Edición mensual - Noviembre 2005 - Puertollano

Comienza la segunda fase de esta escuela taller, cuyos trabajos durarán dos años

Los chicos de la Escuela Taller “Pozo Norte” se ponen el mono de trabajo

J. Carlos Sanz

Nº 167 - Puertollano

Imprimir

“Una oportunidad de oro”. Con estas palabras arengaba Joaquín Hermoso Murillo, alcalde de Puertollano, a los 40 alumnos que componen la Escuela Taller “Pozo Norte” y que realizarán durante dos años distintos trabajos de carpintería, jardinería y albañilería con la idea de remodelar y embellecer el Parque “Pozo Norte”, donde se ubica el Museo de la Minería.

Ocasión única, en palabras del alcalde, dado que el objetivo del consistorio al poner en marcha la Escuela Taller no es otro que facilitar la inserción en el ámbito laboral puertollanense de sus 40 integrantes. “Gracias a las políticas activas de empleo que llevamos realizando, aquellos jóvenes que quieran trabajar y vivir en Puertollano podrán hacerlo sin necesidad de irse”, señalaba Hermoso Murillo.

La única exigencia que el primer edil planteó a los alumnos de la Escuela Taller “Pozo Norte” fue la de que aprovechen el tiempo de permanencia en la misma para obtener una formación cualificada. “Aparte de conseguir una remodelación del parque, lo más importante es que aprovechen los conocimientos que se les están impartiendo para obtener una formación cualificada”, explicaba el alcalde.

Expectativas de desarrollo industrial

Hermoso Murillo volvió a incidir en el momento “dulce” que existe en la ciudad con respecto a las perspectivas de desarrollo socioeconómico. “Si en 1998 sólo había 134.000 metros cuadrados de suelo útil industrial, en la actualidad contamos con más de 756.000 metros cuadrados, de los cuales todos están vendidos a empresas” y agradeció la involucración de sindicatos y Federación Local de Empresarios en esta nueva etapa floreciente.

Elevado índice de inserción laboral

Por su parte, José María Arcos, Delegado provincial de Trabajo y Empleo, destacó la importancia de los programas mixtos que lleva a cabo la JCCM, en donde se conjuga formación y empleo, debido a la alta demanda laboral que presentan. En concreto, los cuatro módulos que componen la Escuela Taller “Pozo Norte”, albañilería, jardinería, carpintería y carpintería metálica, presentan un elevado índice de inserción laboral.

Según aparece reflejado en los datos del SEPECAM, cerca del 60% de los integrantes de una Escuela Taller son contratados “aunque en el caso que nos ocupa me atrevería a decir que llegaremos casi al 100% de contrataciones”, aventuró José María Arcos.

A lo largo de estos seis meses, los integrantes de “Pozo Norte” han recibido una intensa formación teórica. Ahora toca el turno de pasar a la práctica y para el director de esta Escuela Taller, José Félix Rodríguez, “los trabajos se prolongarán por dos años y consistirán en obras de cerramiento, embellecimiento y trabajos de jardinería”. La respuesta de los chavales está siendo, en líneas generales, positiva. “Es una buena oportunidad para recuperar el patrimonio de nuestra ciudad y de paso que estos alumnos se formen en un oficio”, señalaba Rodríguez.