Edición mensual - Junio 2005 - Puertollano

El PP acusa al PSOE de dejarse engañar por las estimaciones de CESPA

El Equipo de Gobierno y el Partido Popular polemizan por la gestión del vertedero

J. Carlos Sanz

Nº 162 - Puertollano

Imprimir

La puesta en marcha del nuevo vertedero municipal de escombros sigue provocando fricciones entre el Equipo de Gobierno y el Grupo Municipal Popular. Según Antonio Méndez, Concejal de la formación, la empresa concesionaria de este servicio engañó al PSOE al presentar una estimación anual de 40.000 toneladas. Asimismo señala que “con esta estimación no queda casi nada para cubrir dicha estimación. A partir de ahora y hasta final de año debería tener coste cero verter ya que se han cubierto los costes de la explotación previstos”.

Sin embargo, Agustín Pérez Motilla, Concejal de Medio Ambiente, sale al paso de las críticas asegurando que “el funcionamiento del vertedero es todo un acierto pues hemos conseguido incrementar notablemente la recogida de escombros”. Para el Concejal de Medio Ambiente, los datos aportados por el PP son erróneos, “siguen pensando que este vertedero funciona como el anterior donde se podía verter todo. No dicen que dispone de una planta de tratamiento y un depósito para aquella parte de los residuos que no pueden reutilizarse”.

Las estimaciones se ajustan a la realidad

A juicio de Pérez Motilla, más de la mitad de los escombros que llegan al vertedero están siendo reutilizados gracias a la planta de tratamiento. “CESPA en su estudio de costes realizó las previsiones siguiendo las premisas del Plan Nacional de Residuos de construcción y demolición”. Según se desprende del mencionado Plan, existe una media de residuos de construcción que genera cada habitante al año y es de 550 kilogramos. “CESPA multiplicó esa cantidad por los 51.000 habitantes de la comarca y salen 28.500 toneladas anuales. Además, la empresa adjudicataria incrementó esta cantidad al alza teniendo en cuenta los proyectos industriales que se pondrán en marcha en los polígonos industriales de La Nava, por lo que salen unas estimaciones de 40.000 toneladas”.

Revisión de la tasa

Otra de las críticas manifestadas por Antonio Méndez, tiene que ver con la tasa. “La única forma de salvar el vertedero es mantenerlo con una tasa justa que cubra los gastos de mantenimiento y un porcentaje de beneficios justos para quien los explota”. Por tanto, Méndez exige al Equipo de Gobierno una revisión de la tasa “que se ajuste a la realidad y que pueda seguir realizándose sobre la propia vida del vertedero aumentando o disminuyendo la tasa en la misma medida que lo hagan los vertidos, el personal y las ampliaciones de horario, de modo que no pierdan ni quienes contaminan ni quien gestiona”.

En relación a este asunto, el Concejal de Medio Ambiente hace hincapié en el grado de obsesión existente en el PP con el hecho de reducir la tasa. “La ley establece que la tasa debe incluir la construcción del vertedero y en nuestro caso no está incluida, así como la gestión y restauración del mismo”. Según Pérez Motilla, el Ayuntamiento aporta 90.000 euros anuales para que el precio de la tasa sea más económico y facilite el proceso de transición. “En comparación con otros municipios similares, la tasa de Puertollano es más barata. Junto al Ayuntamiento, la Diputación Provincial financia parte de esta tasa, es decir, las Administraciones públicas están sufragando el coste del vertedero y esto no repercute en la tasa que pagan los transportistas”. En cuanto al planteamiento del PP sobre el reajuste de la tasa, Pérez Motilla insiste en que “cada año habrá una revisión de la tasa. Lo que pasa, que todavía no ha transcurrido un año desde su funcionamiento”.

Incremento de vertidos incontrolados

Por último, Antonio Méndez señalaba que a raíz de la apertura del nuevo vertedero, “han proliferado los vertidos incontrolados en los caminos y fincas cercanas a Puertollano, véase la zona del cementerio o los caminos que surgen de la carretera del Villar sin que la Policía Ecológica pueda hacer nada por insuficiencia de medios humanos, son pocos para tantos caminos”.

Por su parte, el Concejal de Medio Ambiente trata de minimizar estas afirmaciones al asegurar que “el número de vertidos no es tan exagerado como dicen. De hecho, el Ayuntamiento no ha retirado todavía los contenedores de escombros situados en distintos caminos municipales para que los vecinos sigan depositando en ellos, los residuos generados cuando hacen chapuzas”. Insiste en que el aumento de vertidos incontrolados no es alarmante “y seguiremos facilitando a los vecinos que hagan uso de estos contenedores. Paulatinamente, habrá un contenedor de punto limpio en distintos lugares de la ciudad, pero será sólo para los ciudadanos y no para constructores”.