InicioRegiónCastilla-La Mancha suma tres monumentos más a la 'Lista Roja de Hispania...

Se trata de una ermita en Toledo, un puente en Guadalajara y una fábrica de luz en Ciudad Real

Castilla-La Mancha suma tres monumentos más a la ‘Lista Roja de Hispania Nostra’

«Abandonados, arruinados y sin ningún mantenimiento». Así se encuentran los tres elementos de Castilla-La Mancha que acaban de ser incluidos en la Lista Roja que elabora la asociación Hispania Nostra (https://listaroja.hispanianostra.org/) y que recoge más de 1.100 monumentos españoles que se encuentran sometidos a riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores. Son los siguientes:

Puente colgado de Azuqueca de Henares (Guadalajara)

blank

El puente fue construido por Valeriano Madrazo Escalera, V Marqués del Valle de la Colina en 1879 como medio de paso para los trabajadores de la finca para el cruce de río en las labores agrícolas y actividades cinegéticas como la caza o la pesca. Tradicionalmente, se realizaba el paso por los vados cuando el río lo permitía o las grandes barcas que cruzaban constantemente el río, (al menos hay documentadas tres barcazas en este tramo del río desde el siglo XVII). Seguramente, la construcción de un puente propio, eximiera al marqués del pago de impuestos por el cruce del río, lo que es hoy la hipótesis más aceptada.

Actualmente el deterioro se ha acelerado a raíz de las inclemencias del tiempo de los últimos años y el completo abandono. Apenas quedan tablas de madera en buen estado, y el crecimiento descontrolado de un árbol cercano amenaza la estabilidad de los tensores sobre los que se sujeta la estructura. Las dos torres de ladrillo sobre las que se asienta el puente están casi desaparecidas por amenazar ruina o por haber sido engullidas por la maleza. Los hitos con inscripciones han sido vandalizados en numerosas ocasiones encontrándose actualmente cubiertas en parte por grafitis.

La estructura de ladrillo que hace de jamba de acceso al puente, que sustenta los hitos conmemorativos y que cierra el puente mediante una reja, está a punto de venirse abajo.

Para incrementar el deterioro, tras la venta de los terrenos colindantes, la empresa propietaria decidió hacer suyo el camino de servidumbre de acceso levantando una alambrada e impidiendo el total acceso al puente. Dicha alambrada ha sido retranqueada, pero los tractores de la empresa agrícola realizaron varias pasadas por encima de la torre que hace de tensor de los cables de acero para nivelar el terreno para el tránsito de maquinaria agrícola pesada, contribuyendo enormemente al deterioro y desaparición de la estructura. Se ha intentado mediar entre el ayuntamiento y el propietario y nunca se ha llegado a una expropiación forzosa ni a una obligación por parte del propietario a mantener el mismo.

Se trata de un puente de tablas de madera sobre tensores del siglo XIX, en estilo Art Nouveau realizado en forja, con dos torres de asentamiento en ladrillo (hoy ya casi desaparecidas). Uno de los cuerpos de sustentación albergaría el motor eléctrico con el que se levaría el puente mediante la tracción de los dos cables que componen el mismo, para el paso de embarcaciones de mayor envergadura que transitaban el río Henares en el momento de pleno caudal del mismo. Está enclavado dentro de los terrenos de la finca Acequilla en Azuqueca de Henares, finca histórica del Corredor del Henares (coincidente con el trazado de la calzada romana de Complutum a Emerita Augusta), de la cual se tienen registros de su existencia desde época medieval y en cuyos terrenos se han datado hasta cinco yacimientos arqueológicos de distinta cronología.

El motor eléctrico sería abastecido por el tendido eléctrico que provendría de la orilla contraria del río, donde a día de hoy sigue existiendo la «casa de la máquina» donde se generaría electricidad mediante una noria propulsada por el agua del río, mismo tendido eléctrico que reabastecería el palacete de la finca. A día de hoy sigue conservando las dos piedras que reseñan la creación del puente en 1878 por Valeriano Madrazo Escalera y otra con la fecha de remodelación del mismo en el siglo XX.

Fábricas de Luz de las lagunas de Ruidera (Ciudad Real)

Las centrales hidroeléctricas de las lagunas de Ruidera proporcionaron luz eléctrica desde principios del siglo XX hasta los años 70 a casi toda la provincia de Ciudad Real, parte de la provincia de Albacete y parte de la de Cuenca. Seis fueron las centrales hidroeléctricas: El Ossero, Ruipérez, Santa Elena, San Alberto, Miravetes y San Luis. El Ossero está situada en la cabecera de la laguna Conceja. Ruipérez, en la rampa tobácea que vierte las aguas de la laguna Tomilla sobre la Tinaja.

Santa Elena, en la barrera tobácea de la laguna Batana. San Alberto, junto a la localidad de Ruidera. Miravetes, junto a la laguna Cenagosa. Y San Luis, en la cola del pantano de Peñarroya.

blank

Salvo San Luis, todos los conjuntos conservan sus canales, construcciones y edificaciones en buenas condiciones salvo lo que respecta a sus cubiertas. Las maquinarias y demás complementos han sido muy expoliados salvo en la Fábrica de San Alberto que conserva gran parte.

Ermita de San Isidro (La Guardia, Toledo)

Quizás la construcción del templo se sitúe a finales del siglo XV o principios del XVI. Tras ser destruida la ermita de Pera, la imagen de la Virgen fue llevada al templo del Sepulcro, momentáneamente, hasta su traslado definitivo a la iglesia parroquial de La Guardia. A mediados del siglo XIX Pascual Madoz recoge la existencia de la ermita del Sepulcro y la cartografía coetánea su ubicación, la cual coincide con las ruinas del edificio conocido actualmente como ermita de San Isidro. Por tanto, en el siglo XX se retiró la advocación del templo al Santo Niño para otorgársela al patrón de los agricultores.

blank

La ermita se encuentra emplazada a las afueras de la localidad de La Guardia, a un kilómetro y medio de la villa, en el paraje llamado Pera.

El edificio religioso consta de una sola nave, realizada en mampostería y cantería, con cubierta de madera a dos aguas, aunque no se conserva más que los restos de la estructura de madera. La entrada principal es adintelada con un pequeño tímpano mal conservado. La parte de la cabecera se encuentra totalmente en ruinas, abierta al exterior a falta del muro, que no se conserva.

No goza de ningún tipo de protección legal y se encuentra en un estado de ruina avanzada.

Artículos Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEIDO