El Gobierno regional celebra la obtención del certificado de calidad ISO 9001 de la asociación ‘Meridianos’

Se dedica a la atención a menores

El Gobierno de Castilla-La Mancha celebra la obtención del certificado de calidad ISO 9001 de la asociación ‘Meridianos’ encargada de dos recursos residenciales de medidas judiciales para menores en régimen abierto.

La directora general de Infancia y Familia, Inmaculada Tello, ha destacado durante la visita a uno de los recursos de ‘Meridianos’ que “la obtención de esta certificación demuestra la apuesta del Gobierno regional por una gestión basada en la calidad y la mejora continua de este tipo de recursos dirigidos a menores”.

Tello ha estado acompañada en esta visita por el director del centro, Sebastián Alcaraz, la educadora social María José Morcillo y el coordinador regional de la asociación, Julio Labrador.

La asociación obtuvo esta certificación en enero de 2024, que se aplica en los centros que la asociación gestiona en Toledo y en Guadalajara y que se rige por estándares de calidad, fomentando la mejora continua y la optimización de los procesos internos, demostrando que “la obtención de esta certificación demuestra la apuesta por una gestión basada en la calidad y la mejora continua de este tipo de recursos dirigidos a menores”, ha subrayado la directora general.

Asimismo, Tello ha señalado que, “desde el Gobierno regional, en el ámbito de la responsabilidad penal del menor, estamos en perfecta coordinación con los juzgados de menores, las entidades sociales y los recursos del entorno, para apoyar a estos jóvenes en el cumplimiento de las medidas impuestas y ayudarles en su vida a futuro, para lo que destinamos cerca de 4,8 millones de euros”.

En colaboración con la Administración de Castilla- La Mancha este tipo de centros se centran en la ejecución de medidas judiciales de internamiento con sentencia firme y/o cautelar dictadas por los jueces/as de menores. La ejecución de dichas medidas judiciales conlleva, generalmente, el desarrollo de un programa de actuaciones en medio abierto, siempre en colaboración y coordinación con los recursos del entorno social de los/las adolescentes y jóvenes.

La persona menor o joven a la que se le aplica una medida de internamiento en régimen abierto o en régimen de fin de semana, convive durante el tiempo establecido por el juez/a de menores en estos centros, apartada temporalmente de su ambiente familiar, pero sin perder sus vínculos.

Estos recursos facilitan a los jóvenes un contexto socializador para el aprendizaje de normas y pautas de convivencia, con el fin de favorecer su proceso de socialización, autonomía personal, responsabilidad y compromiso social, dirigido al retorno a su núcleo familiar y social llevando a cabo actividades que fomentan en la persona menor o joven la responsabilidad por los hechos cometidos, las habilidades sociales y de comunicación, así como el aprendizaje de técnicas de resolución de conflictos.

Asimismo, asesoran, apoyan e intervienen con la familia, potenciando su implicación en todo el proceso de cumplimiento de la medida judicial.

Comentarios