Edición mensual - Contraportada - Junio de 2003

La Rincona

La batalla de Lepanto

por Francisco Correal

Nº 132 - Contraportada

Imprimir

Mis amigos Félix Calle y Fernando Muela me dieron la noticia: uno de los 62 militares fallecidos en el accidente aéreo, víctimas más que del fuego amigo de la desidia estúpida, el comandante Javier García Jimeno, recibió cristiana sepultura en el cementerio de Puertollano. Le tocó a nuestra ciudad una parte allí cuota de la desgracia. Dos días después de que Turquía ganara el festival de Eurovisión y dos días antes de que un futbolista de Ucrania, Sevschenko, le diera de penalti la sexta Copa de Europa al Milán, esos dos nombres geográficos, Turquía y Ucrania, se convertían en sudario mortal de 62 héroes que dejaron de ser anónimos de la peor de las maneras.

Venían de Kabul después de cuatro meses de labores humanitarias en Afganistán, ese país que hasta su invasión por la Unión Soviética, Cunqueiro creía que era un invento de Valle-Inclán. Se podía decir de ellos, parafraseando la leyenda de la Armada Invencible, que fueron a luchar contra la injusticia, el hambre, el analfabetismo, las guerrillas internas, en un país que tras el 11-S y sus secuelas ya había pasado a la papelera de los titulares de los periódicos, fueron a luchar contra todo eso, no contra los elementos. Ha sido precisa una muerte tan terrible, tan inútil, para mitigar el antimilitarismo absurdo que todavía sigue asociando ejército con fuerzas de represión.

Muchos de los que ahora legítimamente critican al Gobierno y a su ministro de Defensa, serían los primeros en manifestarse si antes e la catástrofe se hubiera hecho público un incremento de los gastos militares para invertir en aviones más modernos o en todo caso alquilárselos a proveedores más responsables, y no a estos piratas aéreos, como eran calificados días antes de la catástrofe por una de las víctimas en un estremecedor correo electrónico enviado a su hermano.

País absurdo. España y no Afganistíansí que parece un territorio inventado por Valle-Inclán. Vamos a una guerra en la que sólo mueren dos periodistas y volvemos de otra ya terminada en la que pierden la vida 62 militares. Si no hubiera fallecido, habría que nombrar a Gila ministro de Defensa. Había quien volvía de vacaciones, a la comunión de un sobrino, a ver a su hijo recién nacido, a un nuevo destino, a pedir la mano de su prometida.

¡Cuánta vida dilapidada por un esperpento! Esto me recuerda una sentencia que se le atribuye al mariscal Bismarck, el bisabuelo de Gunilla. Le preguntaron una vez por la potencia a la que más temía. Respondió que España. Ante la incredulidad de su interlocutor, explicó que ni los españoles habían sido capaces de cargársela.

El 31 de mayo es el Día de Castilla La Mancha y el 5 de junio el Santo Voto, que en esta ocasión coincide en su fecha de celebración con el Día Mundial del Medio Ambiente. Dos fechas muy especiales, Santo Voto y Día de Castilla La Mancha, en el calendario de celebraciones de nuestra comarca y región.

Andrés Almarcha ha sido el ganador del segundo premio local, patrocinado por este periódico, del XI Certamen Nacional de Fotografía Ciudad de Puertollano convocado por la Agrupación Fotográfica Repsol. José Ramón Luna, Jesús Montero y José Luis García, han sido los ganadores de los tres premios nacionales mientras que Cecilio Conde conseguía el primer premio local. Estos trabajos, junto a un total de 45 fotografías, estarán expuestas hasta el día 14 en la Casa de Cultura.

Y desde aquí nuestra bienvenida a una nueva televisión provincial que emite ya desde Puertollano. “I+Televisión” es la nueva televisión provincial que, bajo la dirección de nuestro paisano Julián Camacho, romperá moldes desde el canal 41. Y, parece ser, que incluso regalarán el modulo correspondiente para su sintonía a todas las comunidades de vecinos.

Si aún no han pasado de noche por la plaza de la Asunción o por la Casa de Baños de Puertollano no habrán podido apreciar lo espectacular de su reciente iluminación exterior. ¡Enhorabuena! porque con detalles como éste vamos dando, cada día más, el valor que se merece a nuestro patrimonio histórico.