Edición mensual - Junio de 2003 - Sociedad

La Plataforma proautovía hizo público los resultados y el estudio será remitido a Fomento

El estudio de la Universidad de Extremadura revela la necesidad de la opción sur

Diego del Pozo, portavoz de la Plataforma por la opción sur de la Autovía Lisboa-Levante y representante de la Federación de Empresarios de la comarca pacense de La Serena, hizo público el pasado 19 de mayo los resultados del estudio realizado por la Universidad de Cáceres y Mérida en el que se pone de manifiesto las ventajas socioeconómicas que supondría la construcción de la mencionada autovía por el trazado que reclama la plataforma. Un estudio que será remitido al ministro de Fomento, Francisco Alvárez Cascos, así como a los tres presidentes de las comunidades autónomas de Castilla-La Mancha, Andalucía y Extremadura con la intención de que sea estudiada por ambas partes y “no se tome ninguna decisión unilateral sin consultar previamente a todas las partes implicadas”.

Ventajas medioambientales y socioeconómicas

Un deseo, el de la plataforma, que se ha visto reforzado por los datos técnicos desprendidos del estudio llevado a cabo por tres profesores de la Universidad extremeña. En concreto, Julián Mora, Doctor en Geografía Humana y Ordenación del Territorio, J. Gutiérrez experto en Geodesia y J. Castro Serrano, especialista en desarrollo rural. En dicho estudio se confirma, con datos en la mano, que la opción sur es más viable desde el punto de vista medioambiental y socioeconómico que la opción norte por la que se inclina Fomento. En este sentido, Diego del Pozo señalaba que en los 25 kilómetros de influencia de la autovía por el sur afectaría a cerca de 435.000 habitantes por los 325.000 del norte. Asimismo, en cuanto a la repercusión de tráfico rodado, los estudios realizados aseguran que en ese mismo recorrido de 25 kilómetros se desplazarían cerca de 47.000 vehículos por los 12.000 del norte.

Por lo que a ventajas socioeco-nómicas se refiere, el estudio de la universidad extremeña señala la existencia de 34 empresas exportadoras en el sur por tan solo una del norte. También habría diferencias de kilometraje entre el corredor sur y el corredor norte. Mientras que en la segunda la extensión –entre las poblaciones de Don Benito y Ciudad Real- sería de 203 kilómetros “los cuales cruzarían prácticamente un desierto poblacional”, la opción sur ocuparía un total de 197 kilómetros. Habría, por tanto, una diferencia de seis kilómetros a favor de la segunda con el consiguiente ahorro económico que supondría “en torno a los cinco mil millones de pesetas. Algo que no puede despreciar un ministerio como el de Fomento”.

Pero sin lugar a dudas, el as bajo la manga que se guarda el estudio técnico de la universidad extremeña tiene que ver con la repercusión medioambiental que acarrearía la construcción de la autovía por el corredor norte. Según los especialistas, de hacerse el trazado por dicha opción, éste atravesaría una de las zonas de mayor relevancia y diversidad faunística de la península como es el Parque Natural de Cañavero y los Montes del Guadiana. Ambos lugares están declarados como zonas ZEPA y LIC, es decir, hábitats indispensables para población protegida como aves y linces. El impacto del corredor norte sería tal para las dos poblaciones, “que podría suponer la desaparición del lince ibérico”, destacaba Diego del Pozo. Asimismo existiría otro tipo de impacto como es el visual, “ya que deberían construirse numerosos viaductos para salvar la abundante red hidrográfica con la que cuenta el corredor norte. Y eso sería un peligro medioambiental”.

Será remitido a los presidentes autonómicos

A juicio de los representantes de la plataforma, la opción sur es más ventajosa ya que sólo atravesaría una zona ZEPA, la del Campanario. En definitiva, el estudio realizado por la universidad extremeña pone de relieve las ventajas de todo tipo del trazado sur: en él está contenido más volumen poblacional, una mayor cohesión social y un menor impacto ambiental. Una opción que cuenta con el respaldo del gobierno regional castellano-manchego, como así lo afirmó en su momento el presidente José Bono. No se puede decir lo mismo de Rodríguez Ybarra, presidente autonómico de Extremadura, quien no se ha pronunciado públicamente sobre este asunto. Al respecto de este silencio con que Ybarra obsequia a sus ciudadanos, Diego del Pozo matizaba que la opción sur “cuenta con su respaldo, como así nos consta que ha comunicado en círculos cerrados, donde ha asegurado que la comarca de La Serena no se va a quedar sin autovía”.

Las otras dos comarcas implicadas, la jienense de Los Pedroches y la manchega de Almadén, también están presionando desde su entorno y aseguran que harán todo lo posible para que se les tome en cuenta. Aureliano Rodríguez, representante de los empresarios de la Comarca de Almadén, declaraba que “la autovía es la única posibilidad de crear futuro en esta zona. Hay algunos, como Suárez Yllana que no quiera enterarse”.

En cuanto a las declaraciones que realizó el ministro Cascos, tras su visita a Ciudad Real para inaugurar la ejecución de obras de la Autovía Ciudad Real-Puertollano y en las que dejó “la pelota en el tejado del vecino”, Diego del Pozo quiso vislumbrar que “por parte del ministro hay ganas de negociar con los presidentes autonómicos y alcanzar algún acuerdo. Es prioritario, que ambas partes se reúnan y busquen un consenso”. Unas afirmaciones que fueron refrendadas por Vicente Buendía, presidente de la Federación de Empresarios de Puertollano, quien señalaba la importancia del diálogo y el papel activo que debe desempeñar la plataforma para no cejar en el empeño de que el trazado sur sea una realidad física.