Edición mensual - Enero de 2004 - Sociedad

Reportaje

Dan comienzo las obras del futuro Aeropuerto Don Quijote

José Carlos Sanz

Nº 141 - Sociedad

Imprimir

Por fin se inician las obras del futuro aeropuerto de Ciudad Real en mitad de un acto multitudinario y que contó con la presencia del presidente autonómico José Bono. Una jornada calificada de histórica, que era muy esperada por las expectativas socioeconómicas que llevarán consigo y que debe servir al mismo tiempo para que las Administraciones pertinentes acorten plazos en otras infraestructuras pendientes como las autovías. Según las estimaciones de los promotores en su construcción se generarán más de 800 puestos de trabajo, que cuando se esté a pleno rendimiento podrán ser de 2500 y se invertirán 260 millones de euros. Los primeros aviones despegarán en el 2005. Se pone en marcha un megaproyecto, tras haber superado una complicada tramitación administrativa. Han pasado más de 16 años desde que se empezó a gestar en 1987 con el primer estudio informativo.

Se construirá un terreno de 1500 hectáreas entre los términos municipales de Ciudad Real, Ballesteros de Calatrava y Villar del Pozo. Estará a doce kilómetros del sur de Ciudad Real y a 18 al norte de Puertollano. Es uno de los primeros que se construye con capital privado y el primero conectado a una línea de alta velocidad Madrid-Sevilla y la reciente inaugurada Madrid-Lleida. Asimismo, por carretera estará conectado con tres futuras autovías: la que conectará Lisboa-Valencia, la que unirá Ciudad Real con Puertollano y la futura Ciudad Real-Valdepeñas. Contará con una pista de 4000 metros de longitud por 60 de ancho, una terminal de 35.000 metros cuadrados capaz de acoger a dos millones de viajeros, cifra que se espera alcanzar en los cinco primeros años de explotación.

Presencia de José Bono

El presidente de Castilla-La Mancha agradeció la labor realizada por José María Barreda y Juan Antonio León Triviño, Presidente de la Cámara de Comercio de Ciudad Real por el trabajo incesante. Del mismo modo, Bono aseveró que Castilla-La Mancha cuenta con AVE, Universidad y ahora con este aeropuerto gracias al Estatuto de Autonomía logrado hace ya veinte años porque “el centralismo nos perjudicó durante mucho tiempo y nos hizo mucho daño”.

“Nosotros somos temporeros pero el aeropuerto permanecerá y será recordado no por la hidalguía de los que lo hicisteis sino por vuestro tesón”, señaló. En este sentido, el presidente destacó la labor realizada por el vicepresidente regional, José María Barreda del que, dijo, representa a todos los políticos que se han preocupado y han hecho verdad “aquella locura “de la que se tildó este proyecto.

Datos técnicos

Extensión total de 1800 hectáreas en un territorio incluido en los municipios de Ciudad Real, Villar del Pozo y Ballesteros de Calatrava. Las labores de trabajo van a suponer más de 3 millones de horas trabajadas, lo que representa una presencia de 850 trabajadores en la ejecución de las distintas fases de las obras. Esta cifra se elevará hasta 2200 trabajadores en los meses punta.

Actuaciones

- El Campo de vuelo: Según la clasificación de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) el futuro aeropuerto ostentará la clave 4-F, la mayor clasificación posible. Lo que significa disponer de mayor capacidad, más de 550 pasajeros. Asimismo, gracias a los 4000 metros de longitud de pista permitirá el despegue y aterrizaje de aeronaves comerciales con destinos tan lejanos como Los Ángeles. En España, sólo el aeropuerto de Barajas dispone de una pista semejante y en el resto del mundo grandes aeropuertos como Londres, Tokio, Nueva York, Singapur o Shangai. La pista de aterrizaje dispone de los sistemas de ayuda al aterrizaje más modernos y están catalogados por la OACI como de categoría tres, la más alta que concede y que facilitará la operación del aeropuerto en condiciones de máxima seguridad aeronáutica y permitirá aterrizar aviones en condiciones de falta de visibilidad. Se construirá una plataforma paralela de 3000 metros de longitud que permitirá una capacidad de campo de vuelo de unas 30 operaciones a la hora. La plataforma de estacionamiento está dividida en tres partes: avión comercial dirigida al tráfico de pasajeros de las principales aerolíneas del mundo, la plataforma de carga dirigida a grandes cargueros y la plataforma de aviación corporativa.

Se ha previsto la construcción de un helipuerto con tres posiciones de estacionamiento. Asimismo, dentro del compromiso del Don Quijote Airport con el medio ambiente se han proyectado plantas separadoras de hidrocarburos.

- Edificio terminal de carga: Tiene una superficie de 6000 metros cuadrados y está dividido en dos áreas: un edificio de 2000 metros cuadrados para almacenamiento y proceso de la carga húmeda que está equipado con cámaras frigoríficas para el correcto almacenaje de productos perecederos. Y un edificio para almacenamiento y proceso de carga seca con más de 4000 metros cuadrados.

- Edificio de salvamento y extinción de incendios (SEI): Se encuentra ubicado en el centro neurálgico del aeropuerto, su situación viene determinada por el requisito de la normativa internacional que recomienda que estas dotaciones sean capaces de alcanzar cualquier punto del campo de vuelo en un tiempo límite de dos minutos. Consta de una zona de residencia de bomberos en la que está prevista construir un gimnasio, sala de descanso, oficinas, vestuarios, dormitorios, almacén y talleres. Además, el edificio posee unas cocheras para el estacionamiento de cinco vehículos contra incendios de 10.000 litros de capacidad cada uno. En la parte superior del SEI se halla ubicado un observatorio aeronáutico donde tendrán una observación detallada de todo el campo de vuelo.

- Central eléctrica: Será el motor energético del aeropuerto. Edificio de 2700 metros cuadrados que contará con un sistema de alimentación ininterrumpido y dispondrá de tres grupos electrógenos autónomos que garantizarán el suministro en todo momento de los sistemas vitales de seguridad aeronáutica.

- Torre de control: Tendrá una altura de 50 metros y la superficie construida será de 650 metros cuadrados. En la parte superior se encuentran las siguientes plantas: planta de control visual, de forma hexagonal y con una superficie de 114 metros cuadrados. Esta planta es el centro neurálgico de la torre de control y en ella se desarrolla el trabajo de los contro-ladores de vuelos. La planta de descanso, inferior a la anterior, donde se encuentran dormitorios, sala de descanso y aseo de los contro-ladores. La planta de control, donde se encuentran los equipos de control. Y por último, la planta técnica donde se ubican las instalaciones propias del edificio.

- Edificio terminal de pasajeros: Tendrá una superficie de 35.000 metros cuadrados y está diseñado para que en él transiten dos millones de pasajeros al año. Los principales niveles son: planta baja, donde se encuentra la zona de recogida de equipaje por los pasajeros. Planta primera en el que está el vestíbulo de facturación de equipajes y sala de espera para embarcar. Planta superior es el reservado para el bloque técnico y oficinas para las compañías aéreas. En su diseño se ha tenido en cuenta la normativa vigente de seguridad aeronáutica, de este modo existe una zona de control de equipajes donde se llevará a cabo una inspección del 100% de los equipajes facturados. Asimismo, el edificio tendrá conexión directa con la línea AVE Madrid-Sevilla.

- Centro de visitantes: Tendrá una superficie de 3200 metros cuadrados. Su objetivo es aportar a la comunidad un edificio de servicios sociales. Incluye oficinas, museos, salas de conferencia, zonas multiuso, tiendas, cafetería-mirador. Se podrán contemplar las vistas del campo de vuelo y los edificios del aeropuerto.

- Edificio terminal de aviación general: Dispondrá de una superficie de 900 metros cuadrados y está ubicado al oeste del recinto aeroportuario. Servirá para atender a los pasajeros y tripulaciones de la aviación privada. Este tipo de pasajero requiere un tratamiento especial y por ello se han habilitado salas de espera independientes para pasajeros VIP, así como una sala para autoridades. Igualmente se han previsto oficinas para los operadores de las líneas privadas y una zona de descanso para tripulaciones. Constará con restauración.

- Centro de emisores: El objetivo es albergar todos los equipos de comunicación necesarios para la operatividad del aeropuerto. También se ha proyectado una urbanización aledaña, de 300 hectáreas, que estará dotada de conducciones de agua, luz, telefonía y electricidad. Se han proyectado redes de saneamiento de aguas negras.

Por último, se va a desarrollar un programa de vigilancia ambiental, que supera ampliamente las expectativas de la legislación vigente y garantiza el cumplimento de los condicionantes señalados en la declaración de impacto ambiental del aeropuerto.