Edición mensual - Diciembre 2006 - Sociedad

Falta de disponibilidad a ciertas horas y retrasos son las principales quejas de los usuarios

La inseguridad que sufren los taxistas es la causa de la deficiencia en sus servicios

J. Carlos Sanz

Nº 181 - Sociedad

Imprimir

Numerosos ciudadanos se quejan de que cuando más se les necesita los taxis brillan por su ausencia. El mosqueo se acrecienta durante los fines de semana, sobre todo de madrugada cuando el rosario de jóvenes que han salido de marcha se apiña en la parada de taxis situada en el Paseo de San Gregorio llegando a esperar hasta tramos de una hora. Pero no son los únicos afectados, pues los usuarios del AVE llevan tiempo denunciando la escasez de taxis, siendo la tónica dominante a ciertas horas punta. En definitiva, y sin que a la ciudadanía se le haya dado algún tipo de explicación, disponer de un taxi en esta ciudad, se convierte en ocasiones en una misión imposible.

La causa se debe a la inseguridad ciudadana

Sin embargo, el colectivo de taxistas quiere lavar esta imagen de aparente ineficacia y se defiende argumentando que si las carencias en el servicio ocurren “es debido a la inseguridad ciudadana que sufrimos”. Según uno de los taxistas consultados por La Comarca “los fines de semana nos jugamos la vida teniendo que soportar el que algunos usuarios no nos paguen o que cada dos por tres tengamos que desplazarnos a barrios conflictivos porque el cliente acude a comprar droga”, y sentencia que teniendo en cuenta esta situación “a muchos no nos merece la pena trabajar los fines de semana”.

Pero el que exista esta problemática denunciada por el colectivo de taxistas ¿es motivo para que el resto de ciudadanos se vean privados de la disponibilidad de un servicio público? A la pregunta uno de los taxistas comenta que “hemos mantenido reuniones con el alcalde y le hemos hecho llegar nuestras quejas. En breve pondremos en marcha el servicio de radiotaxi, lo que conllevará a darnos más seguridad”. Beneficio que según el mismo taxista consultado también recibirá el cliente “pues dispondrá de un mejor y más rápido servicio que el de ahora”.

Es necesaria una modernización del servicio

Lo cierto es que sorprende que en los tiempos que vivimos y en una población como la nuestra, el que el servicio de taxis disponga de un único teléfono de llamada hace pensar en su obsolescencia. Situación anticuada que admite uno de los propios taxistas consultado, además de confesar que “cuando compañeros de otras localidades les informamos de esto se sorprenden. Está claro que llevamos un retraso de muchos años en comparación con otras ciudades”. Pero vuelve a señalar que esta deficiencia tiene sus días contados con la llegada del radiotaxi, nueva prestación con la que a juicio de los taxistas disminuirán los casos de abuso que experimentan. Y es que según ellos son bastantes los usuarios que dejan el muñeco; “hoy por ejemplo he llevado a una persona y no me ha pagado ¿Y qué haces? ¿Lo denuncias al juzgado? ¡Qué va! por cinco euros no te merece la pena”, confiesa con resignación.

Para más inri, el taxista no puede negarse así porque así a realizar un servicio. “¿Cómo te vas a negar? Te expones a una denuncia”, revela con seriedad uno de ellos por lo que a menudo la situación se convierte en una ratonera “porque tú ya sabes que ese usuario lo que quiere es comprar droga. ¿Es lógico que en ocasiones nos lleguemos a juntar hasta cuatro taxis en ciertos barrios?”, señala el mismo taxista.

Suficientes licencias y sin embargo hay escasez de taxis

Las quejas han llegado hasta el seno de la Federación Local de Vecinos, y según su presidente, Fernando Mozos “hay vecinos que nos han hecho llegar su malestar por las dificultades que tienen para encontrar un taxi o porque no llegan con la agilidad que deberían”. Mozos cree que pese a contar con el número de licencias suficientes “en esta ciudad no siempre hay disponibilidad de taxis a ciertas horas del día. Algunos vecinos se quejan de que los taxistas le dan prioridad a una clientela fija”. Si nos atenemos a lo que estipula la ley, el número de licencias que corresponde a Puertollano por número de habitantes serían un total de 25, “y ahora mismo contamos con una licencia demás por lo que no es cuestión de escasez de taxis, ya que por cada 2.000 habitantes tiene que haber una licencia”, explica uno de los taxistas.

Por lo que la principal explicación esgrimida por el colectivo de taxistas es la falta de seguridad que experimentan. “Semanalmente pasa algo, siempre ocurre alguna incidencia. Esto te hace estar más resabiado”, confiesa uno de ellos quien sabedor de las quejas existentes augura una pronta solución con la puesta en marcha del servicio de radiotaxi, “que contará con tecnología GPS, lo más puntero del mercado, así daríamos mejor servicio y cobertura a los usuarios y se acabaría el problema de inseguridad que sufrimos. Creemos que para inicios del año que viene este servicio estará a disposición de la gente”.