Edición mensual - Marzo 2006 - Deportes

En estos momentos el ciclista puertollanense se encuentra sin equipo profesional

Oscar Laguna: “Jamás lo había pasado tan mal en mi vida”

Han pasado ya más de seis meses desde que se conociera que el ciclista del Relax Fuenlabrada Oscar Laguna no tomaría la salida en la Vuelta Ciclista a España 2.005 por un problema de salud según la UCI. Una noticia que dejó tocado anímicamente al corredor puertollanense, más aún cuando la tercera etapa de la ronda española tendría la meta en nuestra localidad de Puertollano, una fecha muy señalada para él del mes de agosto. Pero el año no terminaría mejor cuando su propio equipo le confirmó que no le renovarían el contrato que expiraba en diciembre, dejando al ciclista sin equipo profesional para este año. Sin duda dos graves heridas anímicas que le han mantenido hundido psicológicamente y que cree que empiezan a cerrarse en su mente. La Comarca ha querido estar al lado de nuestro genial corredor, saber cómo se encuentra y cuál es su futuro en la siguiente entrevista.

César Cubero

Nº 172 - Deportes

Imprimir

César Cubero.- La primera pregunta es obligada, ¿cómo te encuentras después de lo que te ocurrió?

Oscar Laguna.- Ahora ya bien, ha pasado el tiempo y el tiempo lo cura todo. Después de lo mal que lo he pasado durante todos estos meses voy acostumbrándome a la “nueva vida”.

C. C.- Echando la vista atrás, todo comienza en las vísperas de la Vuelta a España 2.005, más concretamente el 25 de agosto en el que se da a conocer que no participarías en la prueba a causa de una analítica.

O. L.- Todo fue por un problema de salud, porque según la UCI no tenía la salud suficiente para afrontar la Vuelta. Ellos aplican una fórmula australiana que se basa en niveles de reticulocitos, hemoglobina y hematocritos, una fórmula en la que personalmente no confío nada y no creo que se siga aplicando en el futuro. Entonces algunos medios de comunicación y no la UCI, me acusaron de que tenía el hematocrito alto. Eso era falso ya que la UCI no me acusó de nada. La causa era que el nivel de reticulocitos estaba demasiado bajo y por eso me impidieron correr la Vuelta. Quiero aclarar que no di positivo de nada, sino que para la UCI mi salud no era la adecuada.

C. C.- ¿Por qué se hacen ese tipo de controles analíticos que te impidieron correr la Vuelta?

O. L.- Eso mismo digo yo, ¿por qué? ¿Por qué mi salud está mal? ¿Por qué nadie me da una explicación? No hay ningún positivo por medio, no tengo ningún tipo de sanción ni cargo ninguno. Por culpa de la prensa se divulgó que tenía el hematocrito alto y cosas parecidas que me han hecho mucho daño. Y aquí estoy, sin equipo y afrontando mi nueva vida.

C. C.- ¿Cómo se sucedieron los hechos?

O. L.- La UCI comunicó a mi equipo Relax Fuenlabrada la noticia de que no podía tomar la salida en la Vuelta y a su vez mi equipo me lo trasladó a mí. La decisión fue mandarme para casa. A los quince días fui a realizarme un control analítico a Valencia en un laboratorio concertado por la UCI para confirmar mi estado de salud y los resultados fueron favorables a mí, todo salió bien. Por eso no tengo ningún tipo de sanción.

C. C.- Entonces, ¿no hay ninguna explicación a todo el daño que se te ha causado?

O. L.- Pues se supone que así son las reglas y hay que aceptarlo, como tantas cosas que son injustas y hay que aceptarlas. Mi caso es parecido al de Isidro Nozal del Liberty Seguros el año pasado. Le realizaron las mismas pruebas y no pasó nada siguiendo en su equipo. Después de realizarme la analítica de los quince días posteriores yo he seguido con mi contrato en vigor con el Relax hasta diciembre y que cuando finalizó no me lo han renovado.

C. C.- ¿Qué se te pasa por la cabeza cuando el equipo te comunica que no eras apto para correr la Vuelta?

O. L.- Te hundes y te dices a ti mismo que esto no te puede estar pasando a ti. Toda la ilusión que tienes se te cae por los suelos y regresas a casa derrotado. No entiendes el por qué, con todo el esfuerzo y empeño que le has puesto al preparar la Vuelta para que después de todo no te dejen realizar tu trabajo. A nadie le deseo los momentos que yo he pasado.

C. C.- ¿Crees que tu caso ha influido para que estés este año sin equipo?

O. L.- Aunque no me hubiera renovado el Relax, creo que ahora estaría corriendo en otro equipo, a parte de mi actuación tanto en la Vuelta como a lo largo de toda la temporada, pues ya me conocen como corredor. No sé si las intenciones del Relax antes de la Vuelta era renovarme o no, eso nunca lo sabré, pero pienso que el no renovarme el contrato vino influenciado por este tema.

C. C.- Acusas directamente a algunos medios de comunicación de la falta de rigor a la hora de informar sobre tu caso. ¿Crees que el patrocinador no quería verse “manchado” con tu caso por las informaciones que se estaban vertiendo?

O. L.- Sí, estoy totalmente convencido. Con este asunto nadie ha salido ganando, ni el equipo, ni el patrocinador y ni yo mismo que he sido el que más ha perdido con este asunto. No daba crédito cuando oía o leía las cosas que se estaban diciendo sobre mí.

C. C.- ¿Influye demasiado esa leyenda negra que persigue al ciclista con el tema del dopaje?

O. L.- No lo sé. Lo que está claro es que al ciclismo le rodea hoy en día una “mancha negra” alrededor en cuanto al doping que no sé cómo va a acabar esto.

C. C.- No sé si habrá sido la peor noticia de tu vida privada, pero supongo que sí en lo deportivo.

O. L.- Sí, sin duda la peor. Nunca en mi vida lo he pasado tan mal como hasta ahora. Ni pensaba que por un hecho como este lo iba a pasar así de mal. No es lo mismo dejar algo que te gusta por tu cuenta a que te lo arrebaten de esta manera. He estado cinco meses totalmente hundido.

C. C.- Ni me puedo imaginar cómo pasarías la jornada que llegó la Vuelta a Puertollano.

O. L.- Te puedo decir que aquel día fue el peor. Lo seguí por TV y pensaba que yo podría estar allí. Lo que antaño pensaba que iba a ser uno de los mejores momentos de mi vida, con mi gente en mi pueblo, se convirtió en el peor.

C. C.- ¿Cómo te estás planteando en estos momentos tu futuro?

O. L.- Me estoy planteando correr en amater, seguir con el ciclismo pues no sé hacer otra cosa. Es mi vida y creo que nunca dejaré de correr encima de una bicicleta. Todavía creo que tengo posibilidades de acabar en profesionales. Pero quién sabe, la vida da muchas vueltas.

C. C.- ¿Qué le dirías a toda esa gente que te acusó de algo que no te ocurrió de verdad?

O. L.- No puedo hacer nada. La gente lee y escucha lo que quiere leer o escuchar. No trato de convencer a nadie, mi conciencia la tengo bien tranquila y las reglas están así impuestas.