Edición mensual - Enero de 2005 - Puertollano

La localidad también será escenario de exposiciones y eventos culturales

El Año Quijote también se celebra en Puertollano

José Domingo Delgado

Nº 157 - Puertollano

Imprimir

Para bien o para mal, vivimos unos tiempos en los que, en el mundo de la cultura y el deporte, nos movemos casi exclusivamente a “golpe de centenario”, de gran celebración o de gran evento del tipo que sea. En el 2004 recién finalizado, se han celebrado grandes eventos como el Xacobeo o el Forum de las Culturas de Barcelona; grandes espectáculos deportivos como los Juegos Olímpicos de Atenas o la Eurocopa de fútbol de Portugal; o centenarios como el quinto de la muerte de Isabel la Católica o el primero del nacimiento de Salvador Dalí o María Zambrano. También, una gran exposición ya habitual de las páginas culturales como es “Las Edades del Hombre”, ha tenido como marco la catedral de Ávila, que por su gran cercanía a Madrid ha concitado el interés y la visita de cerca de un millón de personas.

En estas estamos cuando, desde el primer día de enero de 2005, estamos inmersos “oficialmente” en el año en el que, en el mundo entero, se va a conmemorar un centenario, sí, pero diferente a los demás: el cuarto de la publicación de un libro, concretamente de la primera edición de la novela “El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha”, de Miguel de Cervantes. Como es lógico suponer, este “Año Quijote” auténtica-mente universal va a oscurecer cualquier otra celebración: apenas el centenario de la muerte de Julio Verne y poco más se va a recordar en un año en el que, además, “Las Edades del Hombre” se trasladan hasta la lejana localidad salmantina de Ciudad Rodrigo, la más pequeña de las diócesis castellano-leonesas, y tan sólo los Juegos del Mediterráneo de Almería destacan como gran evento deportivo.

A esto habría que añadir que el gobierno de España ha querido que esta conmemoración sea realmente diferente y, además de constituir una Comisión Nacional para organizarla adecuadamente, ha puesto toda su maquinaria al servicio de la misma. El propio Presidente del Gobierno es su presidente, buen indicativo de la importancia que se concede en las máximas instancias a un hecho cultural que, desde hace ya algún tiempo, está presente en discursos políticos y, lo que es más importante, en las previsiones y presupuestos.

El año de Castilla-La Mancha

Indudablemente, 2005 es un año en el que en Castilla-La Mancha adquirimos un protagonismo especial, porque puede decirse que nuestra tierra es un personaje más de una novela considerada unánimemente como la más importante de la literatura universal. Con esto, y dejando al margen tópicos y frases mil veces repetidas, lo cierto es que es una ocasión idónea para celebrar el libro, como es lógico, pero también, y aquí viene la novedad, para celebrar a nuestra tierra, todavía una gran desconocida para una inmensa mayoría. Con este magnífico pretexto por medio, es el momento de dar a conocer en el mundo entero nuestro patrimonio, nuestros paisajes o nuestra gastronomía: debemos atraer la atención hacia una tierra que tiene la extraordinaria suerte de ser conocida en todo el mundo, para que nos visiten o para que sea el objetivo de la atención de los inversores, creadores de riqueza y empleo.

En este esfuerzo, está claro que deben ser las administraciones las que den el primer paso, pero es una tarea que a partir de ahí nos compete a todos sin excepción: sólo de un sostenido trabajo colectivo podremos esperar los resultados que perseguimos. En este sentido, quizá la principal de las iniciativas acometidas por la administración regional para este año sea la configuración y puesta en marcha de la “Ruta de Don Quijote”.

Ruta de Don Quijote, principal reclamo turístico

Se trata de un corredor verde que nace con la vocación de convertirse en el itinerario ecoturístico y cultural más importante de Europa. Gracias a esta ruta, se va a interconectar buena parte de la oferta turística regional de las cinco provincias de la comunidad, a lo largo de 2.500 kilómetros de un itinerario de uso prioritario peatonal, ciclista o ecuestre. A diferencia de otras rutas, aquí no es necesario salir de un punto concreto, ni obligatorio llegar a ningún sitio para conseguir nada: quizá su principal característica es que no se dispone de un manual de uso que diga lo que se tiene que hacer, ver o recorrer, siendo el usuario de ella la que determine con toda libertad como quiere utilizarla, cómo quiere vivir su propia aventura.

Dividida en diez tramos y sesenta etapas, la Ruta transita por 146 municipios de toda la región, y reivindica también el acceso de todos a los caminos públicos, pues discurre siempre por ejes de dominio público lineal: vías pecuarias (cañadas, veredas, cordeles), caminos históricos, riberas fluviales y plataformas ferroviarias en desuso, todo ello accesible incluso para discapacitados en más de un 80 % del recorrido. A pesar de ello, y como es lógico, no puede prohibirse el uso tradicional de estas vías por parte de agricultores y propietarios, aunque de la responsabilidad de todos y del control que puedan ejercer las administraciones locales habrá que esperar una correcta utilización de un camino que aspira con toda justicia a convertirse en Patrimonio de la Humanidad e Itinerario Cultural Europeo.

Puede decirse que Puertollano es la localidad en torno a la que pivota el tramo 4, que conduce del Valle de Alcudia al Campo de Calatrava. Gracias a los caminos acondicionados para la Ruta, desde nuestra ciudad se tendrá cómodo acceso a pie, en bicicleta o a caballo a lugares tan emblemáticos como el castillo de Calatrava la Nueva, Tirteafuera, las minas del Horcajo, la Bienvenida o la Venta de la Inés, por poner sólo unos ejemplos. Además, el tramo discurre por buena parte del Valle de Alcudia, y se ha “tematizado” para el visitante con tres elementos de indudable interés: “Volcán, mina y dehesa”.

Presencia del Año Quijote en Puertollano

Por lo que se refiere a la programación cultural, estará en consonancia con la importancia de la celebración. Según los cálculos efectuados, hasta 1.000 exposiciones de mediano y pequeño formato podrán visitarse en todas las localidades de la región que tengan salas de exposiciones donde se puedan mostrar (Puertollano entre ellas), y llegarán igualmente a lugares como casas de Castilla-La Mancha en otras regiones, asociaciones culturales o centros educativos. Del mismo modo, hasta 700 espectáculos de música, danza, teatro o títeres podrán verse en la red de 210 espacios integrados en la Red de Teatros de Castilla-La Mancha, en la que también está incluido un Auditorio Municipal de Puertollano en el que podremos ver hasta una docena de estos espectáculos.

Pero hay más: Puertollano ha sido incluida junto a Talavera de la Reina y las cinco capitales de provincia entre las localidades de la región que podrán disfrutar de una gran exposición durante buena parte del año. En Puertollano será “La Mancha de Don Quijote. Realidad de una fantasía”, la muestra que podrá visitarse en el Auditorio Municipal desde finales de febrero a finales de septiembre. Se ordena en torno a siete grandes temas en los que se estudian diferentes aspectos de la vida cotidiana en tiempos de Cervantes (caminos, posadas, comidas, vestimentas, fiestas, etc.), con una finalidad didáctica que pretende que los visitantes participen activamente, ofreciendo manipulativos o actividades que faciliten al visitante la comprensión de la época en que se escribió el Quijote.

Igualmente, a Puertollano llegará al menos un gran espectáculo musical, destinado a llamar la atención de un público joven que se desplazará hasta nuestra ciudad para asistir al mismo. Y por si todo ello fuera poco, en el marco de la celebración del “Año Quijote” cabe encuadrar también esa tercera etapa de la sexagésima edición de la Vuelta Ciclista a España, que finalizará en Puerto-llano el lunes 29 de agosto de 2005, y que será la primera de las cuatro que discurrirán por tierras castellano-manchegas, cuyas cinco provincias serán recorridas este año por la serpiente multicolor de más amplia atención mediática de nuestro país.

Con todo esto, y muchas otras actividades que se irán desgranando poco a poco, ojalá el “Año Quijote” sea para Puertollano un año para disfrutar, para celebrar, para gozar. Un año para recordar.