El Gobierno de Castilla-La Mancha señala el esfuerzo de las cooperativas para modernizar y mejorar la calidad de la producción vitivinícola

Tal y como ha puesto de manifiesto el consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Julián Martínez Lizán, en una visita realizada recientemente a 'Bodegas San Dionisio Sociedad Cooperativa', en Fuente-Álamo (Albacete)
El Gobierno de Castilla-La Mancha ha señalado el esfuerzo de las bodegas y cooperativas para modernizar los procesos productivos y mejorar la calidad de sus producciones “porque es la forma de que tengan más valor añadido y de conseguir mayor rentabilidad”, tal como ha puesto de manifiesto el consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Julián Martínez Lizán en una visita realizada recientemente a Bodegas San Dionisio Sociedad Cooperativa, en Fuente-Álamo.

En particular de esta cooperativa, Julián Martínez Lizán ha puesto en valor las inversiones que ha realizado en los últimos años, a través de las ayudas FOCAL y VINATI, para la mejora de sus depósitos, la adquisición de maquinaria, la instalación de placas fotovoltaicas o la depuración de aguas residuales en una apuesta por la sostenibilidad y la eficiencia.

También ha valorado que esté integrada en la plataforma comercial Hispánica de Comercialización Sociedad Cooperativa de Castilla-La Mancha, una cooperativa de segundo grado que agrupa a cinco cooperativas de Albacete y Cuenca que está reconocida por la Consejería como Agrupación de Productores.

De la misma manera, sus vinos están acogidos a la D.O.P. Jumilla, a la I.G.P. Vino de la Tierra de Castilla; tienen certificado para vino ecológico y está registrada para el uso de la marca Campo y Alma. “Un conjunto de buenas prácticas que se ha visto recompensando con la recepción de numerosos premios, entre ellos, el Gran Selección Campo y Alma 2022 al mejor vino tinto de las añadas 2021 y 2020 para ‘Mainetes Petit Verdot’; en los años anteriores y en 2023 también recibió platas y bronces en distintas categorías”, en palabras de Martínez Lizán.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural ha puesto en valor que todo este trabajo, además de contribuir a la elaboración de vinos excelentes, también repercute positivamente en el desarrollo económico de la zona a través de iniciativas como las rutas del vino, “que tanto poder de atracción turística tienen para el medio rural”.

En ese sentido, Martínez Lizán ha recordado que la incorporación en 2019 de Fuente-Álamo, donde se produce gran cantidad de uva monastrell, a la Ruta del Vino de Jumilla ha hecho posible su crecimiento con actividades, eventos y experiencias en torno al mundo del vino “y por extensión alojarse en un entorno rural, tomar un buen vino, degustar la gastronomía de la zona en sus restaurantes o adquirir productos típicos en sus tiendas, experiencias que la ruta brinda al visitante, sin olvidar la oportunidad de conocer el patrimonio histórico, cultural y natural que la población ofrece”.

Comentarios