Edición mensual - Diciembre 2006 - Sociedad

Ambas formaciones consideran que las medidas aprobadas no reflejan la realidad ambiental del municipio

La Agenda 21 aprueba sus primeras propuestas pese a la oposición de ecologistas y CC.OO.

J. Carlos Sanz

Nº 181 - Sociedad

Imprimir

La Agenda Local 21 entra en su recta final con cierto sabor amargo para algunos. El pasado mes de noviembre, los miembros que componen el Consejo Local de Sostenibilidad, principal órgano consultivo por el que la empresa NOVOTEC, encargada de diseñar el Plan de Acción Local, se orienta para la elaboración de medidas concretas bajo el patrón de la sostenibilidad, aprobaron un total de 16 propuestas, una avanzadilla de actuaciones que deberán ejecutarse a corto plazo. Sin embargo, la manera en cómo se priorizaron estas propuestas no ha sido del agrado de algunos representantes del Consejo Local de Sostenibilidad, caso de Ecologistas en Acción-Valle de Alcudia y Comisiones Obreras.

Medidas que no se ajustan al ideario de sostenibilidad

Ambos colectivos critican que la mayor parte de las 16 medidas aprobadas no reflejan en absoluto las prioridades de la ciudad en materia de sostenibilidad y no entienden como la primera medida aprobada consista en primar económicamente, a través del Reglamento Municipal de incentivos a la inversión, a las empresas que valoren la gestión ambiental y la prevención de riesgos laborales. “Pero es que para rizar el rizo, la segunda medida más votada tiene que ver con la potenciación de FUNDESCOP, un órgano que ya de por sí funciona bien y no necesita más inyección económica”, denuncia Vicente Luchena, presidente de Ecologistas en Acción apuntillando “que la mayoría de las actuaciones poco tienen que ver con el ideario de la sostenibilidad. Por ejemplo, la erradicación de la violencia de género, planteamiento que también compartimos pero no viene a cuento en el caso de la Agenda Local 21”.

Tanto CC.OO. como Ecologistas en Acción mostraron su oposición al modelo escogido por NOVOTEC para la selección de propuestas. “Sobre todo por su carácter rígido y encorsetado. No es normal que se presenten más de 150 propuestas en el consejo local de sostenibilidad y en la selección obliguen a cada miembro a elegir cinco, entre las cuales por narices tiene que haber alguna medida relacionada con el ámbito económico” critica un Luchena en el que se perciben muestras de decepción “ya que aquellas medidas que sí inciden en la mejora ambiental de Puertollano están situadas en los últimos puestos de la lista”. Se refiere a la elaboración de un estudio epidemiológico para la población, favorecer la implantación de empresas dedicadas a las energías renovables o el proyecto de mejora integral del cauce del río Ojailén “que para nuestra sorpresa quedó excluido de las propuestas elegidas”.

La contaminación atmosférica no es una prioridad

Luchena mete el dedo en la llaga al afirmar que “el principal problema ambiental que padece esta ciudad tiene que ver con la contaminación atmosférica y que dicha problemática se haya valorado en el Consejo Local de Sostenibilidad en noveno lugar me produce decepción”. A este sentimiento depresivo se suma Fulgencio Ruiz, Secretario Comarcal de CC.OO. al considerar que “para nosotros las principales prioridades son la reducción de la contaminación industrial atmosférica y de las aguas, así como la puesta en marcha de medidas para proteger la salud de los ciudadanos”.

Ambos representantes coinciden en señalar la elevada presencia de representantes empresariales que componen el Consejo Local de Sostenibilidad lo que se traduce, en opinión de Luchena, “en pecar por mirar hacia los intereses de sus empresas más que hacia el conjunto de la población. A las pruebas nos remitimos”. En esta línea crítica se manifiesta Ruiz; “el resultado de la votación era previsible porque los representantes de empresas se decantaron por sus intereses inmediatos, relegando al olvido los problemas medioambientales que en buena medida varias de ellas provocan con su actividad”.

Y como si fuera un pájaro de mal agüero, el secretario comarcal de CC.OO. llega a afirmar que “la Agenda 21 medirá su éxito o fracaso en función de cómo afronte los problemas de contaminación; ignorar estos problemas sólo servirá para que la Agenda 21 firme su defunción y se convierta en otro intento fallido de hacer algo real por el desarrollo sostenible, para convertirse en otra operación de imagen que maquille nuestra realidad en un asignatura, la del medio ambiente, en la que a día de hoy tenemos un suspenso de nota”.

Duras críticas que también se ceban con el alcalde, quien ostenta la presidencia del Consejo Local de Sostenibilidad y que según Luchena “ni siquiera ha asistido a ninguna reunión. Eso dice bastante del supuesto interés que el alcalde tiene por este órgano de decisión”. A su juicio la máxima autoridad municipal está obligada a asistir a las reuniones y considera que no es de recibo “el que se hayan fijado propuestas que no reflejan la realidad de Puertollano desde la óptica de la sostenibilidad”.

Motilla ve la botella medio llena

Pero si nos atenemos a lo que dice el refrán, “todo depende del color del cristal con el que se mira”, para el concejal de medio ambiente “las críticas de estos dos miembros que componen el Consejo Local de Sostenibilidad pecan de miopía en cuanto a lo que es la Agenda 21”. A Pérez Motilla, las 16 propuestas aprobadas le parecen acordes con el ideario de la sostenibilidad “pese a que los ecologistas y CC.OO. no tengan una visión de conjunto. La Agenda 21 es un documento estratégico para abordar el siglo XXI, y se nutre de proyectos que harán de Puertollano una ciudad sostenible, eso es lo verdaderamente importante. Además son 34 miembros los que componen el consejo local de sostenibilidad y unánimemente han decidido priorizar 16 propuestas”, sentencia Motilla como una manera de decir “Ah, se siente”.

La estrechez de miras que Motilla percibe en ecologistas y CC.OO. les impide distinguir el carácter de diversidad existente en el consejo local de sostenibilidad. “Hay desde grandes empresas, agentes sociales, políticos, consumidores y asociaciones”. Y minimiza la preocupación mostrada por los anteriores sobre la primera medida aprobada al asegurar que “no debemos centrarnos en ello. Lo fundamental es la inclusión del estudio epidemiológico que se ha asumido por la totalidad de los miembros del consejo. Posiblemente, a primera vista, las dos primeras medidas aprobadas distorsionen la visión de conjunto pero cuando reflexionen se darán cuenta que las propuestas incluidas en el Plan de Acción serán muy positivas para el municipio”.

Por tanto, lo que importa es la aplicación progresiva de las 16 propuestas. El siguiente paso será su aprobación en el pleno municipal por parte de los grupos políticos. “Se llevará a pleno durante el mes de diciembre y los grupos políticos decidirán el orden de ejecución de dichas medidas”, confirma Motilla quien se muestra optimista ya que una vez ratificado por los representantes políticos “ya no hay marcha atrás. Será un documento de cabecera de los grupos políticos, al ser un compromiso plenario de la corporación municipal y al margen de legislaturas”. Hablando en planta, que gobierne quien gobierne tiene la obligación de materializarlo.