Edición mensual - Enero de 2005 - Deportes

José Sancho: toda una vida ligada al fútbol

De padres a hijos, como una tradición familiar se ha convertido el mundo el fútbol en la familia Sancho. La Comarca de Puertollano estuvo días pasados con José Sancho actual técnico del equipo juvenil de la UD Puertollano.

Ángel Moreno

Nº 157 - Deportes

Imprimir

Ángel Moreno: ¿Por qué decidiste hacerte entrenador?

José Sancho: Personalmente, el fútbol me ha gustado desde la cuna, de hecho, en mi familia hay mucha afición. Mi hermano Francisco fue árbitro hasta hace muy poco el cual también fue futbolista en su juventud, mis otros dos hermanos hicieron sus pinitos y yo desde que nací lo que más me gustaba era que los reyes me echaran un balón, y desde entonces el fútbol lo llevo en la sangre, es un gusanillo que siempre lo he tenido presente.

A. M.: ¿Desde cuándo ejerces como entrenador?

J. S.: Como técnico de fútbol llevo los siete años que actualmente me liga a la entidad industrial, dos con los infantiles y cinco con juvenil nacional, anteriormente yo siempre había estado ligado al fútbol once, pero antes de esto hice mis pinitos en el fútbol sala, primero como jugador cuando me retiré del fútbol activo y como entrenador a nivel modesto en la liga local, salvo una temporada en la cual estuve ligado con los cadetes del Puertollano FS, que además lo hicimos bien pues llegamos a la final regional perdiendo con el Talavera de la Reina. Dedicación plena como entrenador, siete años.

A. M.: ¿Tus mayores éxitos como técnico?

J. S.: A raíz de hacerme cargo de la UD Puertollano. La verdad es que hemos ido temporada tras temporada aumentando nuestro caché en la categoría, el primer año quedamos octavos, en el segundo quintos, al tercer año terceros, el cuarto año otra vez terceros y en esta quinta luchando por los puestos altos.

A. M.: Los últimos años ligados a los juveniles de la UDP, ¿Crees que se te valora lo necesario?

J. S.: Lo cierto es que el fútbol de categorías inferiores no es fácil. Al principio con los infantiles quizás se exija menos, los chavalitos son muy pequeños, luego en esta categoría sí hay más exigencia. Vengo trabajando con honradez y dedicación, en cuanto a la valoración yo diría que sí, porque por un lado si no das el salto a otra categoría, aparentemente que no, pero estar también cinco temporadas seguidas en un juvenil nacional, creo que ahí hay cierta valoración.

A. M.: ¿Cuántas veces has pensado en el ascenso a división de honor?

J. S.: No he tenido ni tengo actualmente esa obsesión. Considero que hay que tener los pies en tierra y es una categoría difícil y a la vez atractiva que sería muy interesante para la entidad como para la propia ciudad. Pero lo que sí es cierto es que también genera muchos gastos, genera problemáticas lo mismo deportivas como económicas en el sentido de tener un equipo mínimamente competitivo, ilusión siempre hay, ojalá ocurriera algún día, pero indudablemente yo no me he obsesionado nunca ni creo que nadie lo haga en Puertollano.

A. M.: ¿Les pedirías a los reyes el ascenso definitivo en este año 2005?

J. S.: Puesto a tener ilusiones y anhelos, indudablemente sería un regalo extraordinario, de momento estamos arriba pese a los últimos descalabros. ¿Quién sabe lo que nos depara el futuro? Eso sí, sin presión ninguna, hay que dejar que todo transcurra con normalidad.

A. M.: ¿Se cuenta con la infraestructura y jugadores necesarios para tener ciertas garantías de acometer el ascenso a división de honor?

J. S.: Hombre, salvo algunos chavales puntuales que tenemos, como por ejemplo de Almodóvar del Campo, o un chico que procede del Manchego, aunque es de Villanueva de San Carlos, los demás son todos de Puertollano. Quizás no nos den para división de honor, en caso de que ocurriera, creo que habría que buscar por los alrededores mínimamente como hizo en su día el Gimnástico de Alcázar o ahora el Quintanar del Rey con el caso de Rubén.

A. M.: ¿Crees que con la mayor presión de ascenso al equipo de tercera queda apartada la obligación de ascender para tus chavales?

J. S.: La expresión apartado no es lo más correcto. Lo que sí es cierto es que nos quedamos en un segundo plano porque indudablemente lo que se persigue es el ascenso del equipo grande que lleva anclado muchos años en la tercera división y se está poniendo mucho interés en que se consiga, al igual que el de segunda autonómica, para no haber tanta diferencia de categorías. Entonces que nosotros estamos apartados, yo no diría eso, simplemente en segundo plano, por lo que se busca con los equipos superiores.

A. M.: ¿Te esperabas un arranque liguero como el que se ha producido?

J. S.: La verdad es que no me esperaba un arranque tan estupendo como el que hemos tenido, esa es la verdad, pero lo que sí es cierto es que nosotros hasta la jornada doce que, íbamos líderes, habíamos hecho partidos francamente muy buenos caso de Albacete, Fundación o Daimiel, eso nos había robustecido la moral, y la verdad es que hasta esa jornada nadie nos había regalado nada, sin embargo nos ha pasado factura la presión de ir de líderes, porque a partir de la victoria en Albacete los contrarios nos han esperado como se dice “con el hacha arriba” y todo el mundo se ha motivado especialmente ante nosotros viniéndonos las últimas derrotas que han enfriado un poco la salida que hemos tenido tan extraordinaria y posiblemente sea una cura de humildad, y tras la fiestas navideñas volvamos a coger un ritmo bueno para estar arriba.

A. M.: ¿La actual plantilla, mejor que las anteriores?

J. S.: Mejor o peor, creo que son términos relativos. Las plantillas son diferentes todas las temporadas y más aún en los equipos juveniles que son una incógnita al principio.

Quizás esta plantilla sea algo más joven de media que otras y sin embargo hay chavales que se han incorporado del equipo B e incluso chavales que se han incorporado del cadete directamente, la verdad me ha sorprendido el rendimiento en el plano positivo porque me esperaba un poco más de tiempo para que se fuese haciendo, sin embargo han respondido desde el principio y estoy contento con ellos, pero es difícil saber si son mejores que los anteriores.

A. M.: ¿Cuál es la base del éxito del equipo que diriges?

J. S.: Diría que el colectivo, la verdad es que se ha conformado un grupo de chavales bastante bueno y hasta ahora las bajas se venían notando poco y confío en que sigamos así, pero hay partidos en que sí, puntualmente se nota una baja, pero con el colectivo o plantilla que se ha formado estoy muy contento sobre todo en el aspecto de seriedad, responsabilidad, en los entrenamientos vienen una cifra alta de chavales, estoy contento con ellos.

A. M.: ¿Diferencias notables entre la directiva presidida por Antonio Mora y José Antonio Navarro con respecto a los juveniles?

J. S.: La diferencia sustancial lo tenemos en el plano económico, ahora mismo se está barajando una cantidad de dinero que antes no se tenía ni mucho menos y desde ese punto de vista se pueden hacer otras cosas. Lo que pasa es que los señores que estaban antes con Antonio Mora eran personas sacrificadas que con menos medios también hacían en algunos casos milagros, y ahora quizás hay más disponibilidad, pero creo que todos los que se meten en esto del fútbol los lleva la ilusión de por fin subir al equipo a la siguiente categoría, entonces unos con menos disponibilidad económica y otros con más trabajan en pro de que esto llegue a buen puerto.

A. M.: ¿Qué le pedirías profesionalmente al año 2.005?

J. S.: Al 2.005 le pediría en primer lugar volver a la senda de las victorias tras las últimas derrotas y por tanto, que los chavales volvieran a sentirse con el protagonismo que tenían hasta ahora, protagonismo positivo porque lo estábamos haciendo francamente bien.