La Junta ha repartido 8.000 dispositivos digitales en centros para mayores y personas con discapacidad con el Plan de Autonomía Digital

Se cumple un año de la presentación de este programa del Gobierno de García-Page

Se cumple un año de la presentación, por parte del Gobierno de Castilla-La Mancha, del Plan de Autonomía Digital, con el que se han repartido 8.000 dispositivos digitales entre centros públicos de atención a personas mayores y en situación de dependencia, menores y personas con discapacidad.

Así lo ha anunciado a los medios de comunicación la consejera portavoz, Esther Padilla, quien ha destacado el cumplimiento total de este plan financiado con siete millones de euros procedentes del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia y que, además, va a continuar “en la medida en que el Gobierno de García-Page está comprometido con el mantenimiento del material tecnológico”.

Tal y como ha subrayado Padilla, se trata de la primera iniciativa en España realizada por una comunidad autónoma “con el objetivo de impulsar la implantación de un modelo de bienestar social avanzado, aplicando las nuevas tecnologías a los cuidados, así como brindar a los profesionales herramientas tecnológicas para el desarrollo de su trabajo”.

Para ello, el Ejecutivo autonómico ha dotado a un total de 193 centros públicos de Bienestar Social de dispositivos digitales específicos que favorezcan las terapias rehabilitadoras, la estimulación cognitiva o el aprendizaje, “al mismo tiempo que favorecen la comunicación, tanto con el entorno comunitario como con el entorno más cercano de las personas usuarias”, ha resaltado la portavoz regional.

Entre los mismos, Padilla ha especificado que se encuentran pizarras y paneles digitales interactivos, ordenadores portátiles y tabletas digitales, gafas de realidad virtual, sistemas de seguimiento ocular, consolas de videojuegos y software de gestión de recursos, ratones adaptados y webcams.

Promover el envejecimiento activo y la autonomía

De ellos, 357 paneles digitales interactivos, 606 portátiles, 5.626 tablets y 508 gafas de realidad virtual han ido dirigidos a la atención de personas mayores, “con el fin promover un envejecimiento saludable y activo, ya que posibilitan el acceso a la información y la participación en el entorno”, ha apuntado la consejera.

Por otro lado, en el caso de las personas con discapacidad, ha añadido que “han ayudado a reducir algunas limitaciones, al permitir acceso a la información de manera cómoda, mejorar el desarrollo cognitivo a través de actividades, favorecer la autonomía, brindar nuevos modelos de ocio o, incluso, aumentar la inserción laboral”. A esta línea se han destinado 59 paneles digitales, 112 ordenadores portátiles, 134 tablets, 72 gafas de realidad virtual y 14 sistemas de seguimiento ocular. Por ejemplo, en referencia a estos últimos, la portavoz ha aclarado que se trata de unos dispositivos que permiten manipular el computador sin necesidad de movimientos de las extremidades superiores.

“En definitiva, se trata de un plan que, en su primer año de vida, ha consolidado las nuevas tecnologías como herramienta para mejorar la atención a las personas y afianzar el nuevo modelo de cuidados”, ha sentenciado la portavoz del Gobierno.

Blindar el escudo social

A lo largo de su alocución, Padilla ha reiterado que el Gobierno de Emiliano García-Page tiene un firme compromiso “con aquellos que necesitan la protección del escudo social y del Estado del Bienestar”. Muestra de ello, ha añadido, “son los 3.371 euros por habitante que invertimos en gasto social, siendo la primera región de España y habiendo revertido los recortes que tuvieron lugar entre 2011 y 2015”.

Además, la consejera ha querido recordar que el Sistema de Dependencia de Castilla-La Mancha suma más de 50.000 nuevas prestaciones desde julio de 2015 y genera más de 26.000 empleos. “Somos la región que menos tiempo de espera tiene a la hora de evaluar y la que más cobertura otorga a la hora de reconocer derechos y pagar las prestaciones”, ha continuado Padilla, tras lo que ha añadido que son más de 72.000 personas atendidas a diario en la región y cerca de 100.000 prestaciones las que se conceden actualmente.

“Para nosotros es un orgullo que Castilla-La Mancha esté a la vanguardia de las políticas sociales y que hayamos recuperado esa posición de referencia”, ha incidido Padilla, si bien ha criticado los recortes en materia de dependencia de los gobiernos autonómicos gobernados por la derecha y ultraderecha.

Concretamente, la portavoz ha reprobado que en Extremadura se haya “dejado en el aire la ayuda a domicilio de casi 1.000 dependientes” o que el Ejecutivo cántabro pretenda eliminar el servicio de apoyo a cuidadores no profesionales en el entorno familiar (un programa conocido como SACEF), “una decisión que también perjudica a las familias cuidadoras que se dejan la piel en dar la mejor atención a sus seres queridos”.

Esther Padilla ha insistido en que Castilla-La Mancha seguirá distinguiéndose de otras autonomías y siendo referente y pionera en la prestación de servicios. “Fuimos la primera comunidad autónoma en aprobar este plan, que ha dado muy buenos resultados”, ha finalizado.

Comentarios