los cuarenta y uno.

Pero añado también a mis ánimas añoradas las de aquellos inocentes que han perdido la vida o los que se han equivocado, que podrían ser todos o ninguno. Porque ¿quién es totalmente inocente? Todos, alguna vez, hemos tirado la primera piedra y hasta la número mil.

Lamento comenzar el año tan fúnebre, pero es que el guante irrefutable de la realidad me ha despertado con muchos puñetazos últimamente. Ojalá lleguemos a perdonarnos todos y nos permitamos, los unos a los otros, vivir en paz.

LAS GUINDAS

Puertollano está en obras y muchas de ellas están próximas a finalizar. Por ejemplo, el nuevo colector, la residencia de ancianos en el mercado central de abastos y el túnel de la barriada del Carmen podrían concluirse el próximo mes. Pero, sin duda, la obra más esperada y necesitada es la de la recrecida de la presa del Montoro que, tras su finalización, podría empezar a embalsar agua durante el próximo otoño.

-------------------------

Por otra parte, si el correspondiente pleno del ayuntamiento de Puertollano lo aprueba, en este mismo mes de enero sale a licitación y adjudicación el proyecto de construcción, gestión y explotación de una plaza de toros anexa a los corrales ya construidos en la barriada 630. Puertollano necesitaba un coso taurino propio ya que la afición en nuestra ciudad a los toros es muy grande.

-------------------------

De hecho, este proyecto ha reactivado al club taurino de Puertollano que, con más de cien años de historia llevaba los últimos cuatro años en un proceso de “hibernación”. Los artífices de este “despertar” han sido los exnovilleros locales Angel Rodilla y “El Porritas”, y el nuevo presidente: Andrés Mora. Desde aquí les deseamos mucha suerte en esta nueva etapa.

LA GUINDILLA

La Asociación Santa Águeda de Puertollano está preparando los actos a celebrar con motivo de la festividad de su patrona, el próximo 5 de febrero. Habrá una misa en la parroquia de san José y una comida de hermandad y, por supuesto, la entrega de los premios Dulcinea a los que ya han comprometido su asistencia el artista Falete como presidente de honor y Cristina Hoyos, que recogerá uno de los galardones. Mientras tanto, Ana Valderas, como presidenta de la asociación, espera las respuestas de José Ortega Cano y Manuel Marín, que también han sido invitados.