Edición mensual - Contraportada - Abril de 2003

La Rincona

Hollywood contra las bombas

por Víctor Morujo

Nº 129 - Contraportada

Imprimir

El Oscar Almodóvar es una alegría que nos da al menos el Tío Sam, no sólo por la honrilla manchega que conlleva, sino porque supone un golpe de efecto de la Academia, en unión de otros galardones, contra la feroz política de Bush. Pedro, que no se anduvo con chiquitas en la rueda de prensa posterior a la ceremonia, dijo que muy posiblemente volverá a ofrecer la dorada estatuílla a Calzada, donde se vivió con júbilo esa noche, ermita de San Isidro incluida, abarrotada de velas propiciatorias que consiguieron el favor del Santo. Su película “Hable Con Ella” es una de las más herméticas y arriesgadas que ha filmado hasta ahora, de hecho soy uno de los que pensamos que no está nada lograda, que abunda en tiempos muertos y torpezas técnicas impropias de él y que no comunica sentimentalmente con los espectadores como otras creaciones suyas (“Todo Sobre Mi Madre”, “La Ley del Deseo” o “¿Qué He Hecho Yo Para Merecer Esto?”), mucho más sinceras y cercanas. En ésta, uno no se explica cómo le puede a uno emocionar hasta el lagrimón un ballet tan frío y seudomoderno como el de Pina Bausch, ni a qué viene la escena de Caetano Veloso, con el clan Almodóvar encas-quetado de rondón y encantados de haberse conocido, o la chufla de “El Amante Menguante”, que rompe el tono del folletín barato disfrazado que nos está propinando.

Sin embargo, esta película ha caído en gracia fuera, lo que ha solapado el fracaso comercial en España, tal vez porque los extranjeros no se enteran muy bien. Supongo que a ellos, eso de ver una mujer torera en una película española, les debe parecer muy chic y, como este año tampoco se han estrenado demasiadas películas “de autor” que puedan ser brillantes, pues esa baza que se ha ganado el de Calzada.

El de Hollywood es un Oscar político, en una ceremonia política en la que la Academia volvió a mojarse. Quien quiera verlo, que lo vea: la oposición de Almodóvar a la alianza de Aznar con Bush es conocida. Oscar a Polanski, hijo incómodo buscado por la Justicia. Oscar a la película alemana “Nowhere In Africa”, representante de esta “Vieja Europa” que ridiculiza el presidente. Dos Oscar a “Frida” y doble nominación a “El Crímen del Padre Amaro”, notorio reconocimiento a Méjico, país que se ha negado a apoyar la invasión, con una elocuente intervención de Gael García Bernal. Oscar al mejor documental a Michael Moore por “Bowling For Columbine”, divertido y estremecedor retrato de la obsesión de los americanos por las armas, cuyas palabras al aceptar el premio no tuvieron desperdicio: “Nos gusta la realidad y por eso no queremos esta guerra ficticia contra una amenaza ficticia, promovida por un presidente ficticio (en alusión clara al polémico empate de las presidenciales)”. Oscar al mejor corto documental a “Twin Towers”, toda una provocación. Los Efectos Visuales y Sonoros se fueron para Nueva Zelanda (“El Señor de los Anillos, cuyo segundo capítulo también tiene el sugerente título de “Las Dos Torres”), castigando a George Lucas y sus ataques de clones belicosos en favor del idealismo épico de Tolkien. Ni el Disney de fama ultraconservadora fue favorecido, ya que la mejor película de animación ha sido una maravilla japonesa, “El Viaje de Chihiro”. El detalle resaltado por Catherine Zeta Jones al recibir el galardón de manos de Sean Connery, también fue expresivo: “un escocés dando un premio a una galesa, no me lo puedo creer”. El Oscar a la Mejor Canción ha sido para el más deslenguado e incorrecto artista del momento, Eminem, aunque U2 recibieron un significativo panegírico del también “rebelde” Colin Farrell quien, al presentarlos, destacó que a lo largo de su carrera, este grupo irlandés se ha caracterizado por cantar a la verdad, la justicia, la libertad y el compromiso.

No menos bien hilvanados estuvieron los exquisitos chistes de Steve Martin. Algunos de ellos podían parecer cómodamente ambíguos, pero cobraban sentido cuando comentó que una estrella de Hollywood puede ser casi cualquiera, “puede ser del Partido Demócrata o... (larga pausa acompañada de risas del público)... delgada”, o cuando dijo que a Michael Moore (el que pidió la dimisión de Bush) le estaban “ayudando” unos matones a entrar en el maletero de su limusina. También fue digno de resaltar cuando hizo notar que este año no ha habido alfombra roja, para rematar: «Así se van a enterar los malos de lo que somos capaces”. Sublime.

Claro, que si los Oscar de “Chicago” se los hubieran dado a Scorsesse y a “Gangs Of New York”, sería la guinda del pastel, pero todo no se puede tener. Al menos, Hollywood ha demostrado que se puede ser festivamente reivindicativo, sin perder la sonrisa, en contraposición a la crispada y torrezna gala de los Goya. También en libertad de expresión nos siguen dando lecciones.

En primer lugar vaya esta enhorabuena para nuestro paisano Oscar Laguna que ha comenzado la temporada ciclista en su equipo Relax Fuenlabrada con la consecución del primer puesto en la clasificación de la montaña de la Semana Catalana de Ciclismo.

------------------------

I + INFORMACIÓN es el nuevo semanal editado en nuestra ciudad como paso previo a la puesta en marcha de una nueva televisión provincial que emitirá desde Puertollano. Un conocido de todos, Julián Camacho, es el director de estas dos nuevas ofertas informativas en nuestra comarca.

------------------------

Con la reciente demolición de la imprenta Guerrero y casas adyacentes, además de otras obras incluida la nueva delegación de la Junta que se está construyendo en la calle Tercia, la plaza de la Tercia comienza a necesitar de una completa remodelación. Es una de las plazas más antiguas de Puertollano ¿para cuando será una plaza recuperada?

Nuestra portada esta dedicada a las manifestaciones en Puertollano por la opción Sur de la Autovía Mérida Puertollano y esta “guindilla” a modo de colofón también: LA AUTOVIA MERIDA PUERTOLLANO, POR EL SUR.