Edición mensual - Junio 2005 - Puertollano

Entrevista --- Entrevista --- Entrevista --- Entrevista

“Historia del Arte es una disciplina con autonomía propia y nadie tiene autoridad para suprimirla”

Vivimos unos tiempos en los que el destino de la cultura queda en manos de una panda de individuos que se hacen llamar “expertos”. Según ellos, la intención es mejorar el estado presente y sin embargo, no cuentan con las personas implicadas en los ámbitos a modificar. Así ha ocurrido con la Licenciatura de Historia del Arte, la cual corre peligro de desaparición como tal. Desde que se conoció la noticia de tal agravio, toda la comunidad universitaria vinculada a esta disciplina se ha puesto en pie de guerra. Movilizaciones, manifiestos, comunicados, recogida de firmas, y un nutrido programa de actividades que demuestran la importancia de unos estudios que responden a una elevada demanda social y a unos tiempos en los que la cultura de la imagen está en plena expansión.La Comarca conversó con el puertollanense Francisco Javier Oña, Licenciado en Historia del Arte, investigador que prepara su tesis doctoral y perteneciente al Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Castilla-La Mancha. Ofrece las razones incuestionables para decir un sí rotundo a la permanencia de la Historia del Arte.

J. Carlos Sanz

Nº 162 - Puertollano

Imprimir

J. Carlos Sanz: Se filtra la noticia de que una Subcomisión de Humanidades del Consejo de Coordinación Universitaria, se reúne con la intención de modificar los estudios de la actual Licenciatura en Historia del Arte. En esa Subcomisión, sorprendentemente, no hay ningún representante de esta disciplina ¿Cuáles fueron las primeras reacciones en el Departamento de Historia del Arte de la UCLM tras conocer la noticia?

Fran Oña: Esa subcomisión está compuesta por 13 personas y ninguna de ellas representa al ámbito de la Historia del Arte. Todos pertenecen bien al ámbito de la Historia, Filología o Filosofía. A todos los afectados, la noticia nos asombró. Historia del Arte se imparte actualmente en 24 universidades públicas de España, representa a un total de 16.000 alumnos, 333 de ellos pertenecientes a la Facultad de Letras de Ciudad Real, por lo que no tiene ningún sentido que esta Subcomisión tenga en sus manos el destino de una disciplina como es la Historia del Arte.

J.C. S.: Entre las razones que se argumentan para justificar que Historia del Arte esté contra las cuerdas, casi todas hacen referencia a los acuerdos de Bolonia en donde se plantea una reconversión de las actuales licenciaturas que se imparten en las universidades europeas.

F. O.: Lo que Bolonia pretende es favorecer la movilidad de los alumnos, en ningún momento se habla de suprimir ciertas licenciaturas. Así ha ocurrido en otros países como Francia, Alemania, Italia e Inglaterra, en los que han reformado el sistema universitario pero se mantiene Historia del Arte como una carrera de grado. En concreto, una vez finalizados los estudios en un tronco común, se ofrecen tres vertientes para Historia del Arte: gestión del patrimonio, museología y teoría y crítica de arte.

J.C. S.: Las malas lenguas dicen que si Historia del Arte está en la picota se debe a sus pírricas salidas laborales ¿Qué opinas?

F. O.: Eso es un dato erróneo. Se está elaborando un Libro blanco de la propia Historia del Arte y dentro de él existen estadísticas donde queda reflejado que Historia del Arte es la carrera de Humanidades que más salidas posee, cerca de un 70%, en comparación con otras. Lo que no conviene olvidar es que el mundo del trabajo se mueve bajo la batuta de la precariedad, y eso afecta a todos los ámbitos.

J.C. S.: ¿Cómo ha reaccionado el mundo académico vinculado a la Historia del Arte y sobre todo tanto los alumnos como el departamento de Historia del Arte de la UCLM?

F. O.: Ha sido la disciplina que mejor ha reaccionado y nos hemos convertido en la punta del iceberg de todo este proceso de reconversión que está al caer. Se han llevado a cabo distintas movilizaciones que han tenido una importante repercusión mediática. La primera movilización grande se hizo a las puertas del Museo Reina Sofía donde por primera vez, un grupo de alumnos desplegó una pancarta dentro de la sala donde está expuesto el “Guernica”.

Hay que destacar el papel realizado por los alumnos de la UCLM, que pese a ser menos numerosos, estuvieron a la par que el resto. En el departamento estamos muy satisfechos por la solidaridad mostrada por el resto de alumnos; se ha llevado a cabo una campaña de firmas y conseguimos recalar en torno a 8.000. En total, al Ministerio de Cultura, se han enviado 35.000 firmas procedentes de las universidades donde se imparte esta disciplina.

J.C. S.: Los rectores de las principales universidades públicas se han posicionado a favor del mantenimiento de esta licenciatura. Junto a ellos, el propio presidente del gobierno se mostró a favor de su permanencia. Por tanto ¿Qué intereses mueven a esta Subcomisión a vuestro juicio?

F. O.: La UCLM ha contado con el apoyo inequívoco de sus representantes, tanto del rector Ernesto Martínez Ataz como del vicerrector Francisco Alía. Asimismo, la diputada nacional por nuestra provincia, Clementina Díez de Baldeón, hizo patente su apoyo y mostró su compromiso de hacerlo llegar hasta la propia Ministra de Cultura.

De las 24 universidades donde se imparte la licenciatura, casi todos sus rectores apoyan la permanencia de la misma. Con esto lo que se deja claro es que la Subcomisión que lleva la convergencia de Bolonia, en el fondo, no representa los intereses de la propia disciplina. Resulta contradictorio que los rectores estén apoyando la Historia del Arte y por otro lado, esta Subcomisión esté intentando convertirnos en un muñón de la Licenciatura de Historia.

Debemos explicar a la gente que Historia del Arte es una disciplina con autonomía propia, no podemos caer en la trampa de incluirnos como un esqueje de la Historia. Desde esa visión reduccionista todo el ámbito de las letras entraría en el saco de la Historia. Y eso es una auténtica barbaridad.

J.C. S.: ¿Conocéis para cuando finalizarán los trabajos de esta Subcomisión de “expertos”?

F. O.: Tal y como está el proceso ahora mismo, debido a la reacción social que ha emergido, no sabemos cuando terminará. Nosotros seguiremos luchando, hay que tener claro que esta situación ha llegado en una mala coyuntura. Pongo el caso de la LOU, la cual, se aprobó en fechas próximas al verano aprovechando los exámenes para no tener poder de convocatoria con los alumnos. Desde nuestro departamento, creemos que esto ha salido a la luz “sospechosamente” en fechas similares pero aún así hemos logrado un apoyo masivo.

Está claro que debemos transmitir un mensaje de tranquilidad a toda esa gente que quiera matricularse en Historia del Arte por dos razones: aunque miremos el sentido práctico de una disciplina, no hay que dar de lado el espíritu de vocación hacia la misma. La licenciatura, por muchos motivos permanecerá, estamos convencidos. Somos muchos, respondemos a una demanda social importante, y tarde o temprano nos harán caso.

J.C. S.: A la hora de compararnos con las universidades europeas sobre el modo en cómo se ha reestructurado esta disciplina ¿Esta situación no es un aldabonazo para reconvertir unos estudios como son Historia del Arte?

F. O.: Está claro que no queremos quedarnos al margen de Europa, y por tanto, de la reestructuración de la licenciatura. Entendemos que si se está haciendo la reconversión en Europa, queremos formar parte de ella. Estamos en desacuerdo con la supresión de Historia del Arte, si finalmente se hace una reestructuración queremos estar al tanto de cómo se llevará cabo, algo que no parece así por como está montada la Subcomisión en España. Insisto, no existen expertos de esta disciplina representados allí, no tienen autoridad moral ni profesional para llevar a cabo una reconversión.

Lo que pretende Bolonia es favorecer la movilidad del alumno, en eso estamos de acuerdo y eso no se puede conseguir con la supresión de unos estudios.

J.C. S.: En ese caso ¿Cuál sería la reestructuración idónea para los estudios de Historia del arte? ¿Hay modelos implantados en otros países que pueden servir como ejemplo?

F. O.: Quizás el modelo que más se adecue, a mi juicio, es el que se imparte en Dinamarca. Allí se ofrece un tronco común y después tres itinerarios de especialización como son la rama de patrimonio, la museología y otro donde entraría la teoría y crítica del arte. Ese sería el sistema idóneo, de todas formas, no debemos caer en el sentido práctico.

Es cierto que España posee un rico patrimonio cultural que alguien debe gestionar pero tampoco se debe limitar la especialización en esta rama, si bien es importante porque actualmente el sector del turismo cultural está en auge. Esta disciplina coge fuerza a través del asentamiento de la cultura visual, y en el mundo de la imagen, Historia del arte tiene mucho que decir.

J.C. S.: ¿Esta situación ha servido para estrechar vínculos entre profesores y alumnos y sobre todo para quitarse el ombliguismo que siempre se ha recriminado a la universidad?

F. O.: En eso llevas mucha razón. Creemos que nuestra licenciatura saldrá reforzada en la lucha. Me siento orgulloso por la respuesta dada por los alumnos, nunca han tenido la sensación de que su disciplina era importante hasta que ha llegado este momento de equipararse a otras carreras. Teniendo en cuenta las movilizaciones que ha habido, me gustó mucho la que tuvo lugar en el Reina Sofía, donde cerca de 120 alumnos de la UCLM se sentían en igualdad de condiciones con otros estudiantes procedentes de universidades emblemáticas como la Complutense.

J.C. S.: Hasta ahora, dentro del ámbito de las letras, existía la imagen de que Historia del Arte era el patito feo ¿Con lo ocurrido desaparecerá dicho sambenito?

F. O.: Esperemos que sí, de momento, hemos de centrarnos y luchar para que permanezca lo que tenemos. Es verdad que historia del Arte ha podido ser el patito feo en algunos aspectos pero no debería ser así. En la Facultad de Letras tenemos una representación por encima de otras licenciaturas, algo que no se ve compensado en el propio plan de estudios, donde no hay posibilidad de estudiar asignaturas de libre configuración u optativas relacionadas con la disciplina, cosa que sí ocurre en otras universidades. Tampoco se ve reflejado en el ámbito del profesorado, en relación a otras carreras como Historia. El problema es cómo está enfocada, la disciplina no está abocada únicamente al mundo de la enseñanza en secundaria. A la gente se le debe explicar otros abanicos como son la museología, archivística, galerías de arte, el mundo de la crítica, el turismo cultural, etc.

J.C. S.: Por tanto, un mensaje de tranquilidad

F. O.: Aunque la situación sea grave, hay que tener en cuenta que a raíz de la repercusión mediática se ha recalado el apoyo de diferentes personalidades que son importantes, caso de rectores y políticos. El mensaje, por tanto, debe ser optimista, sin dar lugar a engaños.

Animo a todos los alumnos interesados en la disciplina que se matriculen, que es una carrera que tiene muchas salidas laborales y no creemos que vaya a llegar a la supresión como pretende la Subcomisión. Nuestra fuerza es el número de personas que estamos en esta lucha, tenemos una gran presencia social.

Debo decir que a los historiadores del arte no sólo se nos forma como propios historiadores, sino dentro de la estética, la filosofía, abarcamos gran parte de conocimientos de las carreras de letras. Debe primar también una vocación, y por mucha Subcomisión que haya, nunca debemos renunciar a este derecho.

J.C. S.: Sobre todo en unos tiempos donde existe una terciarización de la cultura…

F. O.: El historiador del arte tendrá mucha presencia en el turismo y en este proceso de terciarización de la cultura. La disciplina, sin duda, debe continuar.

Extracto del comunicado de los Departamentos de Historia del Arte de las Universidades Españolas

1. Mostramos nuestro rechazo a la falta de transparencia y claridad del proceso iniciado para la configuración del catálogo de títulos de grado tal como se ha llevado a cabo en la Subcomisión de Humanidades.

2. La citada Subcomisión de Humanidades no es, ni por su constitución ni por su composición, el órgano adecuado para iniciar un proceso como éste. La Subcomisión no ha contado con la necesaria participación de expertos en las cuestiones tratadas, y tampoco ha hecho públicos, si es que existen, los criterios en los que se ha apoyado para formular sus conclusiones.

3. El mantenimiento de los estudios de Historia del Arte como ámbito disciplinar y de conocimiento independiente es una exigencia y una consecuencia lógica de la evolución de los estudios humanísticos y culturales.

4. El título de Licenciado en Historia del Arte es un título consolidado en 24 universidades españolas, todas de carácter público, con un profesorado plenamente formado en su actividad docente y con alto nivel de investigación.

5. Al estudio, conservación y uso del patrimonio artístico tradicional es necesario añadir un considerable incremento de la actividad artística contemporánea.

6. El título en Historia del Arte responde a una demanda social que ha crecido desde que se implantó en las universidades españolas. Se encuentra entre los más solicitados dentro de los estudios humanísticos, con más de 16.000 alumnos matriculados.