UGT-CLM pide "control y vigilancia" en el uso de la inteligencia artificial

Advierte de las consecuencias que la introducción de esta tecnología está teniendo para la salud de la clase trabajadora
Javier Flores, secretario de Organización y Salud Laboral de UGT-CLM
Javier Flores, secretario de Organización y Salud Laboral de UGT-CLM

UGT Castilla-La Mancha han puesto de manifiesto el crecimiento que está experimentando el empleo de la Inteligencia Artificial y de los algoritmos en las empresas, algo que -en opinión del sindicato- hace necesario introducir mecanismos de control y vigilancia, sobre todo, en todo lo relativo a las relaciones laborales. Así lo ponía de manifiesto en rueda de prensa Javier Flores, secretario de Organización y Salud Laboral del sindicato, quien advertía de las consecuencias que la introducción de esta tecnología está teniendo para la salud de la clase trabajadora.

“Hoy la Inteligencia Artificial puede seleccionar y contratar, organizar nuestro flujo de trabajo, decidir si promocionamos, calcular nuestro desempeño, vigilar y controlar qué hacemos mientras estamos en nuestro puesto de trabajo. Hasta puede aplicar el régimen disciplinario o incluso resolver la extinción de nuestro contrato. Se trata de decisiones sobre las que no existe ni control ni transparencia, que amenazan derechos fundamentales consolidados que datan de décadas y a los que no podemos renunciar en nombre de la innovación”.

Javier Flores apuntaba que, según un estudio elaborado por UGT a partir de datos del INE, a nivel nacional ya son cerca de un 10% las empresas que usan Inteligencia Artificial. En Castilla-La Mancha representan un 6,76%, resultando destacable el incremento que se ha producido en la región en los dos últimos años ya que desde 2021 este porcentaje se ha duplicado.

De manera más concreta, un 37% de las empresas con Inteligencia Artificial la aplican a la automatización de los flujos de trabajo o a la ayuda en la toma de decisiones, un porcentaje que -en el caso de Castilla-La Mancha- es del 24%, 13 puntos por debajo de la media nacional pero -aún así- muy significativo.

Para el secretario de Organización y Salud Laboral de UGT Castilla-La Mancha los datos demuestran que “el grado de penetración de los algoritmos en los centros de trabajo es más elevado de lo que se podría pensar”. En este sentido, “lo que más nos preocupa como sindicato es que se trata de una tecnología que se están manejando en nuestras relaciones laborales sin ningún tipo de control ni vigilancia”, a lo que añade que la algoritmia laboral no es infalible, “sus decisiones se soportan en la aleatoriedad e imprevisibilidad, teniendo un funcionamiento opaco que crea unas ‘cajas negras inexplicables’ en donde nadie sabe decir por qué se toma una u otra decisión”.

Los algoritmos, una cuestión de salud laboral

Javier Flores incidía en cómo afecta a la salud de los trabajadores el uso de los algoritmos. “Está demostrado que el su empleo aumenta la carga de tareas de manera sustancial y el control sobre las personas”. El estudio presentado hoy plantea que en el sector de servicios financieros un 71% del personal gestionado por Inteligencia Artificial señala que su ritmo de trabajo ha aumentado y un 85% afirma que ha supuesto también un aumento del control de sus tareas.

Ante esta realidad, “lamentamos que las empresas no estén haciendo prácticamente nada por evitarla”, si bien se muestra esperanzado con que el V Acuerdo para la Negociación Colectiva y el Empleo haya marcado el camino a seguir. Recuerda que, en virtud al V AENC, será la negociación colectiva la que establezca los criterios que garanticen un uso adecuado de los algoritmos. 

UGT Castilla-La Mancha propone más medidas: adaptar la Ley de Prevención de Riesgos Laborales a estas nuevas realidades para reducir así el impacto de la Inteligencia Artificial y los algoritmos en la salud mental de los trabajadores.