Edición mensual - Enero de 2005 - Puertollano

Se han editado 5.000 ejemplares y se podrán consultar en bibliotecas municipales

La Defensora del Pueblo presentó el Manual de Derechos de la ciudadanía

José Carlos Sanz

Nº 157 - Puertollano

Imprimir

“Si no conocemos nuestros derechos, difícilmente podremos reclamarlos”. Esta afirmación la realizó Henar Merino, Defensora del Pueblo en Castilla-La Mancha, que presentó en Puertollano el Manual de Derechos de la Ciudadanía. Un compendio de los derechos generales y específicos de los que dispone la ciudadanía para relacionarse con la Administración Pública y que a partir de ahora podrá ser accesible por cualquier persona siempre que lo necesite.

Una iniciativa de José Chamizo

Todo el mundo sabe que vivimos en un estado de derecho pero la mayoría desconoce cómo emplear las herramientas adecuadas para que el ente administrativo nos tenga en cuenta. Por ese motivo, a José Chamizo, defensor del pueblo andaluz, se le ocurrió la idea de publicar un manual de derechos y que sea de fácil acceso. Así, en nuestra comunidad, la entidad que representa Henar Merino ha editado cinco mil ejemplares que serán distribuidos en bibliotecas, centros de enseñanza, ayuntamientos, asociaciones y ciudadanos en general. Un manual que ha sido elaborado por la entidad del defensor del pueblo castellano-manchego y que ha contado con la cofinanciación de CCM.

El objetivo primordial de dicho manual es acercar a los ciudadanos el contenido y alcance de los derechos y las libertades de una manera clara, sistematizada y didáctica. Está estructurado en cuatro tomos en los que se tratan derechos generales de los ciudadanos, específicos como el derecho a la cultura, derechos relacionados con la administración de justicia, derecho a la igualdad desde la perspectiva de género, etc. Asimismo, hay un tercer apartado, el de las prestaciones a la Seguridad Social, donde se pueden conocer los elementos y requisitos para acceder a las distintas prestaciones como la incapacidad temporal, prestación contributiva y asistencial por desempleo, renta activa de inserción, etc. Y por último, contiene una serie de derechos específicos en materia de protección social y que va dirigido fundamentalmente a colectivos marginales sin hogar, a las personas extranjeras que residen en España, discapacita-dos, drogodependientes, etc.

Henar Merino señaló que el manual “no establece doctrina científica ni jurisprudencial sobre estos derechos. Se trata de acercar los mismos a los ciudadanos de una forma comprensible y hemos incorporado direcciones de interés y cómo deben plantearse las reclamaciones pertinentes a los servicios públicos”.

Aumentar el interés por los derechos del ciudadano

En general, y según destacaba Henar Merino, entre la ciudadanía castellano-manchega existe un interés relativo por estos derechos que se torna más profundo cuando hay una situación que nos afecta. “De todas maneras es importante que se tenga una documentación suficiente para que en un momento dado sabiendo que existe esta obra y cuando se quiera reclamar en un ámbito concreto, un ciudadano pueda acudir a este manual y estar más cerca de lo que supone vivir en un estado social de derecho”.

900 quejas tramitadas

Tal y como afirmó la Defensora del pueblo, en lo que va de año se han tramitado más de 900 quejas repartidas en diferentes áreas, por lo que no hay una que se lleve el grueso. Como norma general, la ciudadanía se queja bastante del silencio administrativo sobre reclamaciones o peticiones. “El ciudadano tiene derecho a saber porqué se toman determinadas decisiones políticas o públicas, y desde la gestión pública existe obligación de responder a los ciudadanos, así es la democracia participativa”. Dependiendo de las fechas, la Defensora del pueblo recibe quejas sobre educación, atención sanitaria y señaló la creciente tramitación de las mismas en ámbitos como el urbanismo o el medio ambiente, “sobre todo un tema como la calidad del agua que es un bien público y donde la administración debería estar muy alerta sobre su regulación”.

El grado de cumplimiento de dichas quejas emitidas por esta entidad se mide por el número de resoluciones que son aceptadas por parte de la administración. Aunque Henar Merino aclaraba lo importante que es dar a conocer al ciudadano cuáles son las competencias de la Defensora del pueblo, “en donde somos y no competentes con los poderes públicos. Es un trabajo que hacemos todos los defensores del pueblo para que el ciudadano sepa dónde podemos intervenir”. El año pasado, alrededor de un 98% de resoluciones fueron aceptadas por la administración pública. “Eso supone un compromiso de cumplimiento. Lo que mi entidad hace, a partir de esto, es llevar a cabo un seguimiento de si dicha resolución se está llevando o no a la práctica” señalaba Henar Merino.