Edición mensual - Junio de 2003 - Educación

Los PGS, garantía de inserción sociolaboral

José Carlos Sanz

Nº 132 - Educación

Imprimir

La LOGSE establece que cada comunidad autónoma regulará una oferta de programas específicos de Garantía Social, dirigidos al alumnado que haya abandonado la etapa de Educación Secundaria Obligatoria sin alcanzar los objetivos correspondientes. La finalidad de estos programas es proporcionar a tales alumnos una formación básica y profesional que les permita incorporarse a la vida laboral o proseguir sus estudios, especialmente en la Formación Profesional de grado medio.

¿Qué es un PGS?

Un programa de Garantía Social (PGS) es una acción formativa básica y profesional, con actividades teórico-prácticas, en el que, en grupos de entre 10 y 15 alumnos, y a lo largo de un curso escolar, se pretende cubrir los siguientes objetivos: ampliar la formación de los alumnos con el objetivo de permitir su incorporación al mundo del trabajo, y en su caso, proseguir estudios, especialmente en la Formación Profesional de Grado Medio mediante la superación de la prueba de acceso correspondiente. Asimismo, el prepararles para el ejercicio de actividades profesionales, en oficios u ocupaciones acordes con sus capacidades y expectativas personales. Y por último, desarrollar y afianzar su madurez personal, mediante la adquisición de hábitos y capacidades que les permitan participar, como trabajadores y ciudadanos responsables, en el trabajo y en la actividad social y cultural.

Con estos objetivos los Centros de Enseñanza de Puertollano ofertan PGS. Pero no son las únicas instituciones que los imparten. Hay entidades particulares como el caso de AFEMJO-CLM quien lleva ofertando desde hace cuatro años PGS en las provincias de Ciudad Real y Toledo. La delegación de AFEMJO en Puertollano ha ofertado para el curso 2002-03 un total de tres PGS: Operario de Fontanería y Auxiliar de Ayuda a Domicilio en Argamasilla, y Operario de Soldadura en Puertollano.

En general, los alumnos matriculados en este tipo de programas son personas que abandonaron los estudios “llegan bastante desmotivados y con pocas expectativas de trabajo”. Así lo atestigua Salvador Díaz, trabajador de AFEMJO y tutor del PGS Operario de Fontanería.

A lo largo de 1280 horas, equivalentes a la duración de un curso académico, los chicos matriculados en los PGS tienen la posibilidad de completar su formación educativa y sobre todo aprender un oficio específico. En todos ellos prima un denominar común, el problema de adaptación social. “Chicos que proceden de familias desestructuradas, que padecen problemas de exclusión social y les cuesta mantener una disciplina” señala Salvador Díaz. Suele ocurrir, como así ha sido, que de los 15 alumnos iniciales que se requieren para llevar a cabo un PGS, vaya habiendo paulatinamente un goteo de bajas ya sea por absentismo, falta de interés o abandonos por cuestiones laborales.

Estructura y contenidos

Las áreas formativas que componen los Programas de Garantía Social son las siguientes: Un área de formación profesional específica, en la que se imparte la formación, esencialmente práctica, relacionada con el aprendizaje del oficio o perfil profesional correspondiente, y a la que se dedicará al menos la mitad del tiempo total semanal. Junto a ella, un área de formación y orientación laboral, tendente a familiarizar al alumno con el marco legal de las condiciones de trabajo, y orientándolo a la búsqueda de un puesto de trabajo y al autoempleo. Se dedica a esta área el 10% del tiempo total semanal. rea de formación básica, para la adquisición y afianzamiento de los conocimientos y capacidades generales básicos, relacionados con los objetivos y contenidos de la enseñanza obligatoria, y necesarios para conseguir su inserción social y profesional, y en su caso, la continuación de los ciclos formativos de Grado Medio. Se dedica esta área entre el 20 y el 25% del tiempo total semanal. Por último, y no menos importante, un conjunto de actividades complementarias y tutoría, para desarrollar tanto actividades deportivas y culturales, como de desarrollo de hábitos personales positivos, bien en la esfera personal, como en la de la convivencia. Se dedican a estas dos áreas en su conjunto, hasta un total de entre un 15 y 20% del tiempo total semanal.

Posibilidades de inserción laboral

Lograr la inserción en el mercado laboral, es otra de las finalidades que persiguen los PGS. Así, los alumnos realizan prácticas en distintas empresas y en función de las necesidades de las mismas y de la preparación de cada uno de ellos, podrán ser contratados. “Por ejemplo una de las empresas que acogerá a chavales de fontanería se ha comprometido a llevarse a unos cuantos a Madrid con posibilidades de contratación” destaca Salvador Díaz.

Una vez finalizado el PGS, desde AFEMJO sigue habiendo un seguimiento del alumnado. “No nos olvidamos de él y siempre estamos pendientes de las empresas donde realizaron prácticas para comprobar las posibilidades de inserción laboral. Otros deciden especializarse en el oficio aprendido”.

Es el caso de Jonathan quien aseguraba haber aprendido bastante. “Me estoy sorprendiendo con este curso. Teníamos un nivel educativo muy bajo en algunas asignaturas. En cuanto a los conocimientos de soldadura estoy muy a gusto. Tengo un par de familiares que se dedican al negocio de la soldadura y quiero seguir en ello”.

Para el curso 2003/04, AFEMJO ofertará diversos PGS, siempre y cuando sean aprobados por la Consejería de Educación y Cultura: operario de fontanería, operario de instalaciones eléctricas, dependiente de comercio, socorrismo acuático y estructuras metálicas en Puertollano. Auxiliar de peluquería, auxiliar de geriatría y residencias asistidas y operario de fabricación de muebles en Argamasilla. Y por último, operario de productos lácteos en Almodóvar del Campo.

Fe de Erratas

En el artículo incluido en la sección de Educación del mes pasado (Nº 132 - Junio), se decía que el denomínador común de los alumnos matriculados en los PGS era el problema de adaptación social. Esto no es así, ya que la falta de adaptabilidad se da en ámbito exclusivamente educativo. Asimismo la mayoría de ellos no proceden de familias desestructuradas ni presentan problemas de exclusión social. Esto sólo se da en casos muy puntuales.