Edición mensual - Octubre 2005 - Opinión

Tiempos de espera

CNT Puertollano

Nº 166 - Opinión

Imprimir

Efectivamente, hace tiempo que los puertollanenses estamos de espera. De una forma más reciente estamos esperando a que llueva, que tanta falta nos hace, tanto para nuestro tejido industrial como para el propio consumo humano, pues de seguir así no tardará mucho tiempo en el que los recortes de agua sean una realidad, debido a la escasez de pluviosidad y a que seguimos esperando a la finalización de la obra de recrecimiento del pantano Montoro, porque entre otras cosas las obras comenzaron más tarde de lo acordado.

Pero el problema del agua no es la única preocupación que nos mantiene en espera, ya que también estamos todos esperando a ese crecimiento económico que tanto auguran desde las instancias políticas. Claro que, según nuestras autoridades, para que esto suceda tenemos que esperar a que varios hechos se lleven a cabo:

Primero tenemos que esperar a que el aeropuerto de Ciudad Real este terminado, pues se ha retrasado “un pelín” por los intereses económicos de ciertas personas que se han empeñado en construir un aeropuerto en una zona medioambiental protegida por la Unión Europea. Claro, así llevan años y años removiendo “Roma con Santiago” para que la obra se lleve a cabo. Relacionado con el aeropuerto también estamos esperando a que “La Red Virtus”, que tantas virtudes tenía y que tantos estudiantes iban a traer a nuestra población, cumpla todas las expectativas que se pusieron en el proyecto.

También llevamos años esperando a que la infraestructura de comunicación más esperada y deseada por nuestra población, como es la autovía que nos unirá con Ciudad Real, se termine. Tan solo deseamos que haya pronto tiempo de elecciones de cualquier índole, porque no veas como corren las obras públicas en periodos pre-electorales.

Otra comunicación que nos trae en espera es la autovía que comunicará Valencia con Lisboa. ¡Ah! por cierto, en tema de comunicaciones si esperamos que nos devuelvan el AVE “la llevamos clara”, así será mejor no esperar para eso.

Por supuesto también tenemos la que podríamos catalogar como “gran espera” sobre todo por las expectativas creadas por el equipo de gobierno. Como no, nos estamos refiriendo a la empresa ucraniana de construcción de placas solares que se va a instalar en Puertollano, junto con otras empresas que también tendrán ubicación en el polígono industrial “La Nava II”. Parece ser que este proyecto será la piedra angular en la que se basará otra espera interminable en Puertollano, como es la bajada de la tasa de desempleados y que los empleos creados sean de calidad. Al menos en CNT estamos a la expectativa, porque el oírle decir a nuestro alcalde que uno de los factores que ha hecho decidirse a esta empresa el venir a nuestra localidad sea “la competitividad de nuestra mano de obra”, se nos pone la carne de gallina, porque ya sabemos que cuando el capitalismo utiliza ese término quiere decir mano de obra barata y domesticable. Claro, que nosotros no queremos pensar que nuestro alcalde aparte de regalarle el suelo industrial haya comentado a los ucranianos esta ventaja. Tampoco queremos que este asunto acabe como en la película “Bienvenido Mr. Marshall”, sobre todo porque pasaríamos menos risa que con Pepe Isbert.

Por si fuera poco, también estamos esperando a que Repsol ponga los medios en seguridad para evitar la tragedia que tuvimos que vivir, y que a su vez en Puertollano haya un “Plan de emergencia” con la dotación necesaria y que la población sea informada debidamente. Aunque, por la cuenta que nos trae, preferimos no comprobar como esta promesa no se cumple.

Como vemos todo está en espera, son todos proyectos sin acabar, promesas a futuro, probablemente porque el propio Hermoso Murillo espera ganarse el favor popular que las urnas no le dieron a él.

Debemos saber, que lo que realmente esperamos los trabajadores de esta localidad es poder acceder a un empleo digno, estable y que esté bien remunerado, que no tengamos que emigrar a otras zonas de nuestro país, que podamos acceder fácilmente a la primera vivienda, que se pueda hacer de puertollano una ciudad más segura y menos contaminada.

Mientras que esperamos todas estas promesas nos seguiremos divirtiendo con los fastos, conmemoraciones y demás verbenas que el Ayuntamiento esta dispuesto a organizar para que nos olvidemos que estamos esperando a que Puertollano sea una ciudad de futuro. ¡Ah!, otro día hablaremos del maravilloso sprint de Petachi, de los buenos caballos que tienen los “fachas” y de los campeonatos deportivos variados que hemos tenido y de los venideros.