Edición mensual - Carnaval 2005 - Murgas

Murgas

“De Los Mismos Nervios se despide del Carnaval”

Un año más llega el carnaval y las murgas ultiman sus preparativos para ofrecer al público el fruto de duros meses de trabajo. Jaime Domínguez, fundador y presidente de la murga “De Los Mismos Nervios” nos habla de su paso por el Carnaval de nuestra tierra.

La Comarca

Nº 158A - Murgas

Imprimir

La Comarca.- ¿Cómo fue a parar un Extremeño al carnaval de Puertollano?

Jaime Domínguez.- A esta tierra vine a parar por motivos laborales. Aquí tuve la oportunidad de conocer a gente que estaba metida en este mundillo de las murgas y me introdujeron en él. De eso hace 12 años.

L. C.- ¿Cómo y cuando nace “De Los Mismos Nervios?

J. D.- Yo comencé en las murgas en 1994 con “Los Picaores”, murga que fundaron, entre otros, mis amigos Juan Vergel y Bautista Romo. Posteriormente, y junto a ellos, fundamos “Vaya Trola”, murga en la que estuve 7 años y para la que compuse numerosa música. Fueron buenos e inolvidables años, pero discrepancias con alguno de sus componentes me impulsaron a fundar, junto con unos buenos amigos, “De Los Mismos Nervios” en el año 2002.

L. C.- Entonces ¿”De Los Mismos Nervios” es una murga relativamente joven?

J. D.- Según se mire; este es su cuarto año de vida, pero muchos de los que han formado parte de esta murga son gente ampliamente rodada en el carnaval. Hay componentes de los legendarios “Chupatetas”, de “Los Criticones”, de “Los Picaores”, de “Raices Manchegas”, de “Agitese antes de usar”, de “Vaya Trola”. Cuando emprendí este proyecto, fui señalado por juntar al material de deshecho y lo peor de cada grupo, pero yo confié en ellos y ellos en mi

L. C.- ¿Qué disfraz ha sido el que mejor recuerdo os ha dejado?

J. D.- Cada uno ha supuesto una historia distinta, pero todos son recordados gratamente: de “niños de comunión”, de “Gladia-dores” y de “Cachondigüelas”…

L. C.- ¿Cuál es el trabajo que está detrás de todo y que no ve el público?

J. D.- Detrás de lo que se ofrece al público hay cientos de horas de trabajo y dedicación. Ten en cuenta que cada año se parte de cero, de la nada. Todo empieza, cada año, con una reunión en la que cada uno manifiesta su deseo de continuar o marcharse. Los que quedamos decidimos el disfraz y el tipo que luciremos el año siguiente. A partir de ese momento, la inmensa mayoría de la murga se olvida completamente del tema y espera que a mediados de Octubre alguien les llame para iniciar los ensayos. Sin embargo, alguno pone en funcionamiento toda una maquinaria de imaginación para crear lo que finalmente será el espectáculo. Ese es un duro trabajo: crear, a partir de la nada, algo que consiga satisfacer al espectador.

L. C.- ¿Quién compone las letras y músicas?

J. D.- Yo soy el que compone la mayoría del repertorio. Pero hay otras actividades de suma importancia que no hay que olvidar y en la que participan el resto de compañeros, como los decorados, los disfraces, las grabaciones, los libretos, la intendencia, las fuentes de financiación, etc.

L. C.- ¿Resulta fácil encontrar gente dispuesta a entrar en una murga?

J. D.- En absoluto. Es una de las principales dificultades. Yo, en mis 12 años de carnaval, he visto pocas caras nuevas que duren más de dos años. Casi siempre somos los mismos.

L. C.- ¿Cómo se financia una murga?

J. D.- El presupuesto entre disfraces, instrumentos, transportes, comidas, libretos, decorados, maquillajes, etc. es de unos 12.000 euros. Ese dinero no se obtiene con solo cantar por las calles de Puertollano. Se consigue actuando de forma remunerada por los pueblos de la región e intentando lograr premios en los diferentes concursos. Pero además hay que vender lotería, CD´s, pedir colaboración a casas publicitarias, etc. Eso supone una ingrata, pero necesaria labor.

L. C.- ¿Recibís apoyo económico del Ayuntamiento?

J. D.- El Ayuntamiento no ha sabido sacar partido a la contribución de las murgas en ensalzar el nombre de Puertollano. No obstante, debo reconocer que últimamente se aprecia mejor predisposición y voluntad de apoyo a las murgas.

L. C.- En vuestras salidas ¿notáis grandes diferencias entre Puertollano y otros pueblos?

J. D.- Por supuesto que sí. Es triste reconocerlo, pero vamos a actuar a muchos pueblos en los que nos sentimos más queridos y valorados que en el nuestro. Puertollano es distinto. Aquí hay días en los que sales a cantar y no encuentras un alma en la calle.

L. C.- ¿Es cierto eso de que las murgas os lleváis a matar?

J. D.- Claro que no. Eso es un absurdo tópico que han creado todos aquellos que son incapaces de colaborar o aportar algo en el carnaval. Las murgas, en términos generales, nos llevamos bastante bien. Eso no quita, por supuesto, la típica rivalidad en los concursos.

L. C.- ¿Qué ventajas o satisfacciones os reporta la murga?

J. D.- Muchas, pero hay algo que sobresale y es el placer de crear una sonrisa y el de escuchar un aplauso sincero.

L. C.- ¿Cuales son los inconvenientes?

J. D.- Se dedica demasiado tiempo a esto y eso obliga a cierto abandono de las obligaciones de la vida cotidiana.

L. C.- Bueno, no hemos hablado de este carnaval. ¿De qué vais disfrazados?

J. D.- Este año vamos de rebaño de ovejas. Por supuesto, acompañados por nuestro maravilloso Pastor “El Inocencio”. Nos llamamos “Inocencio el de los corderos y sus 10 mejores baladas”.

L. C.- ¿Qué personajes aparecen en vuestras coplillas?

J. D.- Hay de todo, aparecen Farruquito, Fraga Iribarne, Norma Duval, La Pantoja, Los Príncipes, Paco Porras, La Duquesa de Alba… De Puertollano hablamos de Ana, la concejala de festejos. En nuestro popurrí, como es tradicional, hacemos una parodia sobre el disfraz que llevamos. Entre otras cosas, mostramos nuestro deseo de tener las piernas escayoladas para que nadie se coma en las bodas nuestras piernas de cordero.

Uno de nuestros pasodobles anuncia, de forma tierna y sencilla, nuestra despedida del carnaval.

L. C.- ¿Entonces son ciertos los rumores de que abandonáis el Carnaval?

J. D.- Bueno, no puedo hablar por todos mis compañeros, pero la mayoría terminamos este año. “De los mismos nervios” se despide como grupo. No se si alguno de los miembros seguirá, pero, al menos, yo me despido definitivamente del carnaval.

L. C.- ¿Os gustaría despediros del carnaval con un primer premio en Puertollano?

J. D.- A nadie le amarga un dulce, pero no es lo más importante para nosotros. Ten en cuenta que resulta muy difícil mantenerse entre los mejores. Después de un buen año, como fue el pasado, suele producirse una relajación y falta de ilusión que hace difícil la preparación del año siguiente.

L. C.- ¿Cómo resumirías tu paso por el carnaval?

J. D.- Es difícil resumirlo, pero podría ser diciendo que he sido una maravillosa experiencia. Dura, pero enriquecedora. Me ha enseñado muchas cosas y me ha permitido conocer a mucha gente.

L. C.- ¿Te gustaría añadir algo más?

J. D.- Sí. Gracias a todos, especialmente a los que han estado en “De Los Mismos Nervios”, porque entre todos lo hicimos posible.