Edición mensual - Diciembre 2006 - Cultura

Luis Pizarro: “El fútbol se ha vivido en Puertollano con pasión pero nunca desmedida”

A priori, doce años parece demasiado tiempo para la publicación de un libro. Pero para su autor el retraso tiene una explicación: contar de manera exhaustiva el desarrollo del fútbol local junto con la propia evolución de Puertollano a lo largo de 80 años no es un asunto baladí y requiere su tiempo. A fin de cuentas Luis Pizarro aparte de su cargo como político municipal pertenece al gremio de los historiadores y ya se sabe, la metodología de investigación es así de escrupulosa. El caso es que “Puertollano, fútbol y sociedad” ya es una realidad y La Comarca ha conversado con el concejal para saber con más detalle como ha sido este proceso de elaboración.

J. Carlos Sanz

Nº 181 - Cultura

Imprimir

J. Carlos Sanz: Por fin ha visto la luz un libro que se ha hecho mucho de rogar ¿A qué ha sido debida tanta demora en su publicación?

Luis Pizarro: Sin duda, doce años de investigación y redacción del mismo es mucho tiempo. Pero en todo este tiempo he tenido que hacer frente a varios parones motivados por la preparación de mi cátedra como profesor de instituto así como la búsqueda, junto con el editor, de vías de financiación para abordar una edición tan costosa. Estamos hablando de diez años formales de trabajo, estructurados en ocho años para la recopilación de datos y el resto para corrección de sucesivas maquetas e incorporación de nuevos materiales.

A mi juicio tanta tardanza ha sido necesaria, porque estamos hablando de un periodo de 80 años de la historia de Puertollano, el que va de 1920 hasta el 2000, y por tanto para conseguir ciertos datos he tenido que viajar bastante, a Madrid, al Archivo Histórico Provincial, al archivo de la Diputación y al del propio periódico Lanza. La historia supone una forma de entenderla, y pienso que cuando se aborda un periodo histórico tan extenso debo contar casi todo pues no me gusta dejar las cosas sobre alfileres.

J. C. S.: De hecho, esta intención mastodóntica se materializa con el propio título “Puertollano, fútbol y sociedad” ¿Estamos pues ante un trabajo en donde se hilvana la evolución futbolística con el contexto socioeconómico de Puertollano?

L. P.: Efectivamente, desde la óptica del historiador nada sucede ajeno al contexto en que se produce y lo uno es producto de lo otro. Por poner un ejemplo, si en el libro narro que en el año 1956, antes de comenzar un partido, se rezó un padrenuestro explico a qué fue debido, que sucedió porque ese día la URSS invadió Hungría y el franquismo, en su afán por desvirtuar al comunismo decide imponer su ideología de esta manera. Otro afán mío no era sólo hablar de las estrellas rutilantes o los que alcanzaron las cotas más altas, me interesaba resaltar el papel de gente anónima que también aportaron su granito de arena para que el fútbol se desarrollara en nuestra localidad. El resultado es una obra extensa, la historia que he hecho es la que quería hacer, no sé si interesaba algo más corto pero creo que me he dejado pocas cosas en el tintero.

J. C. S.: Y a todo esto ¿Cómo se ha vivido el fútbol en Puertollano en todos estos años?

L. P.: Con una pasión que nunca ha sido desmedida; no ha habido una hinchada furibunda si bien existen excepciones particulares de aficionados como Fúnez, un hincha con todas las de la ley pero que nunca faltó al respeto de árbitros y rivales o el caso del Ochomil, y aunque que en su día hubo peñas con fama de extremas nunca llegó la sangre al río.

Insisto, el fútbol se ha vivido con pasión en nuestra ciudad. Por ejemplo, al Puertollano FC de antes de la guerra civil se le apreciaba una barbaridad, iba mucha gente al campo a pesar que eran tiempos de crisis. En la segunda república, a partir de 1933, desaparece esa connotación de diversión en el fútbol, y a pesar de esto, los más mayores hablan del Puertollano FC como algo imborrable y eso que era un club que no estaba federado pero contaba en sus filas con jugadores famosos como Santos Monroy, Morita o Julio Mas que dejaron una impronta inmensa.

J. C. S.: Así hasta la llegada del mítico Calvo Sotelo, aunque en este libro se desmitifica esa concepción de que el fútbol local no podrían entenderse sin este equipo ¿No es así?

L. P.: Es cierto que con el Calvo Sotelo se produjo una simbiosis pero el fútbol no ha ido asociado sólo a este equipo sino al deporte en sí mismo, en sus diversas manifestaciones de equipo y la prueba está en que a lo largo de los años aparecieron muchos equipos caso del Puertollano FC, el Puertollano agrícola y otros como el Titán, el Huracán o el Don Bosco, nombres legendarios en el fútbol local y que desarrollaron una labor impresionante.

J. C. S.: Curiosamente la publicación de este libro llega en un momento dulce, con la UD Puertollano militando en Segunda B y con el renacimiento de la ilusión por parte de la afición

L. P.: Pues sí es una casualidad, no ha sido algo buscado adrede sino fruto de una tesitura magnífica. Significa que el equipo ha recuperado una categoría más noble que no ocupaba desde hace 20 años y que las previsiones son buenas: buen trabajo de planificación del club y organigrama directivo, pero sobre todo esa afición de incalculable valor para apoyar un proyecto deportivo como éste. Existen pocas ciudades de 51.000 habitantes que puedan presumir de llevar tanta gente al fútbol, esto hace predecir que las cosas irán mucho mejor.

J. C. S.: Aunque sobre la historia de la localidad se ha escrito desde muchos ámbitos faltaba su vinculación al fútbol ¿Esta obra cierra por tanto esta asignatura pendiente de investigación?

L. P.: Creo que sí porque he procurado acercarme a la historia de Puertollano, no en temas donde ya haya estudios pero sí hacer apreciaciones que completen lo anterior, escenas de la vida cotidiana que sirvan para contribuir el conocimiento de la ciudad, y con la pasión por el fútbol como telón de fondo.