UGT insta a la Junta a "estar vigilante" ante "los despidos y las prácticas abusivas de las empresas con los jóvenes de la Formación Dual"

El sindicato ha constatado que "algunas empresas que anteriormente participaban activamente en programas de Formación Dual están rescindiendo contratos de los jóvenes en prácticas remuneradas"
UGT Castilla-La Mancha ha constatado en los últimos tiempos, y así lo denuncia, un aumento de los despidos y de las condiciones precarias en las que se encuentran los alumnos/as trabajadores con contratos de Formación Dual en las empresas.

Si bien valora los esfuerzos y facilidades que está proporcionando la Junta de Comunidades -siendo la primera comunidad autónoma en gestionar el alta en la Seguridad Social de aquellos alumnos/as con prácticas no remuneradas de Formación Profesional-, la Unión General de Trabajadores y Trabajadoras insta al Gobierno regional a que esté vigilante y garantice el correcto desarrollo de la Formación Profesional Dual en el caso de los alumnos/as que son contratados y cuyas prácticas sí son remuneradas, ya que es aquí donde se están produciendo estas irregularidades.

El sindicato pone de manifiesto que, desde hace tiempo, viene trabajando en defender los derechos de estos jóvenes y en vigilar el comportamiento de las empresas. “Informaremos y formaremos a nuestros delegados y delegadas para que conozcan la Formación Profesional Dual en todas sus variantes para que la representación legal de los trabajadores y trabajadoras pueda realizar el seguimiento y acompañar al alumnado en la empresa”.

Los servicios jurídicos del sindicato han comprobado cómo están aumentando, antes de que concluyan sus contratos formativos, los despidos de estos jóvenes en prácticas remuneradas, lo que está comprometiendo su proceso educativo. Empresas que anteriormente participaban activamente en programas de formación dual están rescindiendo contratos, dejando a jóvenes en una situación incierta y, en muchos casos, desfavorecida.

Igualmente, el sindicato pone el foco en las condiciones laborales en las que trabajan algunos de estos jóvenes, realizando más horas de las que les corresponde, no llevando un registro horario de su actividad, haciendo turnos -como los nocturnos- que no pueden hacer…

Diversos factores podrían estar contribuyendo a la problemática, desde cambios económicos hasta decisiones empresariales estratégicas, una problemática que se está dando -sobre todo- en aquellas empresas que, por su tamaño, no cuentan con representación sindical.

“Los contratos de formación dual son una herramienta valiosa que combina la educación teórica con la experiencia práctica en el entorno laboral. Su objetivo es proporcionar a los jóvenes habilidades prácticas mientras obtienen una educación académica. En teoría, estos contratos benefician tanto a los estudiantes como a las empresas, pero ahora vemos que esta ecuación parece haberse empezado a desequilibrar”.