El alcalde de Valdepeñas lanza un bando de advertencia para tapar pozos y norias

La Unidad de Agentes del Medio Ambiente ha realizado la inspección de 800 parcelas, en las que se han detectado un centenar de incidencias

El Ayuntamiento de Valdepeñas ha hecho público este lunes un bando municipal en el que el alcalde de la localidad, Jesús Martín, recuerda la obligación de los propietarios de pozos y norias de taparlos, para garantizar la seguridad, evitar accidentes así como preservar el agua del acuífero.

El teniente de alcalde de Medio Ambiente, Gregorio Sánchez, ha señalado que la Unidad de Agentes de Medio Ambiente del Consistorio está realizando este año un programa de inspección de norias y pozos para instar a adecuar las instalaciones a la normativa vigente, dado el gran número de construcciones de este tipo en el término municipal.

“Se ha llevado a cabo una inspección de más de 800 parcelas, principalmente en la zona norte de Valdepeñas y en la vega del río Jabalón, y eso ha originado un centenar de incidencias, lo que supone un 12%, una cifra nada desdeñable de construcciones que tienen que corregirse”, ha afirmado Sánchez, apuntando que las sanciones pueden oscilar de los 600 euros a 6.000 euros.

Por otro lado, también ha recordado a los propietarios de solares dentro del casco urbano la obligatoriedad de tenerlos adecentados, sin vegetación, en temporada de verano ante el alto riesgo de incendios, con multas que pueden llegar hasta los 600 euros.

‘El que avisa no es traidor’

El regidor municipal afirma en el bando que “no pocos y pocas ciudadanos y ciudadanas inconscientes de sus haberes y obligaciones dejan para mañana, cuando no años, tapar adecuadamente pozos, aljibes, norias, sondeos y similares, a sabiendas del peligro que pueden correr propios y ajenos”.

En este sentido recuerda y advierte que “es obligación del propietario y/o titular la seguridad de estos, debiendo adoptar las medidas oportunas con sistemas de protección y señalización adecuadas. So pena de que: ‘el que no se conforme con buena madre, tenga esta alcaldía que obrar de mala madrastra’, aplicándole la sisa del bolsillo a que dé lugar la legislación vigente de sanciones por negligencia, desobediencia o riesgos para la vida humana o de animales. Dicho queda, el que avisa no es traidor”.

Por último, el alcalde informa en el bando que “estas instalaciones deberán estar tapadas, así como para preservar el agua del acuífero de la contaminación, como en caso de desuso, selladas por una losa de hormigón que cubra la totalidad del pozo. Y en caso de que se utilicen, dispondrán un vallado perimetral con malla metálica de 2 metros de altura y señalización, disponiendo de tapa solida de seguridad”.