Esta actividad se enmarca dentro del Proyecto ‘Un año, doce retos’ y es una de las acciones que ha puesto en marcha durante este mes la Gerencia de Tomelloso

Unas 150 personas asisten en el hospital de Tomelloso a una charla sobre la prevención del suicidio en la adolescencia

Con motivo del Día Mundial de Lucha contra la Depresión, que se celebró el pasado 13 de enero, la Gerencia de Atención Integrada de Tomelloso ha organizado durante todo este mes una serie de actividades con el objetivo de sensibilizar e informar a la población sobre los trastornos que pueden afectar a nuestra salud mental y las consecuencias de no atenderlas a tiempo y en forma.

La última de estas acciones, que se enmarcan dentro del Proyecto ‘Un año, doce retos’, ha sido una charla sobre la prevención del suicidio que ha congregado en el salón de actos del Hospital General de Tomelloso a cerca de un centenar y medio de personas y que ha servido para sensibilizar y concienciar a los asistentes (especialmente jóvenes, educadores y familias) sobre la conducta suicida, así como abordar el estigma asociado al mismo.

La conferencia ha sido impartida por Sonia Guijarro, psicóloga clínica de la Unidad de Salud Mental de la Gerencia de Tomelloso, quien ha recordado que “si bien, el comportamiento suicida puede afectar a todas las edades, la adolescencia, junto a la edad adulta mayor, se considera población de especial riesgo”.

El suicidio es considerado en la actualidad como la primera causa de muerte no natural entre los más jóvenes y aunque prevenirlo es posible, en esta jornada se ha hecho hincapié en la importancia que tiene educar y estar atento a las señales para actuar de forma adecuada.

“La adolescencia se constituye como un periodo de vulnerabilidad emocional, pues la tarea de encontrarse a uno mismo en esta etapa de la vida no es fácil. El aumento de las presiones y responsabilidades, unido a la inexperiencia, la inmadurez y la falta de recursos, puede provocar momentos de angustia, soledad y frustración, incrementando el riesgo en nuestros jóvenes”, explica la psicóloga de la Gerencia de Tomelloso.

Durante la conferencia, Sonia Guijarro ha puesto el foco también en las cifras y los mitos que rodean el comportamiento suicida, lo que en su opinión es un “importante obstáculo para buscar y recibir ayuda”.

En cuanto a los factores de riesgo y señales de alerta, en población adolescente, que deberían llamar la atención, para poner en marcha los recursos necesarios, la ponente de esta charla ha destacado tres: depresión, autolesiones y redes sociales.

Además, la psicóloga del Servicio de Salud Mental de la Gerencia de Tomelloso ha hablado de la intervención, de qué se puede hacer, desde dónde se puede actuar y cómo hacerlo en estos casos.

En la última parte de la charla se ha dedicado un espacio para hablar de los supervivientes y se han aportado guías y documentales muy útiles para prevenir la conducta suicida.

Plan de Salud Mental

Hay que recordar que el Gobierno de Castilla-La Mancha, a través de su Plan de Salud Mental 2018-2025, ha asumido entre sus objetivos prioritarios la elaboración de estrategias para la prevención del suicidio y la intervención ante tentativas autolíticas. La planificación y el desarrollo de las actuaciones derivadas de dichas estrategias se lleva a cabo de forma coordinada entre los distintos sectores implicados, tanto a nivel institucional como colegios profesionales, asociaciones y organizaciones no gubernamentales.

La mejora de la atención a las personas en riesgo de suicidio implica actuar sobre diversos factores de riesgo y promover los factores de protección que puedan influir en la conducta. Las acciones específicas contemplan la difusión de protocolos para mejorar la detección e intervención, así como divulgación y sensibilización en el entorno familiar, social y profesional de la persona.

De esta forma, el desarrollo de las Estrategias para la Prevención del Suicidio en Castilla-La Mancha es fruto de un importante esfuerzo de colaboración intersectorial e interdisciplinar de los profesionales sanitarios y no sanitarios de diversas entidades de la región para mejorar el conocimiento de la situación del suicidio en la región, aunar intereses en torno al problema y mejorar en cuanto a la coordinación y las maneras de intervenir.

Comentarios