Edición mensual - Contraportada - Agosto de 2004

La policía que ganó la Eurocopa

Francisco Correal

Nº 150 - Contraportada

Imprimir

Mientras franceses y alemanes se ponen de acuerdo, será lo único en lo que no se ponen de acuerdo, durante este verano la máxima responsabilidad de la policía europea, comunitaria, está en manos de un agente nacido en Puertollano, de nombre Mariano Simancas. Cuando vi el apellido en los teletipos del periódico (siempre pulso Puertollano para saber de lo mío y de los míos), recordé a un Simancas, creo que José Antonio de nombre, que por esa época era muy amigo de Pascual Sicilia, que mira por dónde, muy aficionado al balonmano, este Sicilia, colega de oficio (por ahí le llegó la amistad de Simancas), lo ejerció primero en la redacción de Mundo Obrero, órgano periodístico del Partido Comunista de España, y después como jefe de prensa de la Universidad Complutense cuando era rector Gustavo Villapalos, que se convertiría en consejero de Educación de la Comunidad de Madrid gobernada por el PP.

Volviendo a Simancas, es un motivo de orgullo tener a un paisano en el centro de la investigación policial europea. Él y otros como él representan, parafraseando la novela de Graham Greene, al hombre que surgió del frío y de la guerra fría. Finiquitados los tiempos de Karla y de Smiley, la policía europea se enfrenta a distintos riesgos, en particular al que representa el nuevo enemigo invisible. Este Simancas policía será joven: igual hemos coincidido en la carrera del Chorizo, en el pilancón de los burros, en la cola de la Fuente Agria o en el campo del Calvo Sotelo. O en el tontódromo buscando mocita. La primera entrevista de mi vida se la hice en el café Gijón a Francisco García Pavón, novelista y dramaturgo de Tomelloso, creador de un comisario manchego al que bautizó como Plinio, con la asistencia de don Lotario en ese guiño a Sancho Panza. A Plinio le intrigaría que del mismo pueblo hayan salido la máxima autoridad policial europea y el presunto autor del crimen de la baraja, Alfredo Galán. Necesitábamos una gloria policial después de ese macabro homenaje a Heraclio Fournier.

Tenemos un portero en la selección española de fútbol, un primer espada de la cocina del Bulli. Y este sheriff cuya estrella es el mandato de Bruselas. Hablando de Cañizares, y después del desencanto lusitano, paralelo al del Puertollano (bien por el don Benito, que deshizo el entuerto del Granada 74), el único español que ha ganado la Eurocopa ha sido este policía paisano al que le dedico aquellas divertidas sevillanas de Pepe da Rosa que terminaban con este remate televisivo: “que venga Banacek”. Con ese apellido de archivo de tronío, Simancas debe tener fichada a media Europa.

En el primer trimestre del próximo año se abrirá en Puertollano una nueva mina a cielo abierto con la que se explotarán las concesiones carboníferas de Lourdes y El Pilar. Esta descubierta ha sido iniciativa de la empresa Prominas S.A. que contempla así la creación de ochenta a 100 puestos de trabajo directos en Puertollano, y no descartan la puesta en marcha de algún otro proyecto empresarial en esta ciudad.

La policía Local de Puertollano está efectuando ya una serie de controles en la glorieta de la Virgen de Gracia, los fines de semana de 12 a 2 de la madrugada, con los que se controlan índices de alcoholemia, documentaciones y, sobre todo, a los motoristas sin casco.

El ayuntamiento de Puertollano va a llevar a cabo la mejora y el incremento del número de parques infantiles. Con ello se instalarán dos nuevos parques en la plaza de Almagro, de doscientos metros cuadrados de superficie y con pavimento de seguridad, y en la laguna de los patos.

Ecologistas en Acción, Valle de Alcudia, han expresado su total desacuerdo con la posibilidad de que la Junta de Comunidades elija una figura inferior a la de parque natural para el Valle de Alcudia, y con que en la superficie a proteger no se incluyan ni Alamillo ni Almadén.